Autos Históricos

Aurora 1957: el modelo más feo de la historia del automóvil

Hace 60 años un cura con vocación artística trató de hacerle un favor al mundo, con resultados desastrosos.
5 Oct 2017 – 6:35 PM EDT

Andy Saunders es un personalizador de automóviles cuyas creaciones son mostradas y admiradas en eventos tan prestigiosos como el Festival de la Velocidad de Goodwood en Inglaterra. Sin embargo uno de sus carros más famosos es considerado como el auto más horroroso diseñado y construidos en los 131 años que han transcurrido desde la creación del automóvil.

Saunders recuerda haber visto al Aurora por primera vez en 1993 en las páginas de un libros sobre prototipos. Desde entonces conseguir el auto se convirtió en una obsesión para él.

El Aurora fue diseñado y construido en la década de los 50 por el padre Alfred A. Juliano de Brandford, Connecticut. El padre Juliano era un sacerdote católico con una gran afición por el diseño automotriz. Quizás inspirado por el altruismo inherente en su vocación, Juliano se propuso a construir el automóvil más seguro del mundo, para lo que invitó y convenció a varios miembros de su parroquia a contribuir en el financiamiento del proyecto.

Fotos del Aurora, el auto más feo de la historia

Loading
Cargando galería

Las grotescas líneas del Aurora no fueron fortuitas, ni necesariamente el resultado de la impericia de Juliano como diseñador. Antes de dedicarse al sacerdocio el joven Juliano había sido ganado una beca de aprendizaje en el departamento de diseño de General Motors bajo la tutela del legendario zar del diseño automotriz Harley Earl. Estas becas, concedidas solo a uno de cada 70 aspirantes, eran consideradas un gran honor así como el fast track para una prospera carrera como diseñador en el coloso automotriz. Sin embargo el llamado de su vocación fue más fuerte.

El inusual diseño del Aurora fue el resultado de la búsqueda de la protección de pasajeros y transeúntes. Por ejemplo su frontal, relleno de espuma debía recoger como una cuchara a los transeúntes atropellados. La carrocería fue hecha en fibra de vidrio para que resistiera corrosión y golpes menores, el parabrisas de resina anti-quebraduras tenía forma de burbuja para alejarla de las cabezas de los pasajeros en los asientos delanteros. El Aurora contaba con dispositivo de seguridad que hoy son lugar común pero que en 1953 eran prácticamente desconocidos, como barras de seguridad para impactos laterales, cinturones de seguridad en todos los asientos, columna de dirección articulada y tablero de instrumentos acolchado. Juliano tardo dos años en terminar el diseño y otros dos años en la construcción del prototipo.

La historia de Juliano terminó mal. El auto, que había sido construido sobre una plataforma reparada de un Buick 1953 que había sufrido un golpe severo, nunca funcionó bien. Juliano, que sabía poco o nada de mecánica, no tenía manera ni recursos para repararlo por lo que las demostraciones del Aurora fueron un desastre. El proyecto que tuvo un costo de 30,000 dólares en 1957, el equivalente a 262,000 dólares de 2017, se fue a la bancarrota sin llegar a construir ningún otro auto más aparte del infortunado prototipo. Juliano fue investigado por estafa y expulsado de su diócesis. El padre Juliano murió por causa de un derrame cerebral en 1989.

Después de una ardua búsqueda que duró varios años Saunders finalmente consiguió el Aurora. El auto, en un estado lamentable había sido en una granja en Connecticut, no muy lejos del lugar donde fue construido. El mal estado del aurora era de tal magnitud que a Saunders le tomó varios años restaurarlo. El Aurora, devuelto a su antigua y dudosa gloria debuto en el Festival de la Velocidad de Goodwood de 2004 y fue la atracción principal de la exhibición de autos de futuro del Museo Automotriz Beaulieu en 2005.

Más allá del indiscutiblemente terrible aspecto del Aurora, hay que reconocer que el Aurora fue el precursor de ideas de seguridad automotriz que están en uso hoy en día 60 años después de su creación. Pero también debemos recordar que como bien dice el refrán: ‘De buenas intenciones está empedrado el camino al infierno’.

Lea también:

Más contenido de tu interés