null: nullpx

“No sé si voy a soportar esta tragedia": al menos 99 muertos deja la erupción del volcán de Fuego

En el parque central de Alotenango, uno de los municipios más afectados, a casi 60 millas de la capital de Guatemala, se ha improvisado una morgue para velar a las víctimas.
4 Jun 2018 – 6:34 PM EDT

ALOTENANGO, Guatemala.- El municipio guatemalteco de Alotenango llora a sus muertos tras la erupción del volcán de Fuego este domingo, que dejó a su paso al menos 99 víctimas fatales y arrasó con cientos de viviendas.

En el parque central del pueblo —enclavado en el departamento de Sacatepéquez, a unos 90 kilómetros de la capital— se ha improvisado una morgue para velar a ocho de las víctimas; entre ellas, seis niños y adolescentes, de entre 3 y 17 años de edad, que perdieron la vida cerca de la finca Reunión. Sus cuerpos fueron hallados cerca de donde pasó una correntada de lava.

“No puedo creer lo que le pasó a Mildred Josefa. No lo puedo creer. Apenas hace dos días la vi jugando en el parque con sus primos. ¿Por qué tienen que suceder estas cosas en Guatemala?”, relata a Univisión Noticias la señora Carmen Morales, que conocía a una de las niñas.

Los pobladores aún no dan crédito a lo que sucedió y temen que el volcán siga en erupción.



Según cuentan algunos vecinos los retumbos del volcán se empezaron a escuchar una noche antes de la tragedia. Pero como es común que eso suceda durante varias épocas del año, no le pusieron atención. Pensaron que se trataba de algo que no pasaría a más, hasta que el domingo, entre 2:00 y las 4:00 de la tarde, se produjo el fatal desenlace.

“No sé si voy a soportar esta tragedia, mis dos sobrinos se murieron y esta tristeza me está matando”, cuenta una vecina que no quiso dar su nombre. Ella abandonó su vivienda cerca de las 5:00 de la tarde, cuando personal de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) le ordenó salir. De no haberlo hecho, habría fallecido junto a sus vecinos.

El volcán de Fuego se encuentra entre los departamentos de Sacatepéquez, Chimaltenango y Escuintla. En este último departamento fue donde falleció la mayoría de las 65 víctimas que, hasta el momento, han sido contabilizadas.

Hasta el momento las autoridades no han podido dar una cifra exacta de desaparecidos y heridos, pues siguen los trabajos en las áreas del desastre. Lo evacuados superan en 3,000 y los hospitales hay más de 30 heridos, la mayoría con quemaduras en varias partes de su cuerpo.

Según explicó Sergio Cabañas, secretario de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), las labores de búsqueda van a tomar varios días, por la gran destrucción que dejó el material volcánico a su paso.

“Vamos a seguir trabajando y esto será por varios días, pues el lugar en donde ocurrió la tragedia es enorme y muchas personas dicen que sus familiares aún no son localizados”, destacó uno de los socorristas.


Entre los desaparecidos se encuentran dos bomberos municipales, que se internaron en las faldas del volcán para tratar de rescatar a los afectados y después de 24 horas no han sido localizados. Algunos testigos relatan que fueron arrastrados por un alud.

La arena volcánica aún cubre gran parte de las calles y techos de las viviendas de Alotenango. Sobrevivientes y rescatistas se cubren el rostro con mascarillas para resguardarse de sus efectos.

En este municipio se han habilitado varios albergues y centros de acopio para ayudar a los afectados. La pequeña escuela del pueblo sirve para atender a unas 300 personas que lo perdieron todo, su vivienda y el resto de pertenencias. Allí contrasta la alegría de los niños que juegan, aún en medio de la tragedia.

Ante la emergencia, las autoridades de Guatemala declararon alerta naranja en todo el país y roja para Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango, los lugares más afectados. La ceniza del volcán alcanzó a varios departamentos de país, incluso, llegó a hasta Baja Verapaz a unos 111 millas (180 kilómetros) de la capital guatemalteca.

En Guatemala el invierno inició oficialmente el pasado 15 de mayo y los días suelen ser grises. Pero con la erupción, el cielo luce todavía oscuro y los rostros de los sobrevivientes reflejan el dolor de la pérdida.

En fotos: La destrucción que dejó la erupción del volcán de Fuego en Guatemala

Loading
Cargando galería
Publicidad