Ancianos

Murió a los 122 años, pero la "mujer más longeva del mundo" puede habernos engañado a todos

Un matemático analizó biografías, archivos y fotos de la ciudad francesa donde vivió Jeanne Calment, concluyendo que ella se hizo pasar por su madre. Mientras que un gerontólogo asegura que la mujer no actuaba como alguien con tantos años.
2 Ene 2019 – 10:25 PM EST

Jeanne Calment, la mujer francesa que murió a la edad de 122 años y posee el récord oficial de la persona más longeva del mundo, habría robado la identidad de su madre haciéndose pasar por alguien mucho mayor, de acuerdo con una investigación revelada recientemente.

Se cree que la mujer falleció en 1997 cuando en realidad tenía 99 años, una teoría que echaría por tierra la versión de que perdió la vida cuando contaba ya con 122 años y 164 días. Esa teoría se releva en un estudio elaborado por Nikolai Zak, un matemático y miembro de la Sociedad de Naturalistas de la Universidad de Moscú, el cual argumenta que la mujer “tomó la identidad de su madre”.

En su estudio titulado ‘Jeanne Calment: El secreto de la longevidad’, el matemático analizó biografías, fotos y archivos de Arles, la ciudad en el sur de Francia donde vivió Calment. Así llegó a ese resultado.

“El análisis de todos estos documentos me llevó a la conclusión de que la hija de Jeanne Calment, Yvonne, tomó la identidad de su madre”, dijo Zak a la agencia AFP.

Según el matemático, Yvonne, el nombre real de esta mujer, asumió la identidad de su madre cuando esta murió para evitar “pagar el impuesto a la herencia”.


El gerontólogo Valeri Novoselov, quien colaboró en esta investigación, dijo que “siempre tuve dudas” sobre la edad Calment porque ella “no tenía signos de demencia” y solía sentarse “sin apoyo”.

A su juicio, la mujer no actuaba como una persona que -se suponía- duplicaba la esperanza de vida en varios países desarrollados (de más de 80 años).

Tras la publicación de ese estudio, Nicolas Brouard, director de investigación del Instituto Francés de Estudios Demográficos, ha pedido que se exhumen los cuerpos de Jeanne y de Yvonne Calment para determinar qué edad tenían.

Si el libro de récord mundiales Guinness cancela el registro de Calment, el título de la persona más longeva le quedaría a la estadounidense Sarah Knauss, quien murió en 1999 a la edad de 119 años.

Quien tiene ese récord entre los varones es Israel Kristal, un sobreviviente del holocausto que falleció en agosto de 2017 cuando tenía 113 años y 330 días.


Adultos mayores conectados con las nuevas tecnologías

Loading
Cargando galería
Publicidad