null: nullpx
Accidente Aéreo

La azafata sobreviviente: “El avión se apagó por completo y tuvo un fuerte descenso, seguido de un gran impacto”

Ximena Suárez Otterbug, la auxiliar de vuelo del avión que se estrelló este lunes en Colombia, se recupera de múltiples fracturas. El técnico Erwin Tumiri apenas sufrió lesiones: "puse las maletas entre mis piernas para formar la posición fetal que se recomienda en los accidentes".
30 Nov 2016 – 4:46 AM EST

Dos de los sobrevivientes de la catástrofe aérea que dejó la noche del lunes 71 muertos y 6 heridos en el noroeste de Colombia, la mayoría de ellos pertenecientes al club de fútbol brasileño Chapecoense, dieron sus primeras declaraciones.

"Las luces se apagaron y no recuerdo más hasta ahora", dijo la azafata de la aerolínea boliviana LaMia, Ximena Suárez Otterbug, a la secretaria de Gobierno del departamento de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez, al ser rescatada en el cerro El Gordo, ubicado en el municipio de La Unión, donde ocurrió el accidente.


A pesar del impacto y de sufrir serias lesiones, la azafata se mantuvo consciente y narró ese instante final a los socorristas que la recogieron pasadas las 12:30 de la madrugada, 2 horas y 15 minutos después de que la torre de control del aeropuerto José María Córdoba de Rionegro perdió contacto con la aeronave.

El aparato, un Avro Regional RJ85 de la aerolínea LaMia que llevaba 77 personas a bordo, "se declaró en emergencia" la noche del lunes a las 22.00 hora local "por fallas eléctricas" cuando se aproximaba al aeropuerto de Rionegro.

El diario El Colombiano logró recoger esas primeras declaraciones de Suárez Ottenbug, que fue trasladada de inmediato a una clínica donde recibió asistencia para tratar múltiples fracturas, en piernas, brazos y cuello: “El avión se apagó por completo y tuvo un fuerte descenso, seguido de un gran impacto”.


La auxiliar de vuelo ya se encuentra estable y fuera de peligro. Según informaron medios de su país, Sara Otterburg, su madre, viajaba anoche a Colombia para estar con ella, dijo el diario bogotano El Tiempo.

Ximena Suárez tiene 27 años y nació en Santa Cruz de la Sierra, una de las principales ciudades de Bolivia. Tiene dos hijos, de 7 y 3 años.

Hace más o menos ocho años que trabaja como azafata y se vinculó a LaMia Corporation en noviembre del 2014, al tiempo de la creación de la aerolínea.


En fotos: así fue la tragedia del Chapecoense y su accidente aéreo

Loading
Cargando galería

Tumiri: Seguí los protocolos de seguridad

Otro de los sobrevivientes es el técnico de aviación boliviano Erwin Tumiri, uno de los últimos que logró ser rescatado este lunes en el lugar del desastre.

"Sobreviví porque seguí los protocolos de seguridad. Ante la situación, muchos se levantaron de sus asientos y comenzaron a gritar. Puse las maletas entre mis piernas para formar la posición fetal que se recomienda en los accidentes".

En efecto, Tumiri, de 25 años, solo presentó traumatismos múltiples leves y fue sometido, el martes por la tarde, a una cirugía para un lavado interno en la clínica a la que fue trasladado.

El parte médico indica que el joven permanece estable; no obstante, se mantendrá bajo observación durante los próximos dos días, indica El Tiempo.

Desde hace cuatro meses Tumiri, nacido en la zona sur de Cochabamba, en Bolivia, trabaja para Delta Charlie, empresa que presta sus servicios a la compañía LaMia.


Reinaldo Rueda, técnico del club Atlético Nacional, con el que el Chapecoense tenía previsto jugar la final de la Copa Suramericana, logró visitar a ambos tripulantes que lograron sobrevivir y dijo a la revista colombiana Semana que los vio muy golpeados, “están muy amoratados, además que tienen muchos golpes psicológicos y preguntan por sus familias”.

Rueda los conoce bien porque ha viajado en el mismo avión que se estrelló el lunes al menos seis veces. "Nunca tuvimos problemas, hicimos más de seis vuelos con ellos y los de la tripulación eran muy cercanos a nosotros. Ximena Suárez siempre estuvo en todos los vuelos con nosotros, creíamos que todos habían viajado en este vuelo, pero no. Es un milagro de Dios que haya sobrevivientes”.

Además, el técnico de vuelo —dijo Rueda— está bastante preocupado por los documentos que perdió en el accidente, pues allí llevaba consignados todos los detalles del vuelo, entre ellos “el reporte de lo que fue el reabastecimiento de combustible en Santa Cruz de la Sierra, cuántos galones cargaron, todo lo que hicieron y el plan de vuelo”.

Además de Suárez y Tumiri también sobrevivieron al siniestro los futbolistas Alan Ruschel, Jackson Follman y Helio Neto, además del periodista Rafael Valmorbida Henzel, quienes fueron ingresados en distintos hospitales cercanos a Medellín, algunos en estado crítico.


Publicidad