null: nullpx
Joe Biden

Biden advierte que tormentas e incendios son un recordatorio de la crisis climática

El presidente dijo que presionará aún más al Congreso para que apruebe su proyecto de ley de infraestructura para garantizar que las redes vitales que conectan al país puedan resistir a los embates del clima severo. En una visita este viernes a Louisiana el mandatario se reunirá con líderes estatales y de las comunidades afectadas.
3 Sep 2021 – 09:02 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Este jueves, el presidente Joe Biden prometió una sólida ayuda federal para los estados del noreste y del Golfo azotados por el huracán Ida y para los estados occidentales afectados por incendios forestales, informó la AP.

Las catástrofes sirvieron como recordatorios mortales de que la "crisis climática" ha llegado, alegó el presidente.

"Estas tormentas extremas y la crisis climática están aquí", dijo Biden en un discurso en la Casa Blanca. “Debemos estar mejor preparados. Tenemos que actuar", agregó.

El presidente dijo que presionará aún más al Congreso para que apruebe su proyecto de ley de infraestructura de casi $ 1 billón para mejorar carreteras, puentes, la red eléctrica y los sistemas de alcantarillado. La propuesta pretende garantizar que las redes vitales que conectan las ciudades y estados y el país en su conjunto puedan resistir las inundaciones, tornados y los daños causados por un clima cada vez más peligroso. Biden enfatizó que el desafío trasciende la política.

"Es una cuestión de vida o muerte y estamos todos juntos en esto", dijo el presidente.

Los científicos dicen que el cambio climático aumenta la frecuencia de eventos climáticos extremos, como grandes tormentas tropicales y las sequías y olas de calor que crean las condiciones para grandes incendios forestales. Los funcionarios meteorológicos de EEUU informaron recientemente que julio de 2021 fue el mes más caluroso que se haya vivido en 142 años de registros.


Ida fue la quinta tormenta más poderosa que azotó Estados Unidos cuando azotó Luisiana el domingo con vientos máximos de 150 mph (240 kilómetros por hora), probablemente causando decenas de miles de millones de dólares en inundaciones, vientos y otros daños, incluso a la red eléctrica.

Los remanentes de la tormenta arrojaron lluvias devastadoras en partes de Maryland, Pennsylvania, Nueva York y Nueva Jersey el miércoles, lo que provocó al menos 46 muertes en el noreste de EEUU y una interrupción significativa en los principales centros de población.

Visita a Louisiana

El presidente Biden tiene prevista una visita a Nueva Orleans este viernes para evaluar los daños del huracán Ida, que azotó el sureste de Louisiana desde el domingo como una de las cinco tormentas más fuertes que jamás haya afectado al país.

La Casa Blanca dijo que Biden examinará los daños causados por la tormenta y se reunirá con los líderes estatales y locales de las comunidades afectadas.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, sugirió que la visita del mandatario sería crucial para que el presidente comprenda la destrucción al ver el daño generalizado por sí mismo.

"No hay nada como visitar en persona", dijo Edwards a la prensa este miércoles luego de una sesión informativa con funcionarios electos locales en la parroquia de Jefferson, que recibió golpes directos de Ida. "Cuando lo ves por ti mismo, es mucho más convincente", declaró, y al preguntársele por qué tipo de asistencia le solicitaría al presidente, respondió: "Francamente, la lista va a ser muy, muy larga". Pero especificó que una prioridad sería un programa de vivienda para ayudar a las personas a reconstruir.

"Mucho por hacer"

La Casa Blanca dice que Biden ha realizado varias conferencias telefónicas con gobernadores y funcionarios locales para discutir los preparativos y las necesidades después de la tormenta, y ha recibido informes de la administradora de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), Deanne Criswell.

FEMA había enviado toneladas de suministros a la región, como generadores, lonas y otros materiales, desde antes de la tormenta, y los equipos de respuesta federal están trabajando en búsqueda y rescate.

Biden dijo que las inundaciones en Louisiana fueron menores que las que experimentó la región hace 16 años durante el huracán Katrina, acreditando inversiones federales en el sistema de diques de la zona.

“Sabemos que hay mucho por hacer en esta respuesta de nuestra parte”, agregó Biden. “Necesitamos restaurar la energía. Necesitamos desplegar más alimentos, combustible y agua", precisó.

El mandatario informó que estaba recibiendo actualizaciones cada hora sobre la respuesta al desastre y describió los esfuerzos del gobierno federal para facilitar las tareas de recuperación, incluso haciendo que las imágenes satelitales estén disponibles para las empresas de servicios públicos y eximiendo algunos requisitos reglamentarios.

A pedido de Biden, el Departamento de Energía dijo que estaba liberando 1.5 millones de barriles de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo del país para garantizar un suministro constante de combustible en la región del Golfo, donde los barcos hundidos bloquean las líneas de suministro clave a lo largo del río Mississippi. ExxonMobil utilizará el petróleo en su refinería de Baton Rouge. La empresa acordó reponer la reserva estratégica, que se utiliza como arsenal de emergencia, en un plazo de tres meses.

El presidente también regañó a las aseguradoras que se niegan a pagar los costos de los daños o las estadías en hoteles de las personas que tuvieron que evacuar sus hogares.

"No se escondan detrás de la letra pequeña y los tecnicismos", advirtió Biden a las aseguradoras. "Hagan lo correcto y paguen a sus asegurados lo que les deben".

Momento difícil

El viaje de Biden el viernes a la región del Golfo en EEUU culminará una racha difícil para el presidente, quien supervisó la caótica salida del ejército estadounidense de Afganistán después de un compromiso de 20 años. Eso incluyó la muerte de 13 miembros del servicio estadounidense que ayudaron a evacuar a más de 120,000 estadounidenses, aliados afganos y otros que huían de la vida bajo el gobierno de los talibanes.

Mientras Ida se acercaba a la Costa del Golfo el domingo, Biden estaba en la Base de la Fuerza Aérea de Dover en Delaware para presenciar el regreso de los restos de los 13 hombres y mujeres estadounidenses que murieron en un atentado suicida la semana pasada en el aeropuerto de Afganistán en Kabul, donde se estaban llevando a cabo evacuaciones.

"Esta noche el presidente y la primera dama visitaron soldados heridos en el centro médico militar Walter Reed", indicó la Casa Blanca este jueves, sin especificar si se trataba de militares heridos durante el atentado en Kabul, que son atendidos también en esa instalación.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés