Elecciones Gobernador California

La contienda a gobernador de California se enciende por las políticas migratorias de Trump

Con aplausos para los demócratas y abucheos para republicanos, en el foro de aspirantes a gobernador en California el tema de los inmigrantes indocumentados se robó el show desde el inicio: preguntas realizadas por los mismos dreamers, agricultores y jóvenes de padres al borde de la deportación que pusieron a los candidatos a defender sus posiciones.

LOS ÁNGELES, California.- El tema migratorio encendió los ánimos en el foro realizado este jueves entre seis de los candidatos a la gubernatura de California cuando los dos aspirantes del Partido Republicano se manifestaron en contra de las políticas de protección de los inmigrantes como estado santuario y a favor del muro fronterizo del presidente Donald Trump.

El foro 'El momento de la verdad' fue organizado por Univision y la Latino Community Foundation en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y estuvo moderado por los periodistas Ilia Calderón y Jorge Ramos, quienes iniciaron el evento con una petición a la audiencia:

–"Por favor, pónganse de pie si conocen a un indocumentado o a alguien que haya sido afectado por las políticas antiinmigrantes del presidente Trump".

Casi la totalidad de los presentes y de los candidatos lo hizo, excepto por los dos aspirantes republicanos Travis Allen y John Cox, quienes al expresar su apoyo a las políticas de Trump se llevaron una andanada de abucheos.

La resistencia contra Trump

La primer pregunta la hicieron dos jóvenes dreamers, Eric Leyva y Marcela Zhou, quienes son beneficiarios de DACA y cuestionaron directamente al exalcalde de San Francisco y actual vicegobernador de California, Gavin Newsom, qué haría como gobernador por los indocumentados y sus familias.

"California es con orgullo un estado santuario que protege a sus familias, a los dreamers y a las comunidades diversas. Lo que hace grandioso a California es la diversidad, que no solo la toleramos, sino que la celebramos. Me comprometo fuertemente a proteger esas comunidad diversas y asegurar que resistamos a la administración de Trump y su agenda", respondió Newsom.

El excalcalde Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, intervino para agregar que es necesario dejar en claro que los inmigrantes tienen todo el derecho de soñar, lo que generó los aplausos del público. "Estamos cansados de la deportación", advirtió.

El empresario y aspirante republicano John Cox dijo apoyar la decisión de Trump de proteger a los dreamers y estar a favor de la inmigración, pero de manera legal, ya que Estados Unidos es una nación de leyes, las cuales deben cumplirse para no ser un país como Cuba o Venezuela, a los que calificó de "fallidos".

Cuando le tocó el turno al otro candidato republicano, el legislador estatal Travis Allen, dijo que como gobernador se aseguraría de que California siga las leyes federal migratorias y que en sus primeros 100 días revocaría la política de estado santuario y recortaría el dinero a los programas de apoyo a los inmigrantes.

Las palabras de los republicanos, tanto de Cox como de Allen, generaron de nuevo el abucheo del público. Por su parte, el tesorero estatal John Chiang arrancó las carcajadas y los aplausos cuando su apellido causó un poco de confusión, ya que se pronuncia 'chung'.

"Por un momento pensé que habían dicho Trump… por cierto, con relación al señor Trump, es a él a quien deberíamos de deportar", mencionó.

Para la única mujer en el foro, Delaine Eastin, la inmigración es lo que ha hecho grandioso a Estados Unidos y por ello se manifestó a favor de proteger a los dreamers y sus familias.

Republicano antisantuario

En otra intervención, Allen insistió en eliminar la política de estado santuario, a la que culpó de crímenes como la muerte en San Francisco de Kate Steinle por una bala que disparó un indocumentado.

“Si San Francisco no fuera ciudad santuario, Kate Steinle estaría viva hoy”, dijo el republicano.

De inmediato Newsom salió a la defensa de su ciudad y le respondió a Allen: "Me parece ofensivo que uses esa tragedia, cómo te atreves a culpar de esa muerte a la política de santuario que tiene como fin el proteger a la comunidad y permitir que la gente viva con dignidad".

Villaraigosa también saltó al ruedo para reclamarle a Allen: "No tienes idea de lo que estás hablando". El exalcalde de Los Ángeles le recalcó que de acuerdo con varios estudios serios y profesionales las personas nacidas en Estados Unidos cometen más delitos que los inmigrantes.

A una pregunta del público, hecha por Benjamín Zepeda, un joven miembro de una familia salvadoreña de Los Ángeles que está bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS), Villaraigosa dijo que ese programa que Trump decidió cancelar es parte de un sistema de inmigración que no funciona, que debido a la objeción de los republicanos no se ha podido resolver y para quienes la única solición es la deportación.

Chiang comentó que es necesario que tanto las autoridades como los estadounidenses entiendan que los inmigrantes merecen respeto, que han sido y serán la fuerza económica del país, y que ese es el mensaje que California le manda al presidente Trump.

Y a pregunta expresa de que si cree que Trump es racista, Chiang respondió: “Ciertamente no es Abraham Lincoln… Si alguien camina como pato, grazna como pato y tiene pico de pato, pues es un pato”.

Para cerrar el tema migratorio, la candidata Eastin remató diciendo que Donald Trump odia a California y que por ello pretende castigar políticamente al estado.

“¿Y saben qué?”, agregó Eastin. “Yo creo que el misógino cabeza naranja es racista”.