null: nullpx
Univision Investiga

Presentan en tribunal internacional grabaciones secretas de exejecutivos de Pemex, en demanda contra el gobierno mexicano por corrupción y sobornos

Accionistas estadounidenses de la petrolera mexicana Oro Negro demandaron ante un tribunal internacional al gobierno de México, alegando que exejecutivos de Petróleos Mexicanos orquestaron su quiebra porque se negaron a pagar sobornos.

*Este artículo ha sido actualizado, incluyendo la postura de Jorge Kim Villatoro.
11 Oct 2019 – 07:40 PM EDT
Comparte
Emilio Lozoya. Crédito: Eric Piermont, AFP/Getty Images

Varios inversionistas estadounidenses de una empresa de plataformas de extracción de petróleo, que demandó al gobierno de México en julio pasado, presentaron el lunes ante un tribunal internacional grabaciones secretas que comprometen a altos directivos de Pemex entre 2012 y 2018 en el presunto cobro de millonarios sobornos.

Según un memorial de pruebas obtenido por Univision Investiga, que se entregó también al tribunal, los accionistas estadounidenses contrataron a la firma de inteligencia basada en Londres Black Cube Inc. para investigar "el comportamiento aparentemente inexplicable de México hacia Oro Negro".

Los detectives privados grabaron subrepticiamente a ex funcionarios de Pemex afirmando que el ex secretario de Energía de México, Pedro Joaquín Coldwell, y el acusado ex director de la empresa estatal Emilio Lozoya, entre otros, recibían sobornos a cambio de la adjudicación de contratos.

Coldwell dijo a Univision que durante su gestión no tuvo injerencia en contratos relacionados con contratista alguno de Pemex. "En cuanto a estar relacionado con sobornos, es un señalamiento que rechazo absolutamente", dijo.


Cargando Video...
Ex ejecutivo de Pemex afirma que exsecretario de energía recibía dinero

José Carlos Pacheco, el funcionario de Pemex grabado secretamente, afirmó que Lozoya usualmente pedía de 50,000 a 100,000 dólares "simplemente por reunirse" con personas interesadas.

"Las grabaciones que Black Cube obtuvo confirmaron que México destruyó a Oro Negro por su negativa a pagar sobornos", afirma el documento.

La firma de abogados que representa a Oro Negro es Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan, de la cual fue socio desde 2018 hasta su nombramiento diplomático, el actual embajador estadounidense en México, Christopher Landau.

La embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México dijo a Univision: "el embajador Landau no participó en este caso mientras estaba en Quinn Emanuel, y de hecho inicialmente no lo sabía. Después de que se dio cuenta del caso, la empresa lo excluyó formalmente de cualquier participación en el caso".

En el periodo mencionado por la demanda, el director de Pemex era Lozoya, quien se encuentra actualmente sujeto a investigación penal, está prófugo de la justicia y tiene una ficha de búsqueda de Interpol. Su abogado en México, Javier Coello, dijo que Lozoya no tiene nada que ver en el caso de Oro Negro y no han sido requeridos ni llamados por las autoridades.

"En ese tema, los accionistas han venido diciendo desde hace mucho tiempo que tienen grabaciones. Que las presenten, pero no pueden involucrar a mi cliente", dijo Coello.

Pacheco, según el documento, señaló también que Jorge Kim Villatoro, director jurídico de la empresa estatal entre 2016 y 2018, y Miguel Servín, subdirector de Procura y director de Licitaciones y Adjudicaciones de Contratos durante el mismo periodo, acudían a la misma práctica. Los identificó como "individuos que requerirían sobornos para aprobar contratos a los inversionistas". Pacheco y Servín no fueron localizados por Univision.

Kim dijo en una carta enviada a Univision que niega rotundamente cualquier alusión que lo involucre con alguna conducta deshonesta o ilícita. Añadió que en el caso de Oro Negro, "desde el primer momento que recibí su denuncia en la que acusaba la supuesta corrupción de funcionarios y ex funcionarios en Pemex, instruí se diera vista a las autoridades competentes para que se realizara la investigación correspondiente". Kim aseguró que solicitó a Oro Negro que aportara las pruebas con que supuestamente contaba, "pero la empresa se negó a ello".

"Las referencias en las que se me menciona se basan en supuestas declaraciones por terceras personas, por lo que estoy analizando la posibilidad de proceder legalmente contra las personas que pretendan difamarme como parte de una estrategia judicial", escribió Kim.

De acuerdo con los directivos que fueron grabados y citados por el documento, “funcionarios de Pemex aceptaron sobornos de Seamex”, una empresa competidora, “a cambio de los términos favorables” en contratos para el alquiler de plataformas marinas de extracción petrolera.

"Negamos categóricamente que se haya pagado un solo soborno a Pemex", dijo Jay S. Auslander, abogado de Seamex. "Califico de falsas y sensacionalistas las aseveraciones de Oro Negro", afirmó. Dijo que en los procedimientos de Estados Unidos Oro Negro no presentó ninguna evidencia en ese sentido.

Según los accionistas en la demanda, los funcionarios de Pemex “cobraron venganza” contra su empresa lo que incluyó “la cancelación de los contratos de Oro Negro por su negativa a pagar los sobornos esperados”.

Entre los funcionarios citados por el documento describiendo estas y otras situaciones comprometedoras se encuentra Pacheco, empleado de Pemex al momento de las grabaciones que desempeñó varias posiciones, la más reciente como vicepresidente de Pemex Perforación y Servicios.

Pacheco, quien trabajó durante tres décadas en Pemex, según el memorial, explicó que algunos directores de esa entidad recibieron hasta cinco millones de dólares en relación con algunos contratos. También describió cómo funcionaba el pago de los sobornos disfrazados de “primas de éxito” que se recaudaban a través de amigos y familiares de los funcionarios de Pemex.

Estos pagos “fluían hacia abajo en cantidades menores para funcionarios de menor rango”, agrega el documento.

Pacheco explicó con sorna que uno de los funcionarios de Pemex tenía una firma receptora de sobornos en Singapur pese a que “no tenía pasaporte”, afirma el documento. De acuerdo con Pacheco, agrega el memorial, otro consejero ejecutivo de Pemex creó más de 20 compañías, nominalmente controladas por su padre, “para aceptar y lavar sobornos”.

En 2016, continúa el documento, los directivos y accionistas de Oro Negro, Cañedo y Gonzalo Gil White, hablaron con Javier López Madrid, un poderoso empresario español, cercano a Lozoya.

"López Madrid dijo que la mejor manera de tener una buena relación con Pemex era a través de Gracia, el coordinador ejecutivo de Lozoya", establece el documento. Se refería, según los demandantes, a Froylan Gracia García, quien fue coordinador ejecutivo de Lozoya. Univision no pudo contactar a López Madrid ni a Gracia.

Oro Negro, propiedad de prominentes accionistas mexicanos y estadounidenses, obtuvo lucrativos contratos para el alquiler de cinco plataformas marinas de extracción de petróleo durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Pero Pemex suspendió dos de los contratos y redujo las tarifas a los restantes, poniendo a la compañía en una situación de quiebra, alegan los demandantes.

La empresa llegó a esta situación, dice el documento, por rehusarse a pagar sobornos. En consecuencia, añaden, el gobierno de México sometió a la firma a un tratamiento "perjudicial, injusto y no comercial cancelando los acuerdos de arrendamiento" y "destruyendo su valor, al exponer sus plataformas perforadoras al embargo de los acreedores". En 2014, la firma emitió 900 millones de dólares de los bonos para financiar las plataformas.

Grabaciones secretas

Los demandantes, que suman unos 40 y entre quienes se encuentra el ex subsecretario del tesoro de Estados Unidos, Gerald L. Parsky, contrataron a la firma Black Cube. De acuerdo con el memorial, los agentes de Black Cube se presentaron ante los ex funcionarios de Pemex como representantes de acaudalados empresarios del Medio Oriente interesados en adquirir Oro Negro y sacarla de la bancarrota.


La oficina de prensa de Pemex no respondió a repetidas solicitudes de entrevista para esta historia. Según los documentos consultados por Univision, Pemex justificó los cambios de condiciones de los contratos con Oro Negro alegando la caída internacional de los precios del petróleo.

Cuando el año pasado Oro Negro anunció que tenía en su poder las grabaciones, Pemex emitió un comunicado rechazando los señalamientos y en el que preguntaba “¿por qué esta información no se difundió y denunció previamente, dadas las numerosas oportunidades donde hubiera sido extremadamente pertinente?”.

A la pregunta del por qué la empresa no denunció las presiones en su momento, Oro Negro, respondió que la firma “siempre reclamó a Pemex el trato discriminatorio en su contra y el trato preferencial de Pemex a otros contratistas”.


Uno de los competidores de Oro Negro era Seamex, una empresa controlada por el multimillonario empresario noruego John Fredriksen y el financista de Monterrey, David Martínez, señalado como el mexicano más influyente de Wall Street.

En su comunicado de 2018 Pemex aseguró que en 2016 y 2017, Pemex ofreció los mismos términos a Oro Negro que a muchos otros proveedores de plataformas petroleras.

"Sin embargo, las otras compañías aceptaron los términos planteados por Pemex, mientras que Oro Negro decidió no hacerlo", agrega el comunicado.

En cuanto a la forma de obtener las declaraciones de los funcionarios mexicanos sin su autorización, el abogado de Oro Negro explicó que es "completamente legal".

Agregó que, "la ley mexicana expresamente permite grabaciones de conversaciones y que estas grabaciones sean usadas como pruebas en juicios".

Las grabaciones fueron presentadas ante un tribunal internacional de arbitramento con sede en Canadá como respaldo probatorio a una solicitud de arbitraje radicada en junio de 2019 y que alega las posibles violaciones de los reglamentos del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica y de las normas internacionales de comercio de Naciones Unidas.

Estos alegatos son el capítulo más reciente de una batalla legal que involucra, además del gobierno de México, a la rama judicial de ese país y a un poderoso grupo de acreedores que compró bonos de Oro Negro.

Oro Negro fue declarada en quiebra en México y promovió un concurso de acreedores primero en México y luego en una corte de bancarrota de Nueva York. Los inversionistas calculan sus pérdidas en casi 600 millones de dólares.

Cinco directivos de la firma afrontan órdenes de aprehensión emitidas por un juez de la Ciudad de México por cargos de abuso de confianza y administración fraudulenta. Fueron denunciados por los tenedores de bonos de la empresa que alegan que Oro Negro realizó operaciones internas no permitidas entre sociedades que componen el conglomerado.

Uno de ellos es Alonso del Val Echevería, exdirector jurídico de Oro Negro, quien ya está colaborando como testigo del gobierno mexicano. Él ha dicho que “no le fue solicitado a Oro Negro ni a ninguno de sus administradores o empleados soborno alguno por parte de algún funcionario de Pemex como condición para mantener las tarifas o no cancelar los contratos”, según reportó el portal SinEmbargo.MX.

Val Echeverría declaró ante la fiscalía de la Ciudad de México que, al contrario, fue Oro Negro quien maquinó un fraude contra Pemex. Los ejecutivos, por su parte, sostuvieron en una corte de Nueva York que los tenedores de bonos conocían al detalle cada operación realizada y las aprobaron y que ninguna de las acusaciones demuestra que se hubiera desviado o apropiado dinero por parte de Oro Negro, sus ejecutivos y accionistas.

"No sólo esto es falso, sino que es impensable que pueda considerarse un delito", explicó la firma. Más importante que eso, agregó, “las transferencias fueron conocidas por los tenedores de bono en su momento, quienes las analizaron en detalle en anticipación a una reestructura de los bonos en el 2016".

Agregó que Oro Negro públicamente reportó y describió esas transferencias desde el 2016 en sus estados financieros auditados y disponibles en internet.

Oro Negro fue fundada en 2009. Entre 2012 y 2015, la empresa compró las cinco plataformas y logró los contratos de renta con Pemex para contratos de tres y cinco años. Bajo los términos originales de los arrendamientos, Pemex acordó pagarle a la firma un promedio de 130 mil a 160 mil dólares diarios por cada plataforma.

En su momento algunos expertos señalaron que se trataba de tarifas muy altas. "Esto es falso", sostuvo un representante de la firma. "Las tarifas de Oro Negro, en comparación con la duración y costos de sus contratos, eran menores que las tarifas de los contratistas que firmaron contratos al mismo tiempo con Oro Negro".

En 2014, la firma emitió 900 millones de dólares de los bonos que ahora están en disputa, para pagar las plataformas.

En los siguientes años, Pemex modificó varias veces los contratos. Primero, redujo el precio de renta diario de las plataformas, que se habían contratado sin opción a compra. Oro Negro debió hacer una primera renegociación de su deuda. Después, redujeron aún más la renta y cancelaron más tarde el alquiler de dos plataformas. A partir de allí, la compañía tuvo cada vez más problemas para pagar su deuda, hasta que solicitó un concurso mercantil y luego fue declarada en quiebra, según varios documentos de esta demanda.

"El único cliente de Oro Negro era Pemex. Oro Negro era una compañía exitosa hasta que sus contratos con Pemex fueron ilegalmente terminados y esto la llevó a la bancarrota", añade la demanda.

La firma agregó que "el ambiente generalizado de corrupción en Pemex y la retaliación de México en contra de Oro Negro por no participar en ese ambiente de corrupción está demostrado en las evidencias que los accionistas de EEUU están presentando hoy al tribunal de NAFTA".


Comparte
RELACIONADOS:Univision InvestigaMexicoSobornosCorrupciónPetróleo

Más contenido de tu interés