null: nullpx
Univision Investiga

México ha presentado información opaca e incompleta de vacuna CanSino, señalan expertos

Hugo López-Gatell, el principal vocero para el manejo de la pandemia de covid-19 en México aceptó que mostró a la Academia Nacional de Medicina una presentación que afirma que la vacuna CanSino tiene una efectividad menor a la que señala la Organización Mundial de la Salud. El director del ensayo clínico de la vacuna en México dijo a Univision que no conoce cuál es la efectividad mínima de la vacuna para la población mexicana y que están evaluando si se necesitará una dosis de refuerzo.
14 Jun 2021 – 12:10 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

En México se han vacunado contra el covid-19 hasta ahora a 4.6 millones de personas con la vacuna china CanSino, que no ha sido aún aprobada ni por Estados Unidos, la Unión Europea o la Organización Mundial de la Salud, sino sólo en cuatro países. En un proceso que se ha sido cuestionado por su falta de transparencia, México fue el primero en aprobar su uso de emergencia en todo el mundo. Pero el país no ha revelado los estudios locales de eficacia de la vacuna, ni que podría requerir una dosis de refuerzo.

Una investigacion de Univision Investiga que consultó a una docena de científicos, expertos, pacientes y cientos de documentos muestra además que:


  • Es un misterio si hubo o no una recomendación positiva del Comité que asesora al organismo regulador de México para que la vacuna se distribuyera a millones de personas en el país.
  • El gobierno no ha informado cuántos datos de participantes mexicanos en las pruebas se utilizaron para su aprobación.
  • Uno de los expertos que participó en el proceso de aprobación de la vacuna admitió que no está al tanto de aspectos fundamentales de la investigación en México ni los que se realizaron en el exterior.
  • La vacuna se aprobó con reservas por su baja eficacia en otros países como Chile, donde alguno de los científicos encargados de su estudio se quejaron de que la empresa fabricante no les había ofrecido información suficiente.

Pacientes, expertos y participantes del ensayo clínico pidieron que se hagan públicos los datos en entrevistas con Univision Investiga, mientras las autoridades locales dicen que no los conocen o están reservados.

Los especialistas entrevistados coinciden en que la vacuna parece ser segura y previene casos graves y de muerte por covid-19. Sin embargo, consideran que las autoridades han fallado en ofrecer información sobre la efectividad mínima, especialmente entre la población mexicana. El director del ensayo clínico de la vacuna en México confirmó que están estudiando si se necesitará una segunda dosis.

El 10 de febrero, el encargado de la estrategia oficial contra la pandemia de covid-19 en México, Hugo López-Gatell, presentó a la Academia Nacional de Medicina de México un plan nacional de vacunación. En él se decía que la vacuna CanSino sería utilizada para inmunizar a 35 millones de mexicanos, entre febrero y octubre de 2021.

En la presentación que mostró a la Academia, se afirma que la vacuna CanSino tenía una cifra mínima en el intervalo de confianza (efectividad mínima) de 5%. El dato de la eficacia mínima es menor al requisito mínimo que requiere la Organización Mundial de la Salud. La cifra escandalizó a algunos miembros de la comunidad científica.


“Es increíble que a la Academia se le hayan presentado estos resultados de efectividad mínima y nadie haya reclamado ni pedido explicaciones”, dijo Marcela Saeb, una dermatopatóloga, esto es, una investigadora especializada en enfermedades infecciosas de la piel, quien asistió a la sesión de López-Gatell ante la Academia.

Guillermo Ruiz-Palacios, el jefe del ensayo clínico que evalúa la seguridad y eficiencia de CanSino para México y la región, dijo a Univision Investiga que no conocía la presentación. “No podría comentarle porque yo no vi esas diapositivas. Aunque soy miembro de la Academia, yo no asistí a esa sesión”, dijo.

El ensayo clínico que Ruiz-Palacios dirige en México incluye a unas 15 mil personas. Él seguró que “a nosotros no nos pasaron los intervalos de confianza (eficacia). Lo único que tenemos es lo que se hizo público (de una eficacia media) de 66%”.

La diapositiva que presentó a la Academia, en la que López-Gatell se refería la efectividad de la vacuna, tenía como fuente una nota periodística de Bloomberg que, a su vez, estaba basada en un hilo en Twitter de Faisán Sultán, el ministro de salud pública de Paquistán.

“Es como si nosotros citáramos a Wikipedia en un artículo científico. El organismo regulador mexicano (equivalente a la FDA en Estados Unidos) tiene que evaluar con lupa la eficacia”, dijo Roselyn Lemus-Martin, doctora en biología molecular por la Universidad de Oxford y especialista en desarrollo de medicamentos.

En el momento cuando López-Gatell la presentó a la Academia , el 10 de febrero, México ya había aprobado la vacuna CanSino para uso de emergencia, incluso antes de que lo hiciera China, el país de la empresa fabricante CanSinoBiologics, que la aprobó el 25 de febrero. En Paquistán se aprobó después de México, el 12 de febrero.

Dos meses más tarde, el 7 de abril, el Instituto de Salud Pública de Chile aprobó la misma vacuna. A diferencia del hermetismo del gobierno mexicano, los chilenos hicieron públicos los datos preliminares de los ensayos clínicos para su país y colgaron en la página web del Instituto un video de casi dos horas de una sesión en la que se aprobó, con reservas, el uso emergente de la vacuna.

Chile encontró que Cansino tenía una efectividad mínima de 39.5%, que bajaba mucho para personas mayores a 60 años y en pacientes fuera de Paquistán. Los miembros del Comité chileno recomendaron que la vacuna se aplicara solo en personas menores a esa edad. En la discusión de los expertos chilenos que se hizo pública no hubo dudas en que la vacuna era segura y tenía pocos efectos adversos. Los cuestionamientos se centraron en su eficacia.


Varios de los expertos chilenos que votaron en contra o a favor, con observaciones, insistieron en que CanSino no les había proporcionado información suficiente sobre los estudios clínicos, la eficacia ni un hecho concreto: ¿la vacuna necesita una dosis de refuerzo?

Jorge Gallardo, uno de los miembros del Comité chileno que votó en contra de la aprobación de la vacuna, dijo que era preocupante que a los 12 mil participantes del estudio en Paquistán solo les habían hecho valoraciones por teléfono, de forma muy laxa.

Sobre esto, el mexicano Ruiz-Palacios, quien dirige el ensayo clínico que evalúa la efectividad de esa misma vacuna, en México, afirmó: “La verdad es que no tengo la menor idea. Yo supongo que en todos los países se hizo con el protocolo establecido”. Los resultados que obtengan en Paquistán, México y otros países se registrarán juntos para encontrar datos finales de la vacuna.

En Chile, Gallardo también apuntó: “Si uno revisa los 6 mil restantes (participantes del ensayo, fuera de Paquistán), la eficacia de la vacuna cae significativamente, aproximadamente un 50%. Tampoco tenemos la certeza de una eficacia de 25 semanas de seguimiento. Los pacientes fueron enrolados en noviembre del año pasado. Dudo que algún paciente tenga 25 semanas de seguimiento para concluir que es eficaz”.

En entrevista con Univision, el doctor mexicano Ruiz-Palacios dijo que no tenía detalles sobre el proceso de aprobación, la eficacia mínima para los pacientes mexicanos ni los resultados de la tercera fase de la vacuna, que estudia a una población de más de 30 mil participantes entre los distintos países que participan.

El investigador admitió que la muestra estadística, cuando se aprobó el uso emergente, “era muy pequeña y no se hizo un análisis, porque el tamaño era muy pequeño para cada país”.


“Para que tenga solidez estadística se necesita un tamaño de muestra de 45 mil personas o más… No se puede hacer un análisis de un país, porque aquí (México) yo no sé cuántos, cinco o 10 casos que pueden dar información”, dijo Ruiz-Palacios.

En Chile la vacuna se aprobó dos meses después de México. “Rechazo la aprobación hasta que no sean aclarados los aspectos de calidad”, dijo otra de las integrantes del Comité chileno, la doctora Caroline Wolf.

La secundó la doctora Felina Sánchez, quien se abstuvo. “Hay poca claridad. Es pertinente pedir más antecedentes”, dijo.

Univision en México contactó a la secretaría de Salud y al doctor López-Gatell, por escrito y en dos conferencias de prensa, para saber de dónde se había obtenido el dato del 5% de efectividad, si se trataba de un error en la diapositiva, de información de México, Paquistán, o algún otro país donde se está realizando el ensayo clínico de CanSino. Preguntamos también cuántos datos de los participantes mexicanos del ensayo clínico de la vacuna en México se habían utilizado para la aprobación local, pero no hemos tenido respuesta.

El doctor Ruiz-Palacios respondió “no sé” a la mayoría de las preguntas de Univision sobre la forma como se aprobó la vacuna y su efectividad mínima. “La información que nosotros tuvimos fue del análisis interino que se hizo con esos como 50 casos en todo el mundo. Imagino que esa fue la información que se le dio a Copefris (el organismo regulador mexicano)”, dijo Ruiz-Palacios.

Ni López-Gatell ni alguna otra autoridad en México ha respondido con claridad cuál ha sido la efectividad mínima de la vacuna en la población mexicana. No han explicado qué significa este porcentaje de eficacia mínima de 5% o cómo llegó el número a esa diapositiva.

Esa cifra no está en la nota de Bloomberg, que aparece como fuente de la diapositiva, ni en ningún otro documento público ni especializado sobre la vacuna CanSino. El silencio sobre esta cifra de efectividad mínima es el capítulo más reciente en una serie de preocupaciones de expertos médicos sobre la vacuna CanSino.


Varias fuentes que solicitaron anonimato dijeron a Univision que el Comité de Moléculas Nuevas había recomendado en febrero que no se aprobara aún la vacuna CanSino, hasta tener mayores datos sobre su efectividad. Este comité asesora a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgo Sanitarios (Cofepris), el órgano regulador mexicano.

Univision preguntó a López-Gatell cuántos datos de los participantes mexicanos se habían utilizado para la aprobación local. “Lo ignoro, yo no participo en ese Comité”, respondió, y pidió a Univision que volviera a otra conferencia de prensa, al día siguiente, para conocer más detalles.

“Estas son deliberaciones de Cofepris (...) esto está reservado”, dijo López-Gatell al día siguiente, visiblemente molesto, en una conferencia en la que acusó a Univision Investiga de pretender desinformar sobre la vacuna CanSino.

¿Sabe usted con cuántos datos de participantes mexicanos en la fase 3 del ensayo se aprobó?, se le preguntó al subsecretario de Salud. “Todas esas deliberaciones están en ese contexto (de información reservada). Yo no soy Cofepris”, respondió López-Gatell.

Sin embargo, en agosto de 2020 se publicó en México una modificación legal que incluye a la Cofepris como parte de los organismos que están adscritos a la subsecretaría que dirige López-Gatell. “Esto significa que la Cofepris está bajo las competencias del doctor López-Gatell. No puede decirse que él es ajeno a esas decisiones”, dijo a Univision José Ramón Cossío, abogado constitucionalista y exministro de la Suprema Corte de Justicia de México.

Univision solicitó una entrevista con Cofepris para conocer los detalles de la aprobación de la vacuna, pero en más de una semana no han respondido.


Efectividad mínima

Los estudios médicos sobre CanSino publicados hasta ahora en revistas especializadas internacionales explican que esta vacuna se basa en la modificación de un tipo de virus llamado adenovirus 5. El adenovirus 5 es un virus de catarro común y está más o menos presente en distintos países del mundo.

“Imagínate que este adenovirus 5 fuera un huevo. Se le quita la yema, la clara y en lugar de lo que venía dentro del huevo, dentro del cascarón viene la información para que nuestro cuerpo produzca la proteína del virus y así estimule una respuesta inmune”, explicó el virólogo mexicano Carlos Sanders, candidato a doctor en ciencias en Universidad de Nottingham.

CanSino fue registrada como una vacuna de una sola dosis. Los resultados de ensayos clínicos de su fase 2 –donde se prueba la vacuna en un pequeño grupo de humanos, principalmente buscando si hay efectos adversos– se publicaron en The Lancet, una de las principales revistas especializadas en medicina del mundo. La compañía ha dicho en un comunicado que se analizaron a 150 participantes para esta parte del ensayo clínico.

El ensayo en la segunda fase encontró que la vacuna sí generaba inmunidad en los participantes y tenía reacciones adversas leves y moderadas. Sin embargo, el hecho de que ese mismo tipo de "virus del catarro" (el adenovirus 5) se encuentre presente en algunos lugares del mundo hizo a los investigadores percatarse de que algunas personas ya tenían anticuerpos a ese tipo de virus y por tanto, esto podría afectar la eficacia de la vacuna en algunas personas.

“Tanto la inmunidad preexistente al adenovirus 5 como la edad avanzada se asociaron con títulos más bajos de anticuerpos neutralizantes (anticuerpos que ayudan a prevenir la Covid-19) después de la vacunación; esto puede limitar su utilidad en lugares donde prevalece la inmunidad preexistente”, explica la base de datos UptoDate sobre CanSino.

UptoDate es una de las bases de datos de referencia para la comunidad médica sobre la literatura y evidencias publicadas. Posee estrictos procesos de revisión y actualizaciones constantes.

La misma base de datos UptoDate hace eco de la preocupación de la comunidad científica sobre la falta de información pública acerca de la efectividad de CanSino. “No se han publicado datos de los ensayos de eficacia; un comunicado de prensa informó una tasa de eficacia del 75%, pero los detalles del ensayo esenciales para la revisión crítica de estos resultados aún no son públicos”. A diferencia de CanSino, el 14 de junio la vacuna Novavax hizo públicos todos los datos interinos de la fase 3 de su ensayo clínico.

A esta falta de información de CanSino se añade el hecho de que, durante su segunda fase de estudio, la compañóa china aceptó que “se considera que la inmunidad anti-adenovirus 5 preexistente es el mayor obstáculo que debe superar la vacuna”.

Esta “inmunidad preexistente” significa que si una persona se infectó en algún momento de su vida con un catarro asociado a este tipo de virus, su cuerpo ya tendría una respuesta inmune contra el mismo; por tanto, l a vacuna podría ser neutralizada por el cuerpo antes de poder generar la respuesta inmune dirigida a SARS-CoV-2 y no podría ofrecer protección contra la Covid-19.

“Uno de los grandes cuellos de botella que había era la aplicación para adultos mayores. Entre edades mayores, la probabilidad de haber estado expuesto al adenovirus tipo 5, usado por CanSino como vehículo para la vacuna, es mayor”, explicó Alejandro Sánchez, doctor en Ciencias Bioquímicas por la UNAM e investigador en el Instituto de Biotecnología de la misma universidad.


Al preguntarle a Ruiz-Palacios, el jefe del ensayo clínico, si la inmunidad mexicana ante el adenovirus provocaría que hubiera menos anticuerpos en la población de México, el jefe del ensayo clínico mexicano dijo que “la tasa de infección por adenovirus 5 en México es bajísima, es menos del 5%, según estudios de hace mucho tiempo”. Ruiz-Palacios no especificó la fecha de esos estudios, y agregó: “la verdad es que no lo sé pero la probabilidad (de que baje la eficacia en la población mexicana) es muy baja”.

Sánchez dijo a Univision que en los últimos años se han publicado al menos cuatro estudios que indican que, contrario a lo que dijo Ruiz-Palacios, el adenovirus 5 sí está muy presente entre la población mexicana.

El 5 de junio, CanSino Biologics aceptó públicamente que aprobaron la vacuna en México con datos de la fase 2, que no incluye estudios específicos sobre la eficacia de la vacuna en grandes grupos de población. ¿Qué significa esto?, se le preguntó a Ruiz-Palacios. “No, no sé. No entiendo por qué. Realmente no podría opinar”, respondió.

Univision ha preguntado a CanSino lo mismo que al organismo regulador mexicano, a la secretaría de Salud y al investigador jefe del estudio clínico local cómo se aprobó la vacuna en el país y cuántos datos locales se utilizaron.

“No, nosotros no tenemos injerencia. O sea, como investigadores y yo en lo personal, como investigador nacional. No, no, no puedo participar en esas reuniones”, dijo el jefe del ensayo clínico de CanSino para México y la región, Ruiz-Palacios.

CanSino aseguró en un comunicado que habían entregado a las autoridades mexicanas los resultados de la fase 2, en febrero, y luego algunos datos preliminares de la fase 3, aunque no informa cuántos pacientes mexicanos, de los 15 mil que participan en el ensayo clínico local, fueron analizados.

CanSino publicó un comunicado de prensa en reacción a un primer artículo de Univision Investiga, que cuestionaba la efectividad local de la vacuna y explicaba que algunos participantes del ensayo clínico han presentado quejas porque consideran que ha habido un manejo deficiente del ensayo. Después del comunicado, Univision Investiga envió un cuestionario a la oficina local de CanSino. Hasta el momento no se ha tenido respuesta.

¿Aprobación apresurada?

México fue el primer país del mundo en aprobar la vacuna CanSino para uso de emergencia. En una actualización de la OMS, fechada el 3 de junio, está anunciado que el dossier de pruebas de CanSino fue aceptado para revisión. El dossier es el documento con todos los detalles de sus ensayos clínicos, que se usa para que una vacuna sea aprobada por la OMS. Sin embargo, e ste dossier aún no tiene marcada una fecha estimada de decisión sobre si será aprobada o no por ese organismo internacional.

El 8 de febrero, el ministro de salud paquistaní, Faisal Sultán, anunció que su gobierno había recibido los resultados preliminares de la fase 3 del estudio de Cansino. Especificó que el estudio incluía varios países y que la eficacia para prevenir casos de Covid sintomáticos era de 65% en el estudio general y subía a 74% en el caso de la población paquistaní que habían estudiado.

Esto confirma que, en efecto, la vacuna tiene particularidades de efectividad, que varían de un país a otro. El 12 de febrero, en Paquistán aprobaron la vacuna.

Casi dos semanas más tarde, el 24 de febrero, CanSino anunció en China que el órgano regulador de ese país había recibido la solicitud de aprobación. El anuncio incluye el mismo dato de una eficacia general de 65% en los resultados preliminares de la fase 3 del estudio. Sin embargo, el comunicado de CanSino en China no especifica los rangos de eficacia mínima, máxima, ni las diferencias de eficacia que encontraron en los distintos países donde se lleva a cabo el estudio.


Un día después, el 25 de febrero, CanSino anunció que el órgano regulador chino había aprobado una “autorización de comercialización condicional” y que continuaría realizando investigaciones posteriores, sobre la efectividad de su biológico.

El 21 de marzo, CanSino fue aprobada para uso emergente por el gobierno de Hungría y en Chile la autorizaron el 7 de abril. “El Comité de Expertos convocado para la evaluación, en su mayoría concluyó que la vacuna es segura, no obstante, se solicitarán mayores antecedentes sobre el seguimiento realizado a los pacientes en el estudio clínico fase 3, para evaluar la duración de la inmunidad lograda”, anunció el boletín del gobierno chileno.

En la información divulgada por el gobierno chileno, se reveló que el estudio previo de la fase 3 de la vacuna, que usaron para aprobar allí, mostraba una eficacia mínima de 39.5%, mucho mayor a la que usó México para informar de la aprobación a la Academia Nacional de Medicina de México, sobre la misma vacuna, dos meses antes.

“Tenemos la otra complejidad del sistema inmunológico, a veces dependiendo de la etnia, por así decirlo, tienes ciertas cuestiones que lo hacen reaccionar de manera diferente a otros”, explicó Sanders.

En Chile, la mediana de efectividad que encontraron fue de 65%, similar a la que CanSino ha informado para otros países y menor a la que hallaron en Paquistán. El estudio consideraba que los participantes del ensayo clínico mostraron esos resultados de inmunidad después de 28 días de que les fue inyectada la vacuna.

Una segunda dosis

En México, se anunció desde febrero que se inyectaría la vacuna de CanSino a 35 millones de personas antes de octubre. El 10 de junio, ya se habían aplicado 4.6 millones de dosis. La mayor parte de los mexicanos vacunados con CanSino son profesores, a quienes los incluyeron en una estrategia masiva de vacunación para volver a clases este 7 de junio, un mes antes de que concluya el ciclo escolar.

Las vacunas que se han aplicado hasta ahora siguen con el esquema de una sola dosis, que anunció CanSino cuando registró por primera vez su estudio clínico a nivel global, en agosto de 2020.

A finales de marzo de 2021, el jefe científico de CanSino, Zhu Tao, dijo en una presentación virtual que la protección de la vacuna podría bajar sustancialmente después de los seis meses, aunque esperaban que se mantuviera por encima del mínimo de 50% de eficacia que solicita la OMS y que harían nuevos estudios.

“Cansino Biologics no ha publicado resultados preliminares de la fase 3 de su ensayo clínico en ninguna revista especializada y solo lo han entregado a algunos gobiernos”, explicó la doctora Lemus-Martin.

En su boletín del 5 de junio, CanSino anunció que han entregado a las autoridades mexicanas algunos resultados de su fase 3, pero no se han hecho públicos y las autoridades tampoco los divulgaron, ante las preguntas de Univision en las dos conferencias de prensa.

“Obviamente la farmacéutica tiene la obligación de dar toda la información. Por la emergencia, muchas personas están dudando por qué las vacunas se hicieron tan rápido. Por ejemplo, la FDA con las vacunas Moderna y con Pfizer se televisó la aprobación, fueron nueve horas en las que se están viendo todos los datos que dio Moderna, Pfizer, para que se viera la aprobación de sus vacunas”.

“Ahí se ponen todos los datos duros del estudio de seguridad tanto de eficacia y se ve como el Comité hace la votación al final. Pero Cansino no ha publicado. Sí se tendría que hacer pública cierta información, por lo menos de la eficacia, que es lo que se está dudando”, dijo Lemus-Martin.

Las dudas de los especialistas no están enfocadas a creen que la vacuna es peligrosa, sino en cuán eficaz resulta, con una sola dosis.

Mientras en México avanzaba la vacunación masiva con una sola dosis, los participantes del ensayo clínico local recibieron un comunicado interno, el 6 de mayo, en el que les anunciaban que harían estudios de inmunidad con una segunda dosis de refuerzo.


Alejandra Armenta, una de las participantes del estudio, interpuso una queja ante el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, que lidera el estudio local, porque había un cambio radical en las reglas del ensayo clínico y no se les explicaba a los participantes cuál era el motivo.

Otros participantes del mismo ensayo dijeron a Univision que ellos recibieron el mismo comunicado y que no les dieron explicaciones del motivo, no les contestaron llamadas ni mensajes y no los han convocado para la segunda dosis de vacunación.

“Han sido eventos aislados, desafortunados, porque mantenemos siempre un contacto muy cercano”, respondió Ruiz-Palacios a las quejas de los participantes.

Un mes más tarde, el 6 de junio, quedó registrado en las bases de datos de la OMS que Cansino había puesto en curso una fase 4 de los estudios de su vacuna. En la fase 4, registrada oficialmente el 10 de mayo, se está estudiando por lo menos a 300 participantes chinos, a quienes se les inyectará una segunda dosis de refuerzo de la vacuna, que se había anunciado originalmente como una de una sola dosis. Este estudio debe concluir en diciembre de 2021, según el registro.


“En la fase 3 una de las cosas que te vas a dar cuenta, eventualmente, es si los títulos de anticuerpos o la protección de una vacuna, bajan. Pfizer y Moderna hace tiempo que concluyeron sus estudios de fase 3 y siguen dando seguimiento”, dijo Sanders.

El estudio que registró Cansino en mayo explica que reclutarán a 300 participantes chinos, 200 de ellos con una vacuna CanSino previamente inyectada. A estos, les pondrán una segunda dosis de la vacuna en tres y seis meses. Los otros 100 recibirán una segunda dosis de la vacuna entre uno y tres meses después. Luego analizarán en todos los participantes cuántos anticuerpos han generado, tras las dosis de refuerzo.

“Si se requiere, las autoridades (mexicanas) tienen que comunicar si las personas, los docentes, que ya se vacunaron, en cuánto tiempo necesitarán ir otra vez para que se les aplique una segunda dosis. Por eso la importancia de que se transparenten en los datos”, dijo Lemus-Martin.

El doctor Ruiz-Palacios confirmó que sí están evaluando una dosis de refuerzo. “Hay muy pocas (vacunas) que solo con una dosis es suficiente para infecciones nuevas en el humano, en donde no hay ninguna memoria, es de esperarse que se requiere una segunda dosis para montar una memoria sólida y efectiva”.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés