Brexit

"Si no tenemos Reino Unido en la Unión Europea, no tenemos inglés"

Algunas voces dentro de las instituciones europeas comienzan a pedir que junto con Gran Bretaña, también se retire el idioma como lengua oficial. Pero no parece un asunto ni sencillo ni rápido.
29 Jun 2016 – 6:19 AM EDT

"El inglés es idioma oficial (en la Unión Europea) porque así lo notificó Reino Unido. Si no tenemos a Reino Unido, no tenemos inglés".

Eso es lo que plantea la eurodiputada Danuta Hübner, que preside el comité constitucional del Parlamento Europeo, a propósito del referendo celebrado el pasado jueves en Gran Bretaña en el que se aprobó la salida de la Unión Europea.

Pero a pesar de dice Hüber, citada en los sitios El País y Politico, prescindir del inglés como lengua oficial de la UE no parece cosa sencilla, ni automática.

De acuerdo con un reporte de la Comisión Europea referido por Le Monde, el 38% de los europeos habla inglés como segundo idioma. Es uno de los 28 idiomas oficiales de la Unión.

El inglés que se habla en Bruselas no es precisamente el británico. Es una suerte de euroinglés con influencia de palabras importadas de otros idiomas.

En las instituciones de la UE es la lengua más práctica para comunicarse, bien de manera oral en reuniones, seminarios y entrevistas, o para redactar informes urgentes, notas de prensa. Lo siguen en uso el alemán y el francés.

Con la eventual salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, si algún otro país como Irlanda o Malta lo solicita el inglés seguirá siendo lengua oficial de la Unión. Sin embargo, ninguno de los gobiernos de estos dos últimos países ha presentado al inglés como el idioma oficial de sus naciones.

“Tenemos una regulación clara en la que cada estado miembro de la UE comunica cuál es su lengua oficial. Los irlandeses han dicho que la suya es el gaélico, los malteses, el maltés, y los únicos que han dicho que su lengua es el inglés son los británicos”, explica Hüber a Politico.

Apenas saberse el resultado del referendo, dos políticos franceses cuestionaron la legitimidad del inglés en el espacio europeo. Uno de ellos fue el alcalde de Béziers, Robert Ménard, cercano al partido de extrema derecha Frente Nacional, que dirige Marine Le Pen, quien paradójicamente ha aplaudido y refresndado el 'Brexit'.

Desde el otro extremo del espectro ideológico, el eurodiputado de izquierda Jean-Luc Mélenchon, un fuerte partidario de la salida de Francia de los tratados de la UE, también ha expresado su rechazo al inglés.

Pero el asunto es que se trata de un idioma de uso diario y generalizado, que funciona para muchas personas y será difícil de erradicar, al menos en el corto plazo.

La propia delegación irlandesa en la UE emitió un comunicado para restar fuelle a quienes, en estos primeros momentos de inquietud por el 'Brexit', atizan los resquemores contra la lengua de Shakespeare.

"El Consejo de Ministros, por unanimidad, decide las normas que regulan el uso de los idiomas en las instituciones europeas. En otras palabras, cualquier cambio en el régimen de idiomas debe obtener el voto unánime del Consejo, incluido Irlanda", matiza el comunicado de Irlanda.

De momento, como indica el diario The Washington Post, en el seno de la Comisión Europea se empieza a hablar un poco más en alemán y en francés.

Lea también:


Más contenido de tu interés