null: nullpx
Crisis en Venezuela

Activistas proMaduro toman la sede de la embajada de Venezuela en Washington

Desde hace dos semanas, un grupo de activistas organizados bajo el nombre Colectivo para la Protección de la Embajada tomaron la sede apoyados por los exempleados afines al mandartario Nicolás Maduro. EEUU dijo que podrían ser desalojados si así lo decide el presidente interino, Juan Guaidó.
26 Abr 2019 – 5:06 PM EDT

Una treintena de estadounidenses a favor del chavismo tomó desde hace dos semanas la sede de la embajada de Venezuela en Washington, cuya representación es parte de la pugna política entre el mandatario Nicolás Maduro, que se niega a aceptar nuevas elecciones y entregar el poder, y el presidente interino Juan Guaidó, que designó a un nuevo representante en Estados Unidos al catalogar a Maduro de ilegítimo.

Estados Unidos, uno de los más de 50 países que reconocen a Guaidó, aseguró que debe ser el mandatario interino quien decida en qué momento los activistas deben desalojar la sede diplomática. "Este es un asunto que debería ser discutido entre el embajador (Carlos) Vecchio y las fuerzas de seguridad", dijo en una rueda de prensa Elliot Abrams, el representante de Estados Unidos para atender la crisis venezolana.

Los activistas que ocupan desde hace 15 días la embajada se agruparon bajo el nombre de Colectivo para la Protección de la Embajada y han forrado el edificio con pancartas que muestran mensajes de rechazo a Guaidó. "No eres bienvenido aquí", "no al golpe" y "no a la guerra por el petróleo", fueron algunos de los que se leyeron. Además, pegaron una pancarta en blanco y negro con los ojos del fallecido expresidente Hugo Chávez.

Desde la ONU, el canciller de Maduro, Jorge Arreaza, dijo que si Estados Unidos intenta ingresar a la sede recibirá una respuesta similar. "Qué locura sería (que Estados Unidos decidiera) ingresar allí ilegalmente. ¿Nosotros hemos propuesto acaso eso en la sede de la embajada de los EEUU en Caracas? Ahora, si lo hicieran ellos tendríamos que pensar cómo reciprocar (sic.) en ese caso", dijo.

Abrams reclamó que el edificio es "territorio soberano venezolano" y dijo que los activistas, que ingresaron con la anuencia de los exfuncionarios de Maduro, "tienen que irse".

La sede de la embajada de Venezuela en el lujoso barrio de Georgetown está cerrada desde de que Estados Unidos reconociera a Guaidó como presidente y retirara las credenciales a los funcionarios designados por el régimen chavista.

La Organización de Estados Americanos (OEA) votó mayoritariamente el 10 de abril a favor de aceptar al enviado de Guaidó, Gustavo Tarre, como representante de Venezuela hasta que se realicen nuevas elecciones en el país sudamericano.

El plazo para que la delegación de Maduro saliera del edificio se vencía este jueves, pero los activistas aseguraron que no se moverán de allí.

"Creo que nunca antes en la historia de nuestro país personas comunes y corrientes habían dicho que no van a dejar que un grupo de personas sin legitimidad venga y tome el control de una embajada", dijo a la agencia AFP Medea Benjamin, militante de la organización Code Pink. Ella agregó que Maduro "fue electo, está en el poder y es reconocido por la ONU".

"Hay ciudadanos de los Estados Unidos que sabemos muy bien cuál ha sido el resultado de nuestras intervenciones en América Latina (...) y estamos tratando de evitar eso", agregó.

Otro de los militantes, David Paul, viajó desde San Francisco para ser parte de la protesta. "Yo veo que nuestro gobierno está haciendo con el gobierno de Maduro algo similar a lo que hizo contra otros gobiernos que están tratando de desarrollar un camino independiente", dijo a la agencia.

Venezuela vive desde hace unos años su peor crisis en todo sentido. Sus habitantes no consiguen los alimentos o medicinas —incluso básicas— que necesitan, y aunque las hallaran muchos no podrían pagarlas por la severa inflación que vive el país. A eso se ha sumado que el deterioro del sistema eléctrico —abandonado por años— ha devenido en un mayor número de cortes de luz que llegan a prolongarse por horas. La consecuencia: decenas de personas han fallecido en hospitales en mitad de tratamientos o procedimientos de vida o muerte. Además, la escasez de agua potable es cada vez mayor y ha llevado a los venezolanos a buscar el líquido incluso en desagües.


En fotos: Más de un millón de niños migrantes venezolanos necesitará protección y acceso a servicios básicos en 2019

Loading
Cargando galería
Publicidad