null: nullpx

A un mes del asesinato del periodista Javier Valdez, el gremio mexicano sigue trabajando sin garantías

El gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto se comprometió a dar seguridad a los comunicadores, pero reporteros locales aseguran que nada ha cambiado, pues siguen corriendo el riesgo de perder la vida cada vez que informan sobre la violencia o la corrupción en el país.
15 Jun 2017 – 6:03 AM EDT

Ciudad de México.- Este jueves se cumple un mes de ocurrido el asesinato del periodista Javier Valdez, un crimen que sigue sin ser resuelto. Tras este hecho, el gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto se comprometió a garantizar la seguridad de los comunicadores, pero reporteros entrevistados por Univision Noticias aseguran que nada ha cambiado, pues siguen corriendo el riesgo de perder la vida cada vez que informan sobre la violencia o la corrupción en México.

“El homicidio de periodistas y defensores de derechos humanos es síntoma de un fenómeno mayor de impunidad, al que se debe poner punto final”, dijo a mediados de mayo el presidente mexicano, llamando a todas las instituciones a proteger a los periodistas. “Castiguemos con todo el peso de la ley a quienes atentan contra su labor”.

El riesgo de ser un periodista local

“Aunque la muerte de Javier duele” y “las garantías aquí no existen, tenemos que informar. Tenemos que dar a conocer la verdad”, dice a Univision Noticias el periodista indígena purépecha José Estrada Serafín, quien ha documentado el “infierno” desatado en el estado de Michoacán, una entidad azotada por el crimen organizado y donde hace tres semanas secuestraron al reportero Salvador Adame.

Estrada Serafín explica que en ocasiones él tiene que invertir de su propio dinero para llegar a lugares lejanos y donde ocurren injusticias, “porque a veces el medio para el que estás trabajando no paga los viáticos (gastos del viaje), pero vas porque son historias locas (violentas) que se tienen que informar”.


“Ya no sabes si es el gobierno o el narco”, expresa José, al ser cuestionado sobre cuál es la peor amenaza para el gremio en la región donde él trabaja.

La organización que protege a periodistas Artículo 19 ha documentado en diversos informes que los reporteros locales, como lo fue Javier Valdez, son quienes enfrentan mayor peligro, pues no solo tienen que ir por las historias en medio de las balas y agresiones por parte de funcionarios públicos, sino que además padecen violencia dentro de los medios de comunicación, empresas que no siempre les otorgan sueldos justos, seguridad social o en ocasiones les coartan la libertad de expresión ante presiones del gobierno o del crimen organizado.

Al norte de México, en el fronterizo estado de Tamaulipas, los comunicadores también se juegan la vida en medio de una guerra abierta entre grupos rivales del crimen organizado. Es el caso del reportero David Castellanos, quien dice a Univision Noticias que “los periodistas de provincia estamos desamparados”.

Por esa razón, las coberturas sobre la violencia se hacen con cautela, ingenio e inteligencia, cuidando el lenguaje pero a la vez sacando datos que sirvan a la ciudadanía, asegura Castellanos, quien cuestionó que el gremio se ha olvidado de voltear hacia los estados.

“Es reprochable que tras la muerte de un periodista, hay políticos, activistas, compañeros de medios que se suben, como se dice vulgarmente, al ‘tren del mame’ (opinar sobre una tendencia). ¡Ay, mataron a tal persona y todos en apoyo! Pero antes, ¿qué hicieron por Javier? ¿Qué hicieron por la compañera de La Jornada? ¿Qué han hecho por los colegas de Guerrero, Michoacán o Tamaulipas? ¿Qué han hecho por todos los reporteros (locales) que todo el día están lidiando con presiones, llamadas o amenazas?”, critica el reportero tamaulipeco.


En el sureño estado de Oaxaca la situación también es complicada, desde ahí el periodista José Luis Plata narra que las autoridades y los organismos de derechos humanos solamente archivan las denuncias de agresiones contra comunicadores, dejando en la impunidad a los responsables.

“Es una broma de mal gusto que quieran crear mecanismos, antes de brindar seguridad, antes de tener una base sólida, porque llevan muchos años con el mismo discurso, pero se ha incrementado la violencia contra nosotros”, dice a Univision Noticias José Luis Plata.

“Nosotros no hemos tenido cursos de preparación, tenemos que resolverlo. En el momento vamos viendo cómo cubrir, tratamos de ser prudentes, pero a veces nos gana la emoción de la cobertura. Tenemos que usar nuestras propias estrategias para salvaguardar nuestra integridad”, relata el reportero oaxaqueño.

Crimenes sin resolver

En lo que va del año, han asesinados a seis periodistas. La mayoría de ellos se encontraban informando sobre hechos de corrupción o sobre el crimen organizado.

Las víctimas son Juan José Roldán en el estado de Tlaxcala; Maximino Rodríguez Palacios, en Baja California; Cecilio Pineda, en el sureño estado de Guerrero; Ricardo Monlui, en Veracruz; Miroslava Breach en Chihuahua; y Javier Valdez, en Sinaloa.

Ninguno de estos crímenes ha sido resuelto. En tanto, el gobierno mexicano anunció que dará una recompensa de un millón y medio de pesos (unos 80,000 dólares) a quien brinde información que conduzca a la captura de los asesinos.

Esta medida ha sido cuestionada por el gremio, pues “las autoridades están demostrando que hay una fuerte incapacidad para investigar”.

Este jueves, miles de personas saldrán a las calles de algunas ciudades mexicanas para exigir justicia por los reporteros agredidos, desaparecidos y asesinados, y además para reclamar garantías que permitan la libertad de expresión, pues México es uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo debido a la falta de voluntad política para acabar con la impunidad que permite a grupos criminales, funcionarios corruptos y cárteles de la droga silenciar a sus críticos. Esta es la conclusión principal de un informe especial del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

Una investigación publicada por Univision Noticias refiere que 112 periodistas fueron asesinados desde el año 2000. La mayoría de los crímenes siguen impunes por las amenazas del crimen organizado y la pasividad del gobierno.

Imágenes: estos periodistas han sido asesinados en México

Loading
Cargando galería


Publicidad