null: nullpx
Accidente Aéreo

Empresa dice que el piloto del avión accidentado incumplió el plan para reabastecerse de combustible

La Aeronáutica Civil colombiana confirmó que la aeronave de LaMia no tenía combustible y que las investigaciones se enfocan en este factor para determinar las causas del accidente. Minutos antes del siniestro, Miguel Quiroga declaró su vuelo en emergencia por problemas con el combustible y una falla eléctrica.
30 Nov 2016 – 4:37 PM EST

En fotos: Al menos 71 muertos al estrellarse un avión en Colombia en el que viajaba un equipo de fútbol brasileño

Loading
Cargando galería

El piloto Miguel Quiroga que comandaba el avión accidentado en Medellín con futbolistas del equipo brasileño Chapecoense debió haber hecho escala en Bogotá o en la ciudad boliviana de Cobija para reabastecer la nave de combustible, aseguró este miércoles Gustavo Vargas, un representante de LaMia, la empresa que operaba el vuelo.

La falta de combustible es hasta ahora la hipótesis más probable sobre las causas de esta tragedia en la que fallecieron 71 personas y de la que solo hubo seis sobrevivientes. La teoría toma más fuerza al confirmarse que en efecto el avión se quedó sin combustible antes de aterrizar en Rionegro, aeropuerto que sirve a la ciudad de Medellín.

"Al llegar al sitio del accidente y poder hacer inspección de todos los restos, podemos afirmar que la aeronave no tenía combustible al momento del impacto (...) Iniciamos un proceso de investigación para establecer los motivos por los cuales (el avión) no contaba con combustible”, informó este miércoles Freddy Bonilla, secretario de Seguridad Aérea de la Aeronáutica Civil colombiana.

A pesar de que las normas de aviación internacionales obligan a que cualquier avión tenga, al llegar a su destino, reservas suficientes para volar al aeropuerto alterno más lejano y sobrevolar hasta por media hora, " en este caso, lamentablemente, la aeronave no contaba con el combustible reglamentario para la contingencia”, indicó Bonilla.


"El avión debería reabastecerse en Bogotá (...) En el plan de vuelo estaba la opción de que entre a Cobija, pero luego se habló de la opción de Bogotá para reabastecerse", dijo el representante de LaMia de Bolivia, al diario Página Siete.

"Él toma la decisión de no entrar porque pensó que le alcanzaba el combustible. Se trata de un piloto de mucha experiencia que hizo su entrenamiento en Suiza (...) Tenemos que investigar por qué tomó la determinación de irse en forma directa a Medellín", agregó sobre el piloto que era junto a Marco Rocha, un capitán retirado, dueño de la pequeña empresa de vuelos chárter.

En ese mismo sentido, las autoridades colombianas expresaron que aún no llegan a una conclusión definitiva del caso y necesitan más tiempo para analizar lo sucedido. "Iniciamos un proceso de investigación para esclarecer por qué la aeronave no contaba con gasolina en ese momento", dijo Bonilla en una conferencia de prensa.

La familia de Quiroga, por su parte, lo defendió recordando sus capacitaciones en el exterior y su experiencia en la Fuerza Aérea Boliviana. "Sabemos que Miguel hizo hasta lo imposible para salvar a su tripulación y a todas las personas que iban en ese vuelo", dijo Denise Pinto, una familiar, al diario El Tiempo.

La familia del piloto digiere la tragedia escuchando el último mensaje que él envió por WhatsApp. "Mami: voy saliendo del aeropuerto Viru Viru, de Santa Cruz (Bolivia). Iré hasta Medellín. Llamo cuando llegue".

"Mayday, Mayday"

Al acercarse al aeropuerto de Medellín, el piloto pidió prioridad para aterrizar porque tenía "problemas con el combustible", contó Juan Sebastián Upegüi, el copiloto de otro avión de Avianca que también esperaba para tocar tierra en esa zona montañosa del noroeste de Colombia y escuchó las comunicaciones entre Quiroga y la torre de control del aeropuerto.


Sin embargo, otro avión había pedido poco antes prioridad para aterrizar, también por problemas con una fuga de combustible, y la torre le había dado luz verde para que lo hiciera. Tras sobrevolar la zona esperando la autorización para el aterrizaje, desesperado, el piloto declaró su nave en emergencia y buscó infructuosamente ponerla a salvo.

Pero se estrelló cerca de las 10:30 de la noche. Murieron 71 personas, incluyendo futbolistas y equipo técnico del pequeño club Chapecoense y periodistas que viajaban hasta Medellín para el primer partido de la final de la Copa Sudamericana.

Esteban Saltos, piloto y director de la escuela de aviación Icaro, explicó a Univision Noticias que ese avión tenía un rango de vuelo de 1,800 millas y que la ruta prevista tenía aproximadamente 50 millas menos, pero esto si la realizaba sin pasajeros. Esto significa que, con mucha probabilidad, la nave había salido de Bolivia con sobrepeso, lo que incide en el consumo de combustible.

Saltos también destacó que el piloto pudo haber hecho escala en algún punto de Ecuador para reabastecerse y que debió haber declarado la nave en emergencia tan pronto la torre de control le notificó que otro avión había pedido prioridad para aterrizar y que debía esperar unos 7 minutos para poder hacerlo.

El avión accidentado era propiedad del empresario venezolano Ricardo Albacete, quien lo arrendaba a LaMia, reportó la agencia Reuters. Albacete lo rentó luego de haber fundado en 2010 una compañía en Venezuela, que también bautizó LaMia, que no logró los permisos de operación necesarios.

Vea también:

Colombia y Brasil se vuelcan en homenaje al Chapecoense

Loading
Cargando galería




RELACIONADOS:Accidente AéreoColombiaBoliviaChapecoense | Copa Sudamericana | 2016Brasil
Publicidad