null: nullpx
Ancianos

El baile de Francisca, la abuelita que cumplió 106 años en Los Ángeles

La anciana atribuye su longevidad a que siempre ha llevado una dieta sana, a los cuidados que recibió después de sus 13 partos, a la genética de una familia paterna y a que fue forjando su impresionante condición física en el campo.
29 Nov 2016 – 4:56 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- “¿Qué clase de persona soy que tuve doce hijos y sigo viva?”, se pregunta en quechua, su lengua materna, Francisca Monge, una abuelita peruana que hace unos días festejó bailando que cumplió 106 años de vida, según cálculos de sus familiares en Los Ángeles.

Monge, de impresionante vitalidad, habría nacido en el año 1910 en una comunidad serrana de Cusco, Perú. Sin registros de natalidad en esa época, su familia estima su edad considerando que su primer parto ocurrió cuando tenía 28 años y sumando que su tercera hija, Concepción, ahora tiene 76 años.

Sin una enfermedad que le aqueje, la abuelita, quien en total tuvo 13 hijos en dos matrimonios, pasa sus días entre Perú y Los Ángeles. En ningún lugar se está quieta, afirma su nieta, Miriam Agüero. Cuando se aloja en su casa en el noreste de esta ciudad, la anciana sale a caminar todos los días, contó.

“Da una vuelta al patio y pone una piedrita. Da otra vuelta y pone otra. Así se da cuenta cuántas vueltas da”, dijo Agüero con una sonrisa, sorprendida de la hiperactividad de su abuela materna.

Para confirmar que nada le duele, Monge no duda en pararse para bailar una pieza musical peruana. Sonríe, aplaude, canta y sus pies no dejan de moverse. Así festejó hace poco su cumpleaños 106.

“Mis papás comían comida sana”, dice sobre su longevidad la mujer, según la traducción del quechua al español que realizó su hija Concepción. “Trabajaba en todo, en el trigo, en la cebada, comía de todo. ¡Tantas vacas tenía! Tomaba leche, tenía ovejas”, continúa relatando en largas oraciones y de manera tan apresurada, que en ocasiones parece dejar atrás a su intérprete.

Su padre vivió 115 años. “Tenía los dientes completos, nos conocía, nos hablaba”, afirmó Concepción.

Debajo de la falda que vestía la abuelita el día de la entrevista, Monge trae una pollera colorida, típica de Perú, y un listón bordado amarrado en su cintura. En sus ratos libres ella suele tejer listones que regala a sus descendientes. Tiene 40 nietos y 61 bisnietos, la mayoría radicados en Perú.


Según reportes, la mujer con más edad en el mundo es Emma Morano, una italiana que hace poco festejó sus 117 años de vida.

Monge cree que sigue viva porque siempre ha llevado una dieta sana (basada en vegetales y carne), a los cuidados que recibió después de sus 13 partos, a la genética de una familia paterna que ha vivido durante varios años, a que no ha enfermado y a que fue forjando su impresionante condición física en las duras faenas del campo.

Su memoria parece intacta: ella recuerda que nació en una zona agrícola donde brotaban manantiales y que ahora se ha ido envenenando por culpa de las compañías mineras, reclama.

“Dios ha querido que esté en una tierra lejana, caminando”, dice en su lengua. En unas semanas la abuelita Francisca volará de regreso a su tierra natal. Su plan es regresar pronto a Los Ángeles.

Lea también:

RELACIONADOS:AncianosLatinosLos AngelesPerúLocal

Más contenido de tu interés