null: nullpx

De negocio de burritos familiar a binacional: así se adaptó este restaurante para cruzar la frontera

En 1984, la familia Argueta decidió convertir su pequeño restaurante de burritos de Ciudad Juárez, en un negocio binacional y cruzó la frontera para llegar a El Paso. Allí, adaptó su nombre a Tony’s Burritos, sus sabores y también sus precios. Ahora, un almuerzo de dos burritos y dos refrescos cuesta en Ciudad Juárez 72 pesos (el equivalente a 3.49 dólares), mientras que en El Paso sube hasta 7.10 dólares.
20 Jun 2018 – 12:13 PM EDT
Comparte
1/5
Comparte
En 1954, Antonio Argueta fundó Burritos Tony. Cuando comenzó su negocio lo hizo con un triciclo que estacionaba frente a un colegio de Ciudad Juárez. Más tarde compró una troca y cuando prosperó abrió un local en el mismo lugar que se convertiría en uno de los restaurantes más reconocidos de la zona. Crédito: Esther Poveda
2/5
Comparte
El siguiente paso de este negocio familiar fue cruzar la frontera. No tuvo que ir muy lejos, solo se desplazó 12 millas al noreste para llegar a El Paso. Allí, adaptó su nombre a Tony’s Burritos y, ligeramente, los sabores. Los burritos de Ciudad Juárez son mucho más picosos que los de El Paso porque aquí deben “darle gusto al americano”, cuenta a Univision Noticias el hijo del fundador, Miguel Ángel Argueta, quien convirtió este pequeño negocio familiar en una multinacional en 1984. Crédito: Esther Poveda
3/5
Comparte
Llevar los burritos a Estados Unidos no fue algo fortuito. Miguel Ángel Argueta explica que en este lado tienen una carta mucho más amplia que en México. “Aquí (en El Paso) vendo de todo, porque la gente gasta más que allá“, apunta. Crédito: Esther Poveda.
4/5
Comparte
Y no es solo que vendan más en un lado que en otro, el precio también varía (y bastante). Como pudo comprobar un equipo de Univision Noticias, un almuerzo de dos burritos y dos refrescos cuesta en Ciudad Juárez 72 pesos (el equivalente a 3.49 dólares), mientras que en El Paso sube hasta 7.10 dólares. Por eso les “renta mucho más vender en El Paso”, según explicó el propietario. Crédito: Esther Poveda.
5/5
Comparte
Lo más curioso es que, a pesar de que sale mucho más económico cruzar al lado mexicano para comer sus famosos burritos, esto apenas sucede. Por un lado, los que viven en El Paso “no quieren cruzar por las líneas, porque tardan hasta una hora y media o dos horas”, tal y como explica Argueta y, por otro lado, los vecinos de Juárez llegan para alejarse de la “inseguridad”. Crédito: Esther Poveda.
Comparte
RELACIONADOS:AméxicaSelección México
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés