null: nullpx
Bolivia

Evo Morales renuncia a la presidencia de Bolivia en medio de protestas y presión de las Fuerzas Armadas

La renuncia se da luego de que el comandante de las Fuerzas Armadas le pidió salir del cargo para garantizar la estabilidad en el país tras los polémicos comicios del pasado 20 de octubre. En la noche, Morales dijo en su cuenta de Twitter que la policía anunció que tiene una orden detención "ilegal" en su contra, pero el comandante del cuerpo lo negó.
10 Nov 2019 – 3:15 PM EST

Evo Morales renunció este domingo a la presidencia de Bolivia, poco después de que el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas le pidió dejar el cargo para garantizar la estabilidad en la nación en medio de protestas por su cuestionada reelección en los comicios del 20 de octubre, en los que hubo denuncias de fraude. Su salida tras casi 14 años en el cargo sumió a Bolivia en un vacío institucional, pues quienes debían sucederlo también dimitieron este domingo.

Entrada la noche, el renunciante Morales dijo en su cuenta de Twitter que la policía anunció que tiene una orden detención "ilegal" en su contra. "Asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio. Los golpistas destruyen el Estado de Derecho", señaló Morales.


Sin embargo, en declaraciones a la televisión privada, el general Yuri Vladimir Calderón, comandante nacional de la Policía, negó las afirmaciones del expresidente boliviano. "Quiero hacer conocer a la población boliviana que no existe orden de aprehensión alguna contra funcionarios del Estado como Evo Morales y los ministros de su gabinete".

El líder indígena, que había asumido el poder en 2006, ganó las elecciones de octubre pasado, pero el conteo de votos se detuvo inexplicablemente durante casi un día, lo que provocó las acusaciones de fraude y disparó protestas de la oposición, huelgas y bloqueos de carreteras.

"Tengo la obligación de buscar esta paz (...) por esta y muchas razones estoy renunciando, enviando mi carta de renuncia a la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia", dijo Morales en un mensaje televisado durante la tarde para informar su dimisión. En el mismo, Morales denunció que con su renuncia se consuma el “golpe de Estado que hemos venido denunciando desde el 21 de octubre”, un día después de los polémicos comicios.

Al finalizar su discurso, Morales dijo que volverá a sus bases, en el Chapare, donde lideró el sindicato cocalero desde donde se catapultó a la política.

Su decisión se dio poco después de que el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, le pidiera su salida para permitir "la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad, por el bien de nuestra Bolivia”.

La presión por su renuncia había arreciado durante la jornada pese a que Morales había anunciado previamente en el día la convocatoria de nuevas elecciones generales tras conocerse un adelanto del informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que recomienda la repetición de los comicios celebrados en octubre, que lo dieron como ganador en un resultado que no ha sido aceptado por gran parte del pueblo boliviano.

Según el informe, resulta "estadísticamente improbable" que, pese a ganar los comicios, Morales haya obtenido los 10 puntos porcentuales necesarios para evitar un balotaje con el liberal Carlos Mesa, quien resultó segundo.

En una breve comparecencia en la que no citó este informe, Morales aseguró que la nueva cita con las urnas se celebrará con un órgano electoral renovado, ante las denuncias de fraude en la primera vuelta. "He decidido convocar a nuevas elecciones", afirmó el mandatario desde el hangar presidencial del aeropuerto internacional de El Alto, ciudad vecina de La Paz.

📷"Fuera Evo": el intenso domingo que puso fin a los 13 años de Evo Morales en la presidencia de Bolivia

Loading
Cargando galería

El renunciante mandatario había comparecido acompañado de representantes de movimientos sociales afines a su Gobierno y dijo haberles consultado antes de tomar la decisión. También había señalado la derogación de todos los miembros del Tribunal Supremo Electoral, al que la oposición y los comités cívicos acusan de fraude electoral en la victoria que concedió a Morales un cuarto mandato consecutivo hasta 2025.

Al respecto, había indicado que el Parlamento boliviano, el órgano competente para renovar el tribunal electoral, iniciará próximamente el proceso para nombrar nuevos vocales.

Por su parte, la presidenta del Tribunal Supremo Electoral, María Eugenia Choque Quispe, presentó su renuncia "irrevocable", y dijo que lo hace para someterse a "cualquier investigación".

No queda claro por el momento quién asumirá las riendas de la nación, pues el vicepresidente, Álvaro García Linera, y la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra Arriaza, eran los siguientes en la línea de sucesión y renunciaron a sus cargos poco después de haberlo hecho Morales.

Aliados de Morales denuncian un "golpe de Estado"

Aliados de Morales en la región, como el presidente venezolano, Nicolás Maduro, denunciaron rápidamente un "golpe de Estado" en contra del renunciante mandatario que estuvo 13 años y nueve meses en el poder, el período más prolongado de la historia de Bolivia.

"Condenamos categóricamente el golpe de Estado consumado contra el hermano presidente @evoespueblo. Los movimientos sociales y políticos del mundo nos declaramos en movilización para exigir la preservación de la vida de los pueblos originarios bolivianos víctimas del racismo", escribió Maduro en su cuenta de Twitter.


"La derecha con violento y cobarde golpe de Estado atenta contra la democracia en Bolivia. Nuestra enérgica condena al golpe de Estado y nuestra solidaridad con el hermano presidnte Evo", tuiteó por su parte el mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel.

En México, el canciller Marcelo Ebrard aseguró que ofrecerían asilo a Morales e informó que 20 funcionarios del país andino habían acudido ya a la embajada mexicana allí.


Previamente en el día, Estados Unidos había apoyado el llamado a nuevos comicios presidenciales en Bolivia luego del informe de la OEA. En un comunicado, el secretario de Estado, Mike Pompeo, señaló que con el fin de "restaurar la credibilidad del proceso electoral, todos los funcionarios del Gobierno y los funcionarios de cualquier organización política implicada en las elecciones defectuosas del 20 de octubre deben hacerse a un lado del proceso electoral".

El jefe de la diplomacia estadounidense llamó igualmente a los diferentes actores a abstenerse de la violencia "durante este tiempo tenso" y aseguró que continuarán trabajando con sus socios internacionales "para asegurar que perdure la democracia en Bolivia".

En medio de la convulsión en la nación sudamericana, al menos tres personas resultaron heridas por disparos de armas de fuego en una carretera del altiplano de Bolivia al paso de una caravana de mineros que se dirigía a La Paz para sumarse a protestas en contra del presidente.

Los enfrentamientos entre partidarios y detractores de Morales desde que el día después de los comicios comenzaron las sospechas de manipulación de votos han costado al menos tres muertos y 384 heridos, según datos de la Defensoría del Pueblo de Bolivia.

¿Por qué protestan en Bolivia? Los motivos de la movilización que ha sacado a miles a las calles

Loading
Cargando galería
Publicidad