null: nullpx
Nicaragua

Ortega sigue perdiendo aliados: Argentina y México llaman a consultas a sus embajadores en Nicaragua

La presión internacional está en su clímax esta semana: la OEA volverá a sesionar para conocer un informe actualizado sobre Nicaragua; la alta comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, abordará la situación y el Senado estadounidense aprobará este martes la ley "Renacer”.
21 Jun 2021 – 04:58 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

MANAGUA, Nicaragua.- La madrudaga de este lunes, un contingente policial tumbó a patadas las puertas de la casa de Miguel Mora, el quinto precandidato presidencial opositor arrestado por el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo en el último mes. Lejos de amainar, la escalada represiva continúa con una tenaz cacería que ya suma 18 dirigentes sociales, políticos y empresariales apresados. La comunidad internacional mira atónita la situación nicaragüense y, horas después de la detención de Mora, Argentina y México anunciaron conjuntamente que llamaron a consulta a sus embajadores acreditados en Managua.

Esto es un golpe para la ya cuestionada administración sandinista, al tratarse de dos países latinoamericanos cuyos gobiernos han demostrado simpatía ideológica con el sandinismo.

Llamar a consultas a un embajador solo ocurre en situaciones delicadas. El comunicado emitido por ambas naciones lo resume claramente: “Los gobiernos de México y la República Argentina informan que el día de hoy instruyeron a sus embajadores en la República de Nicaragua, Gustavo Alonso Cabrera Rodríguez y Mateo Daniel Capitanich, respectivamente, a trasladarse a sus respectivas capitales, con el objetivo de realizar consultas sobre las preocupantes acciones políticas-legales realizadas por el gobierno nicaragüense en los últimos días que han puesto en riesgo la integridad y libertad de diversas figuras de la oposición (incluidos precandidatos presidenciales), activistas y empresarios nicaragüenses”.

La decisión de Argentina y México ocurre menos de una semana después que el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobara una resolución condenando la situación en Nicaragua. La medida contó con un apoyo histórico de 26 votos a favor, tres en contra y cinco abstenciones, entre ellas las de Argentina y México. Aunque se abstuvieron en la votación alegando la no intervención en los asuntos internos, una postura que respalda el discurso de Ortega de “no injerencia”, los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández expresaron su preocupación por la oleada de detenciones en Nicaragua.

Cargando Video...
La OEA condena al régimen de Daniel Ortega y exige la liberación de los presos políticos en Nicaragua


De inmediato, la abstención de ambas potencias fue criticada ampliamente debido a la gravedad de la escalada represiva del gobierno Ortega-Murillo, que incluso se ha ensañado con exguerrilleros históricos de la revolución sandinista, como Dora María Téllez y Hugo Torres.

“Es inaceptable que los gobiernos de Alberto Fernández, en Argentina, y Andrés Manuel López Obrador, en México, decidan no acompañar a las numerosas víctimas de la crisis de derechos humanos en Nicaragua”, criticó Ericka Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional. También José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch, lamentó el argumento con el que ambas naciones justificaron su abstención en la OEA. “Una cosa es buscar una salida negociada a esta crisis y otra cosa muy distinta es decir estos disparates”, expresó Vivanco.

A lo que se refiere el director de Human Rights Watch con “una salida negociada a esta crisis” es a una supuesta propuesta diplomática anunciada por Argentina y México de cara a la liberación de los presos políticos y las elecciones fechadas para noviembre próximo, un proceso que con esta escalada represiva se torna más incierto, según analistas políticos basados en Managua.

Sin dos aliados de peso

Con el anuncio del llamado a consultas de los embajadores argentino y mexicano, el gobierno Ortega-Murillo pierde a dos de sus principales aliados en el sistema interamericano. Fuentes diplomáticas consultadas por Univision Noticias consideran que al gobierno del presidente de Argentina, Alberto Fernández, las críticas tras la abstención de su país en la OEA lo llevaron a dar pasos para reivindicarse. Pero las fuentes no tienen certezas si con la salida de los embajadores de Managua la propuesta de una negociación —hecha por ambos países— todavía sigue en pie.

“Lo que yo te puedo decir es que, por ahora, la propuesta diplomática de Argentina y México está cerrada con el llamado de sus embajadores”, dijo a Univision Noticias el exdiputado y analista político Eliseo Núñez. “Esta es la penúltima acción que se hace en diplomacia como método de protesta. Después vienen la ruptura de relaciones y declaraciones de non grato. Ortega acaba de cerrar cualquier salida diplomática. El que pierde la oportunidad es el país, pero a Ortega no le importa, porque su apuesta es el partido hegemónico y una sociedad cerrada. Además del peligro que corremos los políticos, el siguiente paso es la estatización de la economía de Nicaragua. No podés tener un régimen cerrado con una economía abierta. Es incompatible”, sostuvo Núñez.

Más presión internacional

La OEA volvió a convocar a su Consejo Permanente este miércoles 23 de junio para recibir un informe actualizado sobre la situación de Nicaragua. Se prevé que esta vez las posturas de Argentina y México varíen, dejando a Nicaragua completamente aislada en el organismo, solo con el apoyo de Bolivia y San Vicente y las Granadinas que votaron en contra de la resolución de la semana pasada.

La presión internacional se ha redoblado contra el régimen sandinista. Este martes la alta comisionada para los derechos humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, presentará otro informe sobre la situación en Nicaragua, lo que abre las puertas a más amonestaciones internacionales a Managua, en un momento en el que también la Unión Europea amenaza con suspender a Nicaragua del Acuerdo de Asociación con Centroamérica.


Estados Unidos también ha anunciado más sanciones para el gobierno de Ortega. El senador Bob Menéndez dijo que este martes el Comité de Relaciones Exteriores del Senado aprobará la “Ley Renacer”. Esta ley exige castigos específicos para lograr avances en las elecciones previstas para noviembre de 2021 en Nicaragua. Al mismo tiempo, coordina sanciones con Canadá y la Unión Europea; refuerza las excepciones humanitarias y de derechos humanos para los préstamos de instituciones financieras internacionales; y amplía los mecanismos de supervisión sobre los préstamos de esas instituciones.

Aunque voceros del gobierno de Ortega han dicho que pretenden una negociación directa con “los gringos”, por ahora lo que se avecina son más sanciones estadounidenses. No obstante, el régimen sandinista continúa subiendo más la represión. Este lunes envió una comunicación a uno de sus pocos aliados en la región: Cuba.

“Estos son días para vivir y revivir la visión inspiradora de Fidel, que más vigente que nunca nos llega a tod@s, fortaleciendo nuestras Históricas Valentías, siempre luchando y siempre mostrando la Hidalguía Victoriosa de Pueblos que sabemos convertir los desafíos en Triunfos (sic)”, se lee en el comunicado.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés