El globo gigante de 'bebé Trump' encabeza las protestas contra la visita del presidente a Reino Unido

Políticos de todas las tendencias criticaron el ataque del mandatario estadounidense a la primera ministra Theresa May por su estrategia con el 'Brexit'. "¿No le enseñó nada su madre? No es manera de comportarse", señaló la portavoz laborista de Exteriores, Emily Thornberry.

Las protestas por la visita del presidente estadounidense, Donald Trump, continuaron este viernes en varias ciudades importantes de Reino Unido, catalizadas por unas explosivas declaraciones que ofreció el mandatario al diario The Sun en las que atacó a la primera ministra Theresa May, al señalar que su plan para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, conocida como ' Brexit', podría "matar" un acuerdo comercial estadounidense.

Un enorme globo de un Trump bebé, con un pañal, se elevó sobre Westminster, un barrio céntrico de Londres, donde se emplazó un enorme anillo por seguridad antes de que decenas de miles de manifestantes se concentraran para marchar por las calles de la capital británica.

El activista Leo Murray recaudó 20,988 dólares (16,000 libras esterlinas) para pagar el "Proyecto Trump Baby", una versión inflable de seis metros de altura del presidente con manos, pies muy pequeños y sosteniendo un teléfono, con el cual quiso simbolizar la protesta contra la presencia del presidente.


La mañana de este viernes el mandatario estadounidense abandonó Winfield House, la residencia del embajador en Londres, donde pasó la noche, en un helicóptero de camino a Sandhurst, para asistir a una exhibición militar junto a su anfitriona May.

En la entrevista al tabloide británico publicada este jueves, Trump afirma al referirse al 'Brexit': "Si aprueban un acuerdo como ese, estaríamos tratando con la Unión Europea en lugar de con Reino Unido, y eso puede matar probablemente el acuerdo".

Trump lamentó que May no hubiera escuchado su consejo de mostrarse más dura en las negociaciones con Bruselas. "Yo lo habría hecho de manera muy diferente. De hecho le dije a Theresa May cómo hacerlo, pero ella no estuvo de acuerdo, no me escuchó", aseguró Trump.

Además, en la entrevista dice que el ex secretario de Relaciones Exteriores Boris Johnson, quien abandonó el gobierno de May por diferencias con el enfoque del Brexit, sería "un gran primer ministro" de Reino unido.

Este viernes, tras el revuelo causado por sus declaraciones, Trump aseguró que su relación con May es "muy, muy sólida".

"La relación es muy, muy sólida, tenemos una muy buena relación", dijo el mandatario estadounidense al lado de May, al principio de una reunión en Chequers.


"¿No le enseñó nada su madre? No es manera de comportarse"

Semejantes declaraciones contra el gobierno británico y su principal representante levantaron una ola de reacciones a todos los niveles en el Reino Unido, en donde diputados de todos los partidos políticos expresaron su indignación y mostraron su apoyo a la premier.

Una de las críticas llegó en un tuit del diplomático Simón Fraser, antiguo secretario de Exteriores británico, en el que admitía que estaba de acuerdo con esta visita de Trump, pero que su humillación y condescendencia a Theresa May es totalmente inaceptable.

La portavoz laborista de Exteriores, Emily Thornberry, dijo que el comportamiento Trump ante su anfitriona fue “extraordinariamente grosero”.

"¿No le enseñó nada su madre? No es manera de comportarse", declaró la política opositora en el programa Good Morning de ITV, donde dijo que May debería "plantarle cara" a Trump. "Está dejando mal al país al no hacerlo", dijo Thornberry.

Imágenes de la visita de Trump a Reino Unido, en medio de multitudinarias protestas e indignación

Loading
Cargando galería


La también laborista Anna Turley señaló que Trump "es una racista y no tiene respeto" por Reino Unido, y se preguntó por qué se ha permitido que él y su esposa Melania se reúnan esta tarde con la reina Isabel II, el mayor honor diplomático.

Pero no solo las críticas provinieron del sector liberal. La conservadora Sarah Wallaston calificó de "repulsiva" la entrevista en The Sun y dijo que el presidente "está decidido a insultar a May". Ai este es el precio a pagar por un acuerdo con EEUU, "no vale la pena", remató Wallaston.

"¿Dónde están sus modales, Sr. presidente?", dijo el ministro de Ciencia y Universidades, Sam Gyimah.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, intentó restar fuelle a la polémica al señalar que "al presidente le cae muy bien la primera ministra y la respeta mucho".

Hay protestas también previstas en Chequers, la finca de Theresa May, y en Escocia, donde el líder estadounidense llegará el viernes por la noche después de tomar el té con la reina en el castillo de Windsor.

La pareja presidencial pasará el fin de semana en privado en Escocia, donde Trump posee dos campos de golf, antes de viajar a Helsinki para reunirse el lunes con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Todos miran al mismo lado, menos Trump: la foto que resume la incómoda cumbre de la OTAN

Loading
Cargando galería