null: nullpx
Crisis en Venezuela

Siguen sin saber de los 'Citgo 6': familiares del grupo detenido por el régimen de Maduro piden ayuda

Tras informes de violencia en un centro de detención de la contrainteligencia militar en Caracas, donde están recluidos los hombres, los familiares no han tenido noticias de sus seres queridos. (Read this story in English)
13 Jul 2019 – 12:13 PM EDT

En fotos: los 'Citgo 6'

Loading
Cargando galería

Las familias estadounidenses de seis ejecutivos de la empresa petrolera Citgo detenidos en Venezuela exigen saber qué ha sido de sus familiares después de que las visitas semanales a sus abogados se cortaron hace más de dos semanas.

Han pasado más de 18 meses desde que los seis hombres abordaron un jet privado corporativo en Houston para una supuesta reunión urgente de presupuesto en Venezuela. El régimen de Nicolás Maduro arrestó a los hombres, todos empleados veteranos de Citgo, la subsidiaria estadounidense de la petrolera estatal venezolana PDVSA, por lo que sus familias dicen que son acusaciones falsas de corrupción.

Los llamados 'CITGO 6' - Jorge Toledo, Tomeu Vadell, José Pereira y los hermanos José Luis y Alirio José Zambrano - han sido detenidos en el sótano de la sede de contrainteligencia militar de Venezuela (DGCIM) en Caracas. Pero depués de una revuelta en días recientes, nadie sabe con seguridad dónde están.

Hasta el 26 de junio sus familias recibieron información regular de un abogado autorizado para hacer visitas semanales. Pero eso cesó tras los informes de violencia dentro de la DGCIM.

"Estamos más preocupados que nunca", dijo Alirio Rafael Zambrano, de 47 años, el hermano menor de José Luis y Alirio José, que tienen 55 y 56 años respectivamente. "No tenemos forma de saber qué les ha sucedido", Zambrano conto a Univision. "Esta es la primera vez que desconocemos su condición por más de unos pocos días", agregó Zambrano.

Los hombres fueron retenidos por más de un año antes de su primera audiencia en la corte en junio, cuando el gobierno anunció que continuaría con un juicio en su contra por presuntamente intentar estafar al gobierno en una refinanciación de deuda de 4,000 millones de dólares.

Sin embargo, Zambrano dice que sus hermanos no estaban involucrados en los asuntos financieros de la compañía y que habían residido en Estados Unidos durante más de 20 años. Alirio José era gerente de una refinería en Corpus Cristi, Texas, y José Luis manejaba recursos humanos y informática. "Los cargos son realmente tan inverosímiles que no los tomamos en serio durante mucho tiempo", agregó.

Los otros hombres también ocupaban cargos executivos. Pereira fue presidente de Citgo, mientras que Vadell fue vicepresidente de refinación. Cárdenas dirigió las relaciones estratégicas con los accionistas, así como el gobierno y los asuntos públicos, mientras que Toledo era vicepresidente de suministro y marketing.


Los seis hombres están detenidos en un centro de detención en el sótano lleno de reclusos diseñado para interrogatorios. Durante los primeros meses, las condiciones fueron tan graves que carecían de una nutrición adecuada, sufrieron una pérdida de peso drástica y desarrollaron problemas de salud, como presión arterial alta y glaucoma en los ojos. Se quejan de la falta de acceso al aire fresco o la luz solar durante semanas, dice el abogado que los visitaba.

En una foto tomada clandestinamente con un teléfono celular el mes pasado y entregada a The Associated Press, los hombres se ven demacrados, como prisioneros de guerra con ojos y mejillas hundidos.

Pero las condiciones mejoraron después de que los familiares pudieron visitarlos y se les permitió organizar raciones diarias de alimentos. "Estaban en una forma física mucho mejor, aunque puedes imaginar que sus condiciones mentales no son tan buenas después de tanto tiempo", dijo Zambrano, un comerciante de petróleo en Nueva Jersey.

Aceso negado

A los funcionarios consulares de Estados Unidos se les ha negado el acceso a ellos en la cárcel porque la Convención de Viena no obliga a Venezuela a reconocer su doble nacionalidad estadounidense.

El Departamento de Estado dijo el viernes que había "recibido numerosos informes contradictorios sobre el bienestar y el paradero de los 'CITGO 6' detenidos injustamente en Venezuela, e insistimos en que el antiguo régimen de Maduro proporcione una actualización inmediata sobre su condición".

El gobierno de Trump impuso esta semana sanciones a la DGCIM luego de la muerte sospechosa bajo su custodia de un capitán de la Marina, Rafael Acosta. Al anunciar las sanciones, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que el gobierno de Estados Unidos estaba "comprometido a poner fin al trato inhumano del régimen anterior de Maduro a los opositores políticos, civiles inocentes y miembros de las fuerzas armadas en un esfuerzo por reprimir la disidencia".

Unos días antes de su muerte, Acosta fue visto públicamente en la corte mostrando signos de abuso físico, encorvado en una silla de ruedas y sin poder hablar.


El 5 de julio de 2019, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos publicó un informe que detallaba los métodos utilizados por la DGCIM para extraer información y confesiones, intimidar y castigar a los detenidos. Los informes anteriores de la Organización de los Estados Americanos y Human Rights Watch, entre otras organizaciones, también han detallado la brutalidad y el uso de la tortura por parte de la DGMI.

Zambrano sospecha que los Citgo 6 están siendo usados por el gobierno de Maduro como chivos expiatorios para la corrupción masiva del gobierno dentro de PDVSA. Como resultado de la crisis política y financiera, el régimen ha hipotecado los activos de Citgo para pedir dinero prestado, incluido su uso como garantía de un préstamo de 1,500 millones de dólares con la petrolera rusa Rosneft.

La situación política solo ha empeorado en los últimos meses después de que un fraude electoral en Venezuela llevo a Estados Unidos y docenas de otras democracias occidentales a declarar ilegítimo el régimen de Maduro en enero. La administración de Trump ahora está presionando para destituir a Maduro, incluidas las sanciones contra la gigante petrolera estatal PDVSA que impide a las compañías estadounidenses comprar el petróleo venezolano.

Eso deja el futuro de Citgo, con sede en Houston, en el aire. Como gran refinador, transportista y minorista de gasolina venezolana y otros productos petroquímicos, suministra combustible a miles de estaciones de gasolina a Estados Unidos. Cortó lazos con PDVSA en febrero para cumplir con las sanciones de Estados Unidos y muchos de sus empleados venezolanos expatriados han regresado a Venezuela.

Las familias de Citgo 6 están decepcionadas con la forma en que Citgo ha manejado este caso y estan pidiendo más apoyo de la compañía.

Citgo emitió un comunicado esta semana diciendo que está "profundamente preocupado" por los exejecutivos detenidos en Venezuela.

Agregó: "Oramos por su seguridad y por sus familias que desean desesperadamente escuchar a sus seres queridos".

RELACIONADOS:Crisis en VenezuelaPetróleos de Venezuela, S.A., PDVSAUnivision 45 Houston
Publicidad