null: nullpx
Inundaciones

Advierte USGS: aumento del nivel del mar dejará más de medio millón de californianos en zonas inundadas

Un nuevo reporte pronostica que para finales del siglo más de 600,000 personas en California están en riesgo de vivir en zonas inundadas y el estado podría perder hasta $150,000 millones en daños a la propiedad. Zonas como el aeropuerto de San Francisco y el puerto de Los Angeles podrían desaparecer por completo.
20 Mar 2019 – 11:29 AM EDT

Las inclemencias del tiempo le dejaron una dura lección a California durante este inicio de año. Las graves inundaciones en el norte del estado demostraron la vulnerabilidad en la que se encuentran las zonas costeras ante los embates de las tormentas y los ríos atmosféricos.

Y aunque las lluvias torrenciales suelen ser la principal preocupación de autoridades y residentes por igual, los expertos consideran que las peores catástrofes vendrán con el aumento vertiginoso en el nivel de los océanos en las próximas décadas. Con más de 600 millones de personas en todo el mundo viviendo en zonas costeras (con una elevación menor a los 10 metros sobre el nivel mar) el impacto económico, humano y de seguridad nacional son evidentes para los científicos.

En el caso de California, un nuevo reporte del Servicio Geológico Nacional (USGS, por sus siglas en inglés) advierte que para finales del siglo más de 600,000 personas podrían estar viviendo en zonas inundadas y el estado se enfrenta a pérdidas de hasta $150,000 millones en daños a la propiedad, lo que representa algo así como el 6% de su Producto Interno Bruto anual.

Los pronósticos forman parte de un modelo de proyección denominado CoSMoS (Coastal Storm Modeling System), el cual no solo toma en cuenta el aumento en los niveles del mar con base en el derretimiento de los polos, sino que incluye el impacto de otros fenómenos como ¨'El Niño', los 'Expresos de la Piña' y la erosión de las playas, que en conjunto podrían multiplicar los daños colaterales en California.


A diferencia de la costa este, indica el estudio, el litoral californiano se ha vuelto extremadamente susceptible a las inundaciones debido a la continua actividad sísmica de la falla de San Andrés. Por si fuera poco, millones de residentes del estado viven en -o cerca de- zonas costeras con riesgo latente de anegaciones.

El escenario más desalentador es al que se podría llegar para finales del siglo XXI. Los niveles del mar en las costas abiertas de California se elevarían hasta 4 metros por encima de los actuales, mientras que en estuarios como el de la Bahía de San Francisco, donde el oleaje es menor, el agua subiría un promedio de 2 metros.

En la mayoría de las proyecciones del USGS los principales afectados suelen ser los mismos. Sus mapas satelitales muestran, por ejemplo, el Aeropuerto Internacional de San Francisco completamente bajo el agua; la mitad de la ciudad de Pacífica inundada, y los puertos de Los Angeles y San Diego inaccesibles por el agua. En los casos de Foster City, Long Beach y Santa Bárbara, la situación es la misma pero la catástrofe podría ocurrir en unas cuantas décadas.

En promedio, advierte el estudio, un aumento de entre 1 y 2 metros en el nivel de los océanos estaría provocando inundaciones permanentes en una superficie de 625 millas cuadradas (1,000 kilómetros cuadrados), lo que se traduce en una pérdida de hasta 40 metros de playas en las costas y hasta 612,000 residentes del estado afectados directamente.

Riesgo inminente en California

Para gran parte de los estadounidenses, California suele ser sinónimo de prosperidad y climas agradables. La quinta economía más poderosa del mundo está impulsada no solo por el sector tecnológico de Silicon Valley, sino también por la industria del entretenimiento de Hollywood, que se ha encargado de plasmar en el imaginario de las personas una postal de eterno sol, playas y mujeres en bikini.

Pero en la vida real, los californianos viven en constante desasosiego ante las catástrofes que los fenómenos naturales decidan traer al estado. Por un lado, la falla de San Andrés que atraviesa California podría detonar en cualquier momento un megaterremoto superior a magnitud 8 en la escala Richter; por el otro, una megatormenta denominada ´ARk que duraría semanas enteras podría traer consigo diluvios bíblicos que dejen amplias zona del estado bajo el agua.

La última vez que la falla de San Andrés generó un gran sismo en California fue en 1857. Una sacudida que se calcula fue de magnitud 7.9 en la escala de Ritcher. Desde entonces, los análisis de los movimientos de las placas tectónicas sugieren que cada 100 años éstas se mueven unos 16 pies a base de sacudidas sísmicas, que liberan parte del estrés al que están sometidas las fallas. En el caso de San Andrés, la falla ha ido acumulando tensión sin descanso durante más de un siglo.

Un informe de USGS publicado en 2008 alertó de que un sismo de magnitud 7.8, con origen en la región sur de la falla de San Andrés, causaría más de 1,800 muertes, 50,000 heridos y 200,000 millones de dólares en daños materiales.

Un pueblo fantasma: el panorama en Guerneville es desolador tras las inundaciones (fotos)

Loading
Cargando galería

En el caso de la megatormenta ARk el escenario también es malo. Las consecuencias de este diluvio invernal se podrían dar en todos los frentes y las inundaciones y deslaves que traerá consigo afectarán gravemente la infraestructura, la economía, el medio ambiente y la vida social de los casi 40 millones de residentes de California.

La proyección de los expertos del USGS estima que todos los sistemas contra inundaciones en el estado se verían rápidamente rebasados. En el Valle Central, por ejemplo, una superficie de 300 millas de longitud por 20 millas de angostura quedaría anegada, pero el daño sería aún mayor en las zonas costeras. Los condados Orange, Los Angeles y San Diego, así como la mayor parte de la bahía de San Francisco, quedarían completamente bajo el agua.

De la mano de las incesantes lluvias, deslaves, inundaciones y fuertes rachas de viento que bajo este modelo durarán semanas enteras, vendrán también daños a la infraestructura de servicios que se traducirán en severos daños ecológicos al medio ambiente. En pocas palabras, ARk traerá consigo un cóctel de enfermedades que pondrán en riesgo la salud de millones de californianos y su entorno.



"Sin entrada y sin salida": Guerneville y Monte Río, las ciudades de California inaccesibles por las lluvias (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés