null: nullpx
Améxica

¿Será el Mediterráneo el nuevo Río Grande?

La inmigración latinoamericana hacia Estados Unidos se estancará en las próximas décadas, mientras que la inestabilidad forzará a centenares de miles de migrantes a cruzar a Europa, según un estudio publicado por el National Bureau of Economic Research.
26 Sep 2016 – 10:58 AM EDT

Las detenciones en la frontera entre Estados Unidos y México marcaron su pico en 2000. Casi 1.8 millones de migrantes fueron arrestados, como si un tercio de la población de Panamá intentara cruzar el Río Grande o el desierto y no lo lograra.

“El flujo de migrantes de México a Estados Unidos es uno de los mayores capítulos de migración internacional que el mundo jamás ha visto”.


La afirmación es de los profesores Gordon Hanson y Craig McIntosh, de la Universidad de California en San Diego, en un estudio publicado este mes por el National Bureau of Economic Research. Dicen que las cosas están cambiando en la frontera sur. En 2015 hubo 330,000 detenciones, seis veces menos que en 2000.

Los investigadores pronostican que el mayor flujo migratorio en las próximas tres décadas se producirá a miles de millas del Río Grande. Los más de 3,700 migrantes que murieron en 2015 en las aguas del Mediterráneo podrían ser solo el principio:

“El Mediterráneo parece que será un punto caliente de la migración internacional hasta mediados de este siglo”.


"La inmigración está ahora fuertemente presente en el debate político de Estados Unidos y Europa", explica el profesor Gordon Hanson a Univision Noticias. Sin embargo, pronostica caminos muy diferentes para estos dos flujos migratorios.

¿Por qué los expertos prevén que caerá la migración en la frontera sur de Estados Unidos? ¿Por qué anticipan centenares de miles de migrantes buscando una mejor vida en Europa? Aquí algunas claves del estudio:

Demografía
Río Grande
El continente americano está entrando en una era de lento crecimiento de la población y sufrirá una fuerte caída en la fuerza laboral. Las proyecciones indican que, en tres décadas, todos los países del continente americano tendrán menos población infantil que actualmente, salvo Guatemala y la Guayana Francesa. En el caso de México, en la década de los 80, nacían 6.8 hijos por mujer comparado con los 3 de Estados Unidos.

Y al mismo tiempo, la economía mexicana vivió un largo periodo de turbulencias, mientras que su vecino del norte inició la llamada Gran Moderación, con un crecimiento económico moderado desde mediados de los años 80 y hasta 2007. Lo que significó millones de migrantes hacia Estados Unidos. Ahora, en cambio, la tasa de fertilidad en México es un poco (pero muy poco) más elevada que la estadounidense (2.3 vs 1.9).

Mar Mediterráneo
Los autores hablan de una gran presión demográfica del sur del Mediterráneo hacia el norte. Dicen que, en las próximas décadas, los flujos migratorios hacia Europa causarán que la población inmigrante en el Viejo Continente triplique la actual.

Pero van más allá: calculan que África Subsahariana incrementará su población en edad de trabajar en 800 millones de personas en los próximos 40 años. Mientrastanto, Europa ve cómo sus poblaciones están envejeciendo y no se reproducen lo suficiente. Solo el Reino Unido y Suecia tendrán en 2040 más niños que ahora, pero será debido precisamente a su población inmigrante actual.


Economía
Río Grande
“Aunque los niveles de vida en México se mantienen por debajo que los estadounidenses, México ha contenido la volatilidad macroeconómica que experimentó en las décadas de los ochenta y noventa”, explican los autores. Uno de cada tres trabajadores extranjeros en Estados Unidos es mexicano.

Visto desde el otro lado de la frontera, eso quiere decir que cerca del 13% de los mexicanos en edad de trabajar se encuentran ya en Estados Unidos. Así pues, la inmigración crecerá lentamente en Estados Unidos, según las proyecciones. Lo suficiente para que los nuevos migrantes reemplacen los trabajadores que se retiran del mercado laboral. ut

Mar Mediterráneo
En el norte de África y Próximo Oriente sí habrá una presión económica y laboral hacia Europa: “Han experimentado una alta fertilidad, creando poblaciones abultadas de gente joven buscando trabajo remunerado en mercados laborales plagados de salarios bajos y con escasez de empleo estable”.

Y más al sur, en el África Subsahariana, sufren “ingresos todavía más bajos”, dice el estudio. Se trata de los niveles salariales más bajos del mundo. Tras meses de llegadas de migrantes desde el Próximo Oriente, la Unión Europea centra ahora su mirada en África, cuyas costas sobre el Mediterráneo se han convertido en el eje de las peligrosas travesías clandestinas hacia el norte. Solo en un fin de semana de septiembre, un total de 3,400 migrantes fueron rescatados frente a las costas de Libia.

Inestabilidad
Río Grande
Según los autores, si inesperadamente no se produce una crisis en México o una excepcional bonanza económica en Estados Unidos, la llegada de mexicanos por tierra y aire ya no volverá a ser la de finales del siglo XX. El estudio, sin embargo, no menciona los flujos desde Centroamérica. Preguntado por Univision Noticias, el profesor Gordon Hanson explica que son países muy pequeños como para determinar los flujos migratorios del futuro, pero sí cree que seguirán desplazando a población hacia el norte. Guatemala es de los pocos países americanos donde la población infantil crecerá, y Honduras y El Salvador parecen anclados en sus problemas políticos y de seguridad.
Mar Mediterráneo
La cara más visible del cruce del Mediterráneo han sido los refugiados sirios, forzados por una guerra que lleva más de cinco años matando y amenazando a civiles. Sin embargo, los autores creen que ese solo ha sido el inicio de un flujo por razones económicas, políticas y demográficas. “Varios países en el Norte de África y Próximo Oriente se encuentran en periodo de turbulencias políticas y económicas profundas”. Citan a migrantes que huyen de conflictos militares en Afganistán, Irak, Libia y Siria. También a población que emigra desde Chad, Eritrea, Mali y Nigeria.


Seguridad
Río Grande
Para los autores del estudio, Estados Unidos se convertirá en las próximas décadas en una “isla”, lejos del principal foco migratorio: por el peso de un océano de por medio y por una restrictiva política migratoria. La Casa Blanca y el Congreso incrementaron el gasto en seguridad nacional en un 183.6% entre 2002 y 2010, en pleno shock tras los atentados del 11 de septiembre, incluida la construcción de casi 700 millas de muro.
Mar Mediterráneo
Por contra, los dos investigadores en California creen que la Unión Europea afronta actualmente problemas para organizar sus fronteras: algunas competencias dependen del conjunto de estados y otras de cada país con frontera en el sur, como Grecia, Italia o España, con una relativa libre circulación de trabajadores entre naciones.

Pero todo son proyecciones demógraficas y migratorias. “La migración del futuro se moldeará sin duda también por crisis que no podemos preveer, como lo fueron las primaveras árabes”, dicen los autores.



Ve también el especial:
Buscando refugio para mis hijos, donde Javier Bauluz, el primer fotoperiodista español con un premio Pulitzer, recorre a pie con los refugiados la ruta desde Grecia hasta Alemania.

Publicidad