null: nullpx
Accidentes

¿Es realmente posible extraer el submarino argentino ARA San Juan hasta la superficie?

Dos expertos en salvamento explican que son muchos los riesgos que se correrían al subirlo a la superficie, entre ellos que la nave se parta. Un perito naval considera que ya hay elementos que pueden ir adelantando algunas respuestas.
20 Nov 2018 – 10:53 PM EST

Extraer el casco del submarino ARA San Juan no parece fácil. Está a 907 metros de profundidad, encallado en una zona de caños y abismos y con toneladas de agua por encima en un mar revuelto y complicado que lo separa de la superficie. Todas estas condiciones dibujan el peor escenario para poder subirlo a la superficie.

Sin embargo, después de que la empresa estadounidense Ocean Infinity encontrara la nave el pasado viernes por la noche, para las familias, la extracción de este buque del fondo del mar es una exigencia sin condiciones: quieren recuperar los cuerpos de los 44 tripulantes de la nave, que son sus esposos, hijos, padres, y quieren además saber exactamente qué falló.

¿Existe la tecnología para traer al ARA San Juan a la superficie? "Posiblemente", responde Eugenio Dimier, exjefe de la Estación de Salvamento y Buceo de Mar de Plata en 1985, justo cuando este submarino alemán llegó a Argentina. "La pregunta es si tiene sentido extraerlo", asegura a Univision Noticias.

Después de la explosión que ocurrió en la nave y su descenso hasta pasar a una profundidad de colapso e implosión, cree que son muchos los daños que ya tiene la estructura. "Si lo extraes para peritaje, lo que puedes es perder la pieza de investigación porque puede partirse y hundirse nuevamente".

Durante el fin de semana, las autoridades argentinas insistieron en que el país no cuenta con la tecnología para recuperar el buque. Y aunque la tuvieran, aseguraron que es la jueza Marta Yanez, a cargo de la investigación, quien tiene la última palabra sobre qué debe pasar con él.

Carlos Villa, exjefe del Servicio de Salvamento de la Armada y gerente técnico de la empresa de buceo argentina Hydroservice, estima además que una operación de este tipo puede tardar mucho tiempo y coincide en sus complicaciones y lo costosa que puede ser para Argentina. Él, sin dudar, asegura que no traería el buque a la superficie.

"Creería que esa tiene que ser la tumba final de los 44 tripulantes del ARA San Juan. No creo que se pueda obtener mucho si se saca a la superficie".

Una prueba útil

Carlos Paz es perito naval en salvamento y buceo en Argentina. Él es de los que piensan que si la justicia necesita más pruebas para determinar lo que pasó con el submarino, debe ser extraído. "El rescate es posible y debe ser analizado para ver la factibilidad técnica y el costo, pero es posible", dice al teléfono.

"Se puede generar un diseño a la medida (del equipamiento con barcos grúas especiales) y hay antecedentes de trabajos con muchísima dificultad técnica que fueron llevados a cabo sin problemas", agrega. Se refiere al caso del submarino ruso K-141 Kursk, que fue extraído por un equipo holandés con tecnología especializada y embarcaciones diseñadas específicamente para este rescate. Reconoce que en este caso, la nave se encontraba a menos profundidad.

Por ahora, considera que hay algunas cosas que se pueden ir adelantando para comprender qué ocurrió el 15 de noviembre de 2017, cuando la nave regresaba de Ushuaia rumbo a Mar de Plata, a 240 millas naúticas (unos 430 kilómetros) del Golfo San Jorge y desapareció.

Entre ellas, esperar a que se conozca lo que revelan las 57,000 fotografías que fueron tomadas por los equipos submarinos de la compañía Ocean Infinity, la que halló el buque. Con ellas, explica, se reconstruirá un modelo en 3D que dirá con certeza cuál es el estado real del cuerpo de la nave y si es posible su extracción. "Sin eso, difícilmente se puede periciar", advierte.

Lo hallaron un año después: las fotos del submarino ARA San Juan en el fondo del océano

Loading
Cargando galería

La reconstrucción 3D, explica, puede dar pistas sobre fallas críticas en el snórkel que permitieron la entrada de agua a las baterías de proa, lo que generó el incendio reportado por la tripulación. Y también permitirán ver la deformación en el casco y tener una primera idea de cuánto daño se pudo haber generado en el interior y a quienes viajaban en la nave.

Otro elemento importante para la investigación, antes de una extracción, es la revisión del logbook del submarino, el libro donde queda registrada toda la información de la nave, sus mantenimientos, fallas previas y reparaciones. Para Paz, esta es una evidencia de las más importantes.

Con el recuento de los hechos concretos hasta la última vez que se supo de los marinos, el perito naval cree que los familiares no podrán recuperar los cuerpos tal como se acostumbra cuando una persona fallece. Puede que hallen restos óseos o mutilados.

En fotos: Dolor y rabia de los familiares al conocer las malas noticias del submarino argentino

Loading
Cargando galería
Publicidad