publicidad
Una consejera le dijo a Brenda Gomez que tenía potencial y que podía llegar lejos.

"Te pueden quitar a alguien de tu familia pero tu educación siempre la vas a tener"

"Te pueden quitar a alguien de tu familia pero tu educación siempre la vas a tener"

Cuando Brenda Gomez Solis tenía 11 años deportaron a su papá a México. Ahora estudia sociología y español en Loras College, en Dubuque, Iowa. Solo le falta un año gracias a su perseverancia y a que dos benefactores, contactados por la universidad, la ayudan a costear los gastos. Su permiso DACA expirará en octubre de 2018.

Una consejera le dijo a Brenda Gomez que tenía potencial y que podía lle...
Una consejera le dijo a Brenda Gomez que tenía potencial y que podía llegar lejos.

La gente me decía que nunca iba a acabar la escuela y eso me motivaba a demostrarles que yo sí podía terminarla, que iba a ser alguien en la vida, que no me iba a quedar atrás. Siempre tuve esa mentalidad de que si tú me dices que no puedo, yo te voy a demostrar que sí puedo. Lo voy a hacer y lo hice.

En el momento en el que empecé a buscar universidad todavía no tenía carro, así que averigüé en internet universidades que quedaran cerca. Las únicas eran Clarke University, University of Dubuque y Loras College.

Cuando visité Loras College me enamoré. No me gusta caminar, ni nada, y la universidad tiene bastantes colinas, pero es súper bonita y las personas son muy buenas. Además, ofrecen español como major y desde que yo era chiquita ese era un título que quería obtener porque sé español y con ese diploma me va a ir mejor.

Empecé el college en enero de 2015, en vez de en agosto de 2014 que era cuando me correspondía si hubiese entrado apenas me gradué de high school. Tuve que trabajar y guardar dinero para poder pagar lo que no iba a recibir de ayuda financiera.

Creo que para uno que es hispano, el dinero es lo más difícil. Yo, que soy indocumentada y no puedo aplicar al FASFA para tener ayuda federal o del estado. ¿De dónde saco dinero si no es trabajando?

Hace como un año iba básicamente a abandonar, porque otra vez me encontré en esa situación donde no tenía dinero para poder seguir estudiando. Hablé con mi profesora de español, que también es mi consejera, y le dije lo que estaba pensando y que ya no iba a poder seguir.

publicidad

Mi plan era dejar la universidad por un año, trabajar, y luego regresar otra vez. Pero ella me contó que muchos alumnos que ella ha conocido han dicho lo mismo, pero nunca regresaron. Me dijo que vio en mí el potencial de que yo podía llegar lejos. Habló con una señora del departamento de ayuda financiera y de ahí hablaron con el presidente del college para buscar donantes que me pudieran ayudar. Esa es la única razón por la que sigo estudiando.

A uno de los benefactores lo conozco. En mi corazón le estoy súper agradecida y ya se lo he dicho mil veces, porque estoy en comunicación con él. Me encantaría conocer a la otra persona y decirle cara a cara cómo me siento. Sino fuera por ellos, o ellas, mi sueño de seguir hacia adelante y luchando por un futuro mejor, que fue la razón por la que mis padres me trajeron a Estados Unidos, no pudiera ser cumplida.

Mi papá está en Veracruz

Llegué a Estados Unidos a los tres años. Mi papá se vino antes y luego nos trajo a mí y a mi mamá. Llegamos al estado de Georgia, donde viví y estudié toda mi vida.

Brenda Solis debió enfrentar el bullying cuando era estudiante de secundaria por ser indocumentada Univision

Tengo DACA. Se me acaba en octubre de 2018 y me siento mal porque es como otro periodo de mi vida en que no sé lo que va a pasar, pero al mismo tiempo no pierdo las esperanzas.

A finales de octubre se cumplieron nueve años desde que deportaron a mi papá. Fue un tiempo muy duro para mí porque yo tenía como 11 o 12 años, y en realidad no sabía lo que estaba pasando.

Fue un momento en la vida de todos nosotros, de mis hermanos y de mi mamá, en el que no sabíamos cómo íbamos a seguir adelante sin mi papá. Yo tengo 21 años. Tengo un hermano que tiene 15, una hermana que acaba de cumplir 14 y otra que tiene 13. Ellos estaban chiquititos y siento como que de alguna manera nosotros quedamos traumados por eso que sucedió.

Cuando eso pasó, yo estaba en casa con mi mamá. Era de noche y llegaron buscándolo. En ese entonces yo no sabía que los policías necesitaban una orden de registro para entrar a la casa y revisar. Entonces, siendo niña y con mi mamá que no sabía inglés, los dejé entrar cuando tocaron la puerta y me dijeron que iban a revisar. Eran dos policías: uno buscaba alrededor y el otro nos tenía en la cocina apuntándonos con su pistola.

"A finales de octubre se cumplieron nueve años desde que deportaron...
"A finales de octubre se cumplieron nueve años desde que deportaron a mi papá".

Mi papá ahorita está en Veracruz, México. Desde que lo deportaron no lo he vuelto a ver. Mi mamá trató de convencerlo de que regresara, pero yo siento que cuando a él lo deportaron le metieron ese miedo de que si regresa las cosas podrían ser peores, entonces él ya no quiso volver.

Mi relación con él no es como yo quisiera que fuera, porque quisiera poder tenerlo aquí para que él viera qué tan lejos he llegado. Creo que hablo más con él por mensajes que por teléfono. No me pregunten por qué, porque ni yo sé. Hablamos de mis hermanos, de cómo estoy, de mis estudios, de los de mis hermanos, de mi vida en la casa.

Recuerdo que cuando a mi papá lo deportaron siempre me decía tú sigue adelante, tienes que estudiar duro para algún día poder ser alguien en la vida. Dentro de mí yo siento que mi papá es la razón por la que seguí adelante. Luché y sigo luchando día con día para tratar de dar lo mejor de mí en todas mis clases. Hasta cuando estoy en el trabajo, como mesera en un casino de Dubuque, a veces me dan ganas de no hacer nada, pero sé que tengo que seguir.

publicidad

Me falta un año para graduarme, terminaré mi carrera en diciembre de 2018. Estoy estudiando español y sociología y quiero trabajar con una organización sin fines de lucro ayudando a familias de bajos recursos.

En mi corazón siempre sentí que no había forma de que terminara una carrera en la universidad. Jamás en mi vida hubiera imaginado llegar tan lejos como he llegado. La razón por la que estoy aquí es porque tengo muchísima ayuda. Lo que pago al mes, al año, no se compara en nada con lo que pagan otras personas.

Lucha por sus sueños. Si quieres ir a la universidad o terminar la escuela, hazlo. Te pueden quitar una casa, un carro, hasta alguien de tu familia, pero siempre vas a tener tu educación, siempre va a estar contigo, todo lo que aprendas en la vida, en la escuela, siempre va a estar ahí. Eso es algo que nadie te puede quitar.


Olivia Liendo realizó entrevistas y el trabajo de edición de esta historia.

Una latina narra el camino trazado hasta Cornell University
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad