null: nullpx
Autos

Conoce a Graham: el hombre a prueba de accidentes de automóvil

Graham es la respuesta a la interrogante sobre qué pasaría si el hombre evolucionara hasta hacerse resistente a los accidentes de tránsito.
22 Jul 2016 – 12:42 PM EDT

¿Qué pasaría si el hombre evolucionara hasta hacerse resistente a los accidentes de tránsito? ¿Cómo luciríamos? ¿Qué cambios experimentaría el cuerpo humano?

Estas son las preguntas que motivaron un proyecto artístico y científico llevado a cabo en el estado de Victoria al sur este de Australia, que culminó con Graham; un modelo de ser humano invulnerable a los accidentes de tránsito tal y como los conocemos hoy en día.

Bajo los auspicios de la Comisión de Accidentes de Tránsito de Victoria, la artista australiana Patricia Piccinini, junto al Dr. David Logan experto en seguridad automotriz del centro de accidentes de tránsito de la Universidad Monsah y el principal cirujano lider en cirugía de de trauma en Australia el Dr. Christian Kenfield del Hospital Real de Melbourne, sumaron sus esfuerzos en el diseño de un cuerpo humano capaz de absorber las tremendas cargas de energía involucradas en accidentes de tránsito que causarían lesiones significativas o hasta acabarían con la vida cualquier ser humano.

Accidentes a velocidades que normalmente consideramos lentas como (10 a 20 millas por hora) pueden causar un gran trauma al nuestros cuerpos. La áreas de mayor vulnerabilidad son la cabeza, la cara, el cuello, la piel y las rodillas. Estas áreas de extrema vulnerabilidad fueron reforzada en Graham que aunque cuenta con el mismo cerebro que el ser humano normal, el mismo está protegido por una mayor cantidad de ligamentos y de líquido cefalorraquídeo dentro de un enorme craneo que actúa como un casco de motociclista.


Graham no tiene nariz ni orejas que dañar. Su cara está cubierta por una gran cantidad de tejido adiposo con la finalidad de absorber la energía del impacto y proteger los senos nasales, frontales y maxilares, así como otros delicados sistemas localizados en la cara.

Graham tampoco tiene cuello. En su lugar hay un sistema de costillas similar al de la caja torácica para proteger la parte superior de la espina dorsal, la cual es especialmente vulnerable en casos de choque violentos y cuyas lesiones suelen acarrear consecuencias devastadoras y muy dificiles de reversar.

Las rodillas de Graham están diseñadas para moverse para todas partes no sólo hacia atrás, lo que las protege en caso de arrollamiento y sus poderosos pies son capaces de saltar alturas y distancias extraordinariamente grandes para salir del camino ante la potencialidad de una arrollamiento.


Aunque la caja torácica es uno de las partes más resistentes del cuerpo humano el equipo decidió reforzar la de Graham, añadiendo un sistema vejigas que sueltan líquido en caso de impacto a fin de absorber la energía, actuando de manera similar a la de las bolsas de aire del automóvil. La piel de Graham es más fuerte y resistente para evitar raspones y cortaduras.

Es obvio que Graham no fue creado para ganar ningún concurso de belleza, pero su perturbadora apariencia es un singular recordatorio de lo vulnerables que somos cuando estamos dentro de un vehículo de motor, lo que para muchos es una ocurrencia diaria tan común como darse un baño o tomar el desayuno.


Más contenido de tu interés