null: nullpx
Asesinatos

Familiares del periodista asesinado Pedro Tamayo aseguran que la policía fue cómplice de los criminales

La familia sostiene que una patrulla de policía facilitó la llegada del vehículo del que se bajaron los sospechosos y no impidieron el asesinato, ni les atendieron cuando pidieron auxilio.
22 Jul 2016 – 5:35 AM EDT


Ocho policías de Veracruz comparecieron ante la fiscalía local por el asesinato del reportero Pedro Tamayo Rosas, luego de que algunos familiares del comunicador afirmaran que los agentes presenciaron el homicidio y no hicieron siquiera el intento de impedir que los asesinos se escaparan.

Tamayo Rosas, asesinado frente a su casa la noche del miércoles, contaba con protección policial después de haber sufrido amenazas que lo llevaron al autoexilio en enero pasado. Volvió nuevamente a Tierra Blanca, Veracruz, donde siguió trabajando para los diarios Al Calor Político y El Piñero de la Cuenca bajo un pseudónimo.

La protección con la que contaba el reportero antes de ser asesinado consistía en rondines policiacos por su casa.

En entrevista con la Agencia France Press, familiares de Tamayo indicaron que policías estatales facilitaron tanto la llegada como la huída del vehículo en que se trasladaban los agresores, además de que entorpecieron el arribo de los servicios médicos.

A sangre fría

El miércoles, después de las 10 de la noche locales, Tamayo, su esposa y sus dos hijos atendían un puesto familiar de comida afuera de su casa, cuando dos hombres abrieron fuego contra él.

Poco antes, según un pariente del comunicador, una "patrulla se atravesó en la avenida, impidiendo el paso de otros vehículos, y facilitando el acceso del coche compacto empleado por los agresores que llegaron a atacar a Pedro".

Los individuos se marcharon "tranquilamente, no corrieron, no se notaban con prisa, ni alarmados, tomaron su coche" y, tras un intercambio de luces altas con la patrulla, "se fueron con toda tranquilidad", según el testimonio.

Los oficiales "se rieron" cuando la familia les pidió que detuvieran a los agresores. La desgarradora escena siguió cuando los agentes "entorpecieron" la llegada de la ambulancia al dar "mal la dirección en dos ocasiones".

Los asesinos incluso " tuvieron tiempo de tomarse unas cervezas en un antro de vicio, a unas cuantas cuadras (de la casa del periodista), sin que la policía los molestara", relatan las declaraciones que los parientes aseguran haber repetido ante autoridades judiciales.

A través de un comunicado, el gobierno de Veracruz informó que los policías “ se presentaron voluntariamente ante las autoridades (judiciales) para comparecer en relación con el homicidio del periodista”. No se aclaró la situación jurídica de los oficiales.

Indignación generalizada

" Basta ya de actos de barbarie contra periodistas en México que resultan doblemente violentos por la falta de justicia y la incapacidad para resolver los asesinatos y otras agresiones", se pronunció tras este asesinato el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de Información de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Claudio Paolillo.

También exigió a las autoridades que atiendan "con profundidad y esmero los atentados contra la libertad de prensa, manifestados en el país en el número de comunicadores asesinados".

Paolillo agregó que se requiere de "un compromiso firme, serio y profundo de las autoridades mexicanas para poner fin a la violencia y la impunidad".

Por su parte, la mexicana Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reprobó también el asesinato e informó que iniciará un expediente de oficio para atraer la investigación del caso.

Ese organismo pidió a las autoridades que brinden protección a los parientes de Tamayo.

La organización francesa Reporteros Sin Fronteras (RSF) tiene registrados más de 90 periodistas asesinados y al menos 17 desaparecidos en México desde 2000.

A lo largo de 2016, en Veracruz han sido asesinados 10 periodistas, entre ellos Tamayo, Salvador Olmos, Zamira Esther Bautista, Elpidio Ramos, Manuel Torres, Francisco Pacheco, Moisés Dagdug Lutzow, Anabel Flores Salazar, Reinel Martínez Cerqueda y Marcos Hernández Bautista. En los últimos seis años han sido 19 los comunicadores ultimados en la entidad.

Seis cadáveres con huellas de tortura

Horas después del asesinato del comunicador, los cadáveres de seis personas fueron localizados en una carretera de Veracruz, completamente desnudos, con huellas de tortura y atados de pies y manos.

En el lugar del hallazgo de los cuerpos de cuatro hombres y dos mujeres, también fue hallado un mensaje que habla sobre el crimen organizado y amenaza a agentes ministeriales que tengan vínculos criminales.

Según las primeras investigaciones, entre las víctimas está precisamente un policía ministerial y su esposa, que fueron reportados como desaparecidos el sábado en el puerto de Veracruz a la salida de una fiesta.

La desaparición de este policía fue la última nota que había reportado el periodista Pedro Tamayo.

La disputa del territorio veracruzano por parte de los cárteles narcotraficantes de ‘Los Zetas’, el del ‘Golfo’ y el ‘Jalisco Nueva Generación’, han dejado en la entidad frecuentes hechos de violencia.

Lea también:


Publicidad