null: nullpx
Accidentes

Así hallaron el submarino ARA San Juan desaparecido hace un año

En el buque de la compañía estadounidense Ocean Infinity que localizó el submarino no solo iban marinos. Participaron cuatro familiares con conocimientos de aeronaútica. Una mezcla de insistencia de los familiares con alta tecnología llevó a su ubicación.
17 Nov 2018 – 1:27 PM EST

Los familiares de la tripulación del submarino argentino ARA San Juan no dejaron de dar la lucha para encontrar la nave, desaparecida hace un año cuando las autoridades perdieron comunicación con quienes la navegaban luego de que se presentara una avería. Este sábado comienza una nueva batalla para ellos: sacar del fondo del mar los cuerpos de los 44 marinos.

El empeño por tener resultados y la tecnología que usó la empresa estadounidense Ocean Infinity permitieron el hallazgo.

Según los medios locales, para las familias comenzó una nueva agonía. A pesar de que ahora saben dónde está el submarino, no sienten alivio.


Reunidos en un hotel frente al mar, en Punta Iglesia, Yolanda Mendiola, madre del cabo Leandro Cisneros, uno de los muertos, dijo a otra persona que la abrazaba: "Los abandonaron a los chicos, los abandonaron en el fondo del mar", reporta el diario Clarín. Junto a ella, cuenta la prensa, han llegado al menos 90 padres, hermanos y esposas de las víctimas.

"Vinimos acá porque de acá salió y acá es a donde lo tienen que traer", reclamó desde la misma base naval que vio tanto llanto hace un año Andrea Merelles, esposa del suboficial Ricardo Alfaro Rodríguez. "Nos volvieron a mentir", gritaba desde la reja de acceso a la sede.

Ocean Infinity recién había informado que la nave estaba a 800 metros de profundidad, a unos 600 kilómetros de Comodoro Rivadavia, justo donde se había montado el centro de operaciones durante las búsquedas de noviembre de hace un año.

Este sábado, las autoridades dijeron que estaba a 900 metros bajo el agua y que al menos Argentina no tenía la tecnología para extraer desde las profundidades hasta la superficie los restos del ARA San Juan.

La prensa local cuenta nuevamente el descontento de los familiares, porque las autoridades argentinas iniciaron la búsqueda del submarino en la zona donde se dio la última comunicación, cuando ellos habían pedido que arrancaran en el punto en el que se escucharon los golpes del casco. Y fue allí, donde finalmente encontraron al ARA San Juan este viernes por la noche.

En nombre de las familias, este sábado los periodistas preguntaron al ministro de la Defensa, Oscar Aguad, por qué no se empeñaron en iniciar el rastreo en esa zona. También le cuestionaban si creía que había habido errores de su parte en los operativos de hace un año.


¿Cómo lo hallaron?

El submarino argentino desapareció el 15 de noviembre de 2017 cuando iba de Ushuaia a Mar de Plata. Ese día por la mañana las autoridades tuvieron la última comunicación con sus tripulantes. Lo ubicaron justo al borde de un abismo de unos 6,200 metros de profundidad.


Poco antes habían reportado un "principio de avería" en el sistema de baterías. De acuerdo con los resultados de una investigación reciente que dio con su paradero, todo se generó por un incendio en el tanque de baterías ubicado en la proa y que fue causado por la entrada de agua a través del snorkel.

Según los documentos entregados por los expertos a cargo del nuevo operativo, la situación se pudo controlar tal vez de manera parcial, pero luego se decidió ir a inmersión para navegar hacia el destino final mientras se intentaban reparar los daños. Según creen, la tripulación estaba muy cansada por haber estado tratando de resolver la situación toda la noche, aunque no lo hayan dicho en su última comunicación.

Y aunque en su momento España, Chile, Brasil, Estados Unidos, Reino Unido, Colombia, Uruguay, Perú y otros países enviaron personal y material para sumarse a los aviones y barcos argentinos que rastreaban la zona, el operativo no dio resultados.

Un año después las cosas cambiaron.

La última expedición

A principios de septiembre, la empresa Ocean Infinity comenzó una nueva búsqueda con tecnología especializada.

Utilizaron un buque noruego, el Seabed Constructor, para trasladar cinco naves autónomas no tripuladas hasta el punto en el que presumían podía estar la nave. Cada una de ellas guiaba a un minisubmarino, un dispositivo que se desplaza bajo el agua sin nadie abordo y que realiza un barrido lateral del fondo marino mediante sonares, cuenta el diario La Nación. Las imágenes que se obtienen son de alta resolución.

Estas cinco naves autónomas que se mantenían en la superficie recibían la información de los minisubmarinos y la transmitían al buque Seabed Constructor, donde se procesaba.

En la expedición no iban solo los marinos del buque. También iban cuatro familiares de los tripulantes con experiencia marina, que sirvieron de testigos de la operación y la acompañaron.

Según los diarios, estos minisubmarinos autónomos son capaces de evitar choques, pues cuentan con sensores; además pueden operar hasta a 6,000 metros de profundidad y tienen una velocidad de operación de entre 5.5 y 9 kilómetros por hora.

Una vez que las imágenes de los minisubmarinos fueron analizadas, a las 11:30 pm del viernes bajaron a la zona dos vehículos operados remotamente con la ayuda de una grúa que los mantiene unidos al buque. Sus cámaras de alta resolución enviaron en tiempo real la tan esperada imagen: era el ARA San Juan.

Sin embargo, aún quedan cosas por definir para que las familias puedan reunirse con los tripulantes.

Este sábado las autoridades argentinas aseguraron que no cuentan con la tecnología necesaria para subir desde las profundidades a la superficie los amasijos del ARA San Juan. Dijeron también que su extracción depende de lo que diga la jueza del caso, que aún debe autorizar una investigación para determinar con exactitud por qué el submarino implosionó y cayó al foso marino.


En fotos: Dolor y rabia de los familiares al conocer las malas noticias del submarino argentino

Loading
Cargando galería
Publicidad