null: nullpx
Autos

Los automóviles en Cuba

Encuentra aquí un poco sobre la historia de los automóviles en Cuba, desde antes de la revolución hasta nuestros días. 
9 Oct 2015 – 10:19 PM EDT
Reacciona
Comparte

Cuba es uno de los países que posee grandes atractivos turísticos y culturales que lo convierten un destino interesante para visitar. Más allá de sus cualidades paradisíacas, la isla también es reconocida por un peculiar e histórico mercado de vehículos.

Antes de 1959, Cuba poseía como cualquier otra nación occidental una gran cantidad de automóviles de los años 40 o 50 fabricados especialmente en Estados Unidos. Era común ver modelos de Cadillac, Buick, Chevrolet, Pontiac, Plymouth, Mercury, Ford y Studebaker.

El embargo económico de EE.UU a la isla y la desastrosa gestión económica de la dictadura castrista impidieron durante décadas la renovación de gran parte de los automóviles presentes tras la caída del régimen de Batista.

Por ese motivo, los dueños se volvieron mecánicos a la fuerza y tuvieron que hacer “malabares” para poder refaccionar sus vehículos ante la falta de piezas originales. Los motores, en su gran mayoría V8 de gasolina, fueron reemplazados por diésel.

Entre 1960 y 1980 llegaron a la isla algunos Peugeot 404 y Skoda fabricados en la Argentina y República Checa respectivamente. Pero el principal proveedor durante esta época fueron las automotrices soviéticas, principalmente Lada y en una menor escala Moskvitch y Kamaz.

En la actualidad existen en Cuba aproximadamente 75,000 vehículos estadounidenses fabricados entre 1920 y 1950, de los cuales unos 10,000 transitan diariamente por La Habana. A estos se los conoce como “ almendrones” y la gran mayoría son utilizados como taxis.

Desde 1959 hasta el 2013, solo los que obtenían el permiso del gobierno podían adquirir un vehículo nuevo, un privilegio otorgado principalmente a los altos funcionarios, los mejores atletas y a los artistas.

Con la reciente liberalización del mercado vehicular por parte de las autoridades de Cuba, el camino parece ser distinto con la posibilidad de adquirir diferentes modelos aunque el precio sea prácticamente imposible para los habitantes tanto en los vehículos nuevos como los usados.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Autos