null: nullpx
Arrestos

El exgobernador mexicano prófugo, Guillermo Padrés, se entregó a la justicia para enfrentar las acusaciones de lavado de dinero

Después de acudir sorpresivamente a un programa de radio a asegurar que es víctima de una persecución política, el exintegrante del conservador PAN acudió a las instalaciones del Reclusorio Oriente de la Ciudad de México.
10 Nov 2016 – 11:13 AM EST

Después de acudir a un programa de radio esta mañana y hacer pública su decisión de responder por las acusaciones en su contra por defraudación fiscal, lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, ejercicio indebido del servicio público y delitos contra la administración de la justicia, entre otros, Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora y prófugo de la justicia desde septiembre, se presentó ante el Juzgado 12 de Distrito en Materia Penal en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México, donde se libró una orden de aprehensión en su contra.

En un acto de “ buena fe y voluntad” para demostrar su inocencia, como él mismo anunció en el programa radiofónico del periodista Ciro Gómez Leyva, llegó a la prisión en compañía de su abogado y quien fuera procurador general en el mandato de Ernesto Zedillo, Antonio Lozano Gracia, que también estuvo en la radiodifusora Grupo Fórmula. Permanecerá en el área de ingresos del mencionado reclusorio al menos por seis días, mientras se define su situación jurídica. En esa área no entrará en contacto con los otros presos.

Lozano aseguró contar con los elementos para probar la inocencia de su defendido, quien se dice " perseguido político". A la salida de la radiodifusora, elementos de la Secretaría de Marina escoltaron el vehículo blanco de lujo en que Padrés se trasladó al reclusorio, a donde llegó minutos antes de las 10 de la mañana, tiempo local.


En la entrevista, que duró cerca de una hora, Padrés afirmó que presentó a la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) “pruebas y dictámenes” a favor de su inocencia, pero que nunca fueron puestas a disposición del juez. Señaló que no pudo acceder a las tres carpetas de investigación que se abrieron en su contra. El exgobernador adelantó que denunciará a Arely Gómez, extitular de la PGR y actual titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), por integrar un expediente con “omisiones y faltas graves”.

Ante la inminente encarcelación, el exfuncionario consideró que enfrentará " una lucha muy difícil, muy dolorosa, pero la tengo que hacer. Es parte de mis principios y de lo que se me ha inculcado. Tengo mucha fe en que en el término constitucional se van a valorar las pruebas".

"Comunico a todos los mexicanos y a todos los sonorenses -indicó- que el día de hoy, en un acto de congruencia y responsabilidad, voy a presentarme ante un juez para enfrentar los cargos falsos que se me han estado imputando".

La PGR ordenó en agosto pasado la detención de Padrés por delitos en fuero común. La web del portal Animal Político señaló que Guillermo Padrés Dagnino, hijo del exgobernador, también fue detenido por las autoridades al acompañar a su padre, y que será trasladado a Toluca (la capital del céntrico Estado de México) por la presunta comisión de delitos del orden federal.

Medios de comunicación dieron cuenta de que, durante su gobierno, Padrés condonó impuestos a empresas de familiares y amigos. Además, de que a través de una empresa en Holanda se benefició con más de ocho millones de dólares.


A mediados de octubre pasado, la Interpol emitió una circular roja para localizarlo y detenerlo, “buscado para un proceso penal”. No obstante, el exmandatario aseguró que " no estaba huyendo ni he salido del país, siempre he estado en México".

Padrés, que gobernó la norteña Sonora de 2009 a 2015, estaba bajo la bandera del conservador Partido Acción Nacional (PAN), que esta misma mañana aprobó la entrega.

“Guillermo Padrés, al igual que cualquier ciudadano, tiene derecho a un juicio justo en el cual se valoren, con toda objetividad, las diversas pruebas presentadas”, se leía en el boletín del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN. En sentido similar se pronunciaron otros panistas, como la senadora Mariana Gómez.

El mes pasado, la Comisión Anticorrupción de ese órgano determinó suspender a Padrés sus derechos políticos a manera de “medida cautelar”, mientras se determinaba su responsabilidad en los delitos imputados.

Bajo la promesa del combate a la corrupción, la administración de la actual gobernadora Claudia Pavlovich, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha detenido a varios excolaboradores de Padrés, cuya fuga se dio prácticamente al mismo tiempo que la de Javier Duarte, acusado de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Lea también:


Publicidad