Deportaciones

A estos cubanos de EEUU no les preocupa tener una orden de deportación

Más de 37,000 cubanos en EEUU tienen orden de deportación. La mayoría entró en esa lista porque ha cometido algún delito. Pero esta comunidad no parece tan preocupada como otros inmigrantes, y los expertos explican por qué.
25 Dic 2017 – 3:47 PM EST

Mucho se habla de las posibles deportaciones de mexicanos, hondureños, haitianos o de la posibilidad de que el Congreso de EEUU no ofrezca una solución migratoria a los dreamers. Pero hay una comunidad archiconocida para los estadounidenses que pocos asocian con la deportación. Se trata de los cubanos.

Aunque la Ley de Ajuste Cubano ha facilitado por más de cincuenta años los trámites para la gente de la isla que quiere quedarse a vivir en suelo norteamericano, más de 37,000 cubanos en EEUU tienen orden de deportación.

“Se trata en su mayoría de personas con algún registro criminal”, explica la abogada especialista en inmigración, Grisel Ibarra.

En la oficina de inmigración de Miramar, al sur de Florida, tienen que presentarse todos los días decenas de cubanos con historia criminal.

Bajo el sol, en el área del estacionamiento esperan en promedio 4 horas para ser atendidos por un funcionario que certifique en un papel que cumplieron con su régimen de presentación.

Rolando Suárez es uno de ellos. Tiene 62 años y es originario de Matanzas, Cuba. Llegó a EEUU en 1981 y siete años después cometió un delito que lo envió a la cárcel, complicó su hoja de vida y no le permitió formalizar su situación migratoria.

A Suárez le toca ir allí una vez al año, y lleva más de 25 con esta rutina. Aunque sabe que su orden de deportación está vigente, asegura que no tiene miedo.

“No me preocupa, no nos van a deportar, eso es campaña política. Para que haya una deportación masiva, hace falta un cambio en el gobierno de Cuba”, asegura.

El abogado especialista en inmigración Santiago Alpizar explica que entre Cuba y EEUU no hay un convenio para hacer efectiva la deportación, lo que dificulta una deportación masiva de cubanos.

Sin embargo, Alpizar dice que quienes tienen esa orden no deberían estar tranquilos. “Eso no quiere decir que en casos individuales, los gobiernos de Cuba y EEUU no puedan ponerse de acuerdo para hacerlo”, enfatiza.

De hecho, según el informe de deportaciones publicado por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), 160 cubanos fueron deportados en 2017, una cifra 150% más alta que el año anterior, cuando EEUU deportó a 64 cubanos.

Suárez reconoce que no ve muy posible que lo envíen de regreso a Cuba porque ya lleva 37 años en EEUU, y dice que el gobierno de Raúl Castro no lo aceptaría.

“Como Cuba no respeta los Derechos Humanos, y hay constancia de que ha roto los convenios internacionales contra la tortura, se hace dificultoso enviar masivamente a cubanos de vuelta a la isla”, explica Alpizar.

Más de mil cubanos bajo custodia de ICE

Julio Alvero pasó cinco meses y ocho días preso en Broward Transitional Center de ICE. Fue detenido porque entró a EEUU después de que repentinamente eliminaran la política de ‘pies secos, pies mojados’, para los cubanos que llegaban a EEUU.

El número de cubanos que permanecen en centros de detención para inmigrantes en EEUU ha ido creciendo desde la eliminación de esa política el 12 de enero de 2017. En marzo había 651 cubanos bajo custodia de ICE, en julio ese número subió a 1,355, y hoy supera los 1,600, según conoció Univision Noticias de forma extraoficial.

Alvero pasó tres juicios, y luego de que le dictaran la deportación, el Gobierno de Cuba no aprobó que lo enviaran de vuelta, y tuvo que ser liberado.

Cuba tiene 90 días para aceptar o no la deportación de un ciudadano de la isla, si no lo hace, este puede quedar en libertad y solicitar asilo amparándose en la Ley de Ajuste Cubano. El abogado de inmigración, Willfredo Allen, explicó que esta legislación continúa en vigor si se prueban tres cosas: nacimiento en Cuba, ingreso legal a EEUU y permanencia mínima de un año y un día en el país norteamericano.

Alvero, de 52 años, dice que durante el tiempo que estuvo preso junto a otros compatriotas, no se hizo efectiva la deportación de ningún cubano en su centro. “Solo vi uno que se fue voluntariamente”, contó.

Los 'bad hombres' de Cuba

De los 37,218 cubanos que tienen orden de deportación, se estima que 29,000 tienen historia criminal, y los más de 8,000 restantes enfrentan problemas exclusivamente migratorios.

El abogado Santiago Alpizar duda que a quienes están deportando sea solo por razones migratorias. Dice que en la mayoría de los casos han cometido crímenes o tiene que ver con una continuidad de delitos menores. “Usualmente han tenido conducta social desajustada, como vivir en la calle, consumir drogas, y los que son conocidos como vagabundos”.

Jean Beltrán ha cometido “muchos delitos”, según él mismo contó mientras esperaba en el centro de inmigración para cumplir con su régimen de presentación. Tiene 38 años y llegó a EEUU hace 14. Él salió de la cárcel hace solo un mes, luego de cumplir una condena de tres años. No tiene empleo y tampoco le preocupa que lo deporten a la isla.

“Tengo que venir una vez al mesa firmar aquí, y no estoy nervioso. Cuando acabó mi condena, les dije que si me iban a deportar, que me montaran ya en un avión. Pero Cuba no me aceptó y me sacaron”, declaró.

Todos los entrevistados por Univision Noticias en las afuera del centro de ICE en Miami coinciden en una cosa: ninguno se siente nervioso al acudir a inmigración, ni tienen miedo a la deportación.

“No pienso en eso, pero si me mandan, me voy, no queda otra. Si tengo que pagar por mi error, lo haré”, dijo Nelson Cordobés, un cubano que lleva 25 años en EEUU y cometió un delito en 2006 por el que fue condenado a 5 años de cárcel.

Santiago Pérez tiene orden de deportación desde 1994, o sea, lleva más 23 años sin que se haga efectiva. Precisamente por esa razón, Pérez tampoco cree que lo van a deportar.
“No tengo miedo, si me tengo que ir, me iré, este no es mi país, pero no me preocupa ahora”, dijo.

Para Jean Beltrán no hay plan de contingencia si lo deportan. “No hay plan B, si me mandan sin nada a Cuba es lo mismo que llegar a EEUU sin nada, ya lo hicimos una vez. Donde suelten a un cubano, nosotros resolvemos. Hasta en la Antártida nosotros le vendemos refrigeradores a un esquimal”, aseguró.

Casi un año sin 'pies secos, pies mojados'

Según datos del Departamento de Estado, luego de la eliminación de 'pies secos, pies mojados' la inmigración irregular de cubanos se ha reducido en un 64%. Lo mismo ha sucedido con los 'balseros'. En 2017 la Guardia Costera de EEUU interceptó 1,468 cubanos que llegaron por mar, mientras que en 2016 capturaron a 5,396.

"Sin duda, este año el flujo ha reducido sustancialmente", afirma el abogado Alpizar.

"Fui muy afortunado, puedo decir que es el segundo momento más feliz de mi vida después del nacimiento de mi hija. Este tiempo en EEUU ha sido maravilloso", dijo a Univision Noticias desde Kansas City, donde se instaló y recomenzó su vida.

Pero no todos los cubanos que dejaron la isla han corrido con la misma suerte. La mayoría de los que han podido entrar a territorio estadounidense después del 12 de enero, han sido detenidos por problemas migratorios, y se suman a la lista de los que enfrentan la deportación.

"Me da mucha nostalgia pensar en los que quedaron atrás y no pudieron pasar cuando todavía había 'pies secos, pies mojados'", dice Batista, quien respeta la decisión y cree que Barack Obama lo hizo para emparejar a todos los latinos. "Puso a los cubanos en las mismas condiciones que los inmigrantes de otros países", indicó.
Aunque a la mayoría de los que logran pasar, parece no preocuparles la deportación, el abogado Santiago Alpizar insiste en que deben intentar arreglar su situación, porque sí es posible que los envíen de vuelta a la isla.


"Los que no están preocupados no están correctos en su línea de pensamiento. Pueden explorar la reapertura de su caso de deportación, que un familiar los reclame, pero deben hacer algo", insistió.

En fotos: 10 momentos clave de la emigración cubana a EEUU

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:InmigraciónCuba