null: nullpx
Bombardeos

Aliados liderados por EEUU reconocen un ataque áreo en Irak donde murieron varias decenas de civiles

Los iraquíes habían denunciado que se trató de un bombardeo de la coalición internacional liderada por EEUU en respuesta a una petición suya para que atacaran a francotiradores de ISIS.
25 Mar 2017 – 6:17 AM EDT

La coalición internacional liderada por Estados Unidos en la lucha en Irak contra el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) admitió este sábado que había atacado un lugar donde podrían haber muerto varias decenas de civiles.

Más concretamente, decenas de civiles murieron en el oeste de Mosul por los bombardeos aéreos contra el último gran bastión de ISIS, según dijeron responsables iraquíes. Las aviaciones iraquí y de la coalición internacional antiyihadista liderada por Estados Unidos bombardean la segunda ciudad de Irak para apoyar a las tropas que combaten al ISIS en el terreno.

Lo que hizo este sábado la coalición es reconocer en un comunicado que había atacado el lugar: "Una revisión provisional de los datos (...) indica que, a petición de las fuerzas de seguridad iraquíes, la coalición atacó a combatientes y equipamiento del Estado Islámico el 17 de marzo en el oeste de Mosul, en un lugar donde supuestamente hubo bajas civiles", señala el texto.

Algunas fuentes creen que ese ataque ha causado cerca de 200 civiles muertos, incluidos mujeres y niños. Sin embargo, las cifras precisas de esas "bajas" no han podido ser verificadas de forma independiente.

"Hay decenas de cuerpos que siguen sepultados bajo los escombros", indicó a la agencia AFP Bashar al Kiki, el jefe del consejo provincial de Nínive, cuya capital es Mosul. El gobernador de esta provincia, Nawfal Hammadi, habló de más de 130 civiles muertos.

Bajo los escombros de varias viviendas los equipos de rescate continúan sacando cadáveres de familias que se encontraban refugiadas en los sótanos para protegerse de los bombardeos, en el que podría ser el incidente más mortífero de civiles en la guerra contra ISIS.

Las fuerzas iraquíes con apoyo de coalición internacional -liderada por Estados Unidos- están llevando a cabo una incisiva ofensiva para retomar el control de la mitad occidental de la segunda ciudad más grande del país, que en las últimas semanas ha causado miles de desplazados, según ha alertado la ONU.


Las historias de los niños sobrevivientes de la guerra en Siria (FOTOS)

Loading
Cargando galería

El coronel John J. Thomas, portavoz del Mando Central de EEUU (que se ocupa de supervisar las operaciones estadounidenses en Oriente Medio) explicó más temprano al diario The New York Times que estaban investigando si la explosión en Mosul fue causada por un ataque aéreo estadounidense o de la coalición, si fue una bomba o una trampa preparada por los yihadistas.

"Es una cuestión difícil y tenemos personal trabajando literalmente sin parar durante la noche para entender (lo que pasó", explicó en una entrevista con el diario en la que aseguró que el caso "ha captado la atención al más alto nivel".


Las autoridades iraquíes, sin embargo, aseguraron desde el primer momento saber lo que sucedió.

Según el general Maan al-Saadi, comandante de las fuerzas especiales iraquíes, los civiles murieron por un bombardeo de la coalición a la que pidieron apoyo para eliminar a varios francotiradores que se habían resistido durante horas en los tejados de tres viviendas en el barrio Mosul Jidideh, explica el rotativo.

El militar iraquí aseguró que las fuerzas especiales desconocían que los sótanos estaban repletos de civiles y consideró que "fue una trampa por parte de ISIS para detener las operaciones con bombardeos y volver a la opinión pública contra nosotros".

Esta sería la operación militar estadounidense con más civiles muertos desde que inició guerra de Irak en 2003.

Otro oficial de las fuerzas especiales, que habló con el diario en condición de anonimato por lo delicado del tema, señaló que desde que Donald Trump asumió la presidencia, la nueva administración concede más permisos para realizar bombardeos, frente al gobierno anterior del demócrata Barack Obama, que según dijo, rechazó varias peticiones por el riesgo a herir a civiles.


En la última semana, unas 45,000 personas huyeron de los combates en el oeste de Mosul, según Naciones Unidas, un aumento del 22% desde la semana anterior, lo que eleva a unas 135,000 la cifra de desplazados en esta estapa de la ofensiva.

La oficina de ayuda humanitaria de Naciones Unidas indicó este miércoles que "se están acelerando" la construcción y expansión de campos para alojarlos y recordó que desde que comenzó la gran ofensiva de recuperación de Mosul ha habido unos 330,000 desplazados, de los que sólo 72,000 han podido volver a sus hogares.

El pasado febrero las fuerzas iraquíes declararon la mitad oriental de Mosul "completamente liberada". Este avance obligó al líder del grupo Estado Islámico a abandonar la ciudad, considerada el último gran bastión de ISIS en Irak, y huir al desierto.

El incidente se produce además, la misma semana que el Pentágono investiga otro bombardeo en Siria causó una treintena de civiles muertos, que desplazados de las ciudades Raqa, Alepo y Homs, y se albergaban en una escuela.

RELACIONADOS:BombardeosIrakEstados UnidosVíctimasMundo
Publicidad