Deuda Económica

Sigue el cabildeo intenso por la aprobación de Promesa

Alejanddro García Padilla sostiene en estos días reuniones en el Congreso para urgir a la aprobación de Promesa, antes del 1 de julio cuando el Gobierno incurra en un impago de $2 mil millones, incluyendo bonos de obligación general.
29 Jun 2016 – 8:31 PM EDT

El gobernador Alejandro García Padilla sostuvo encuentros este martes con varios funcionarios electos del Senado federal para discutir la situación fiscal que atraviesa Puerto Rico y la urgencia con la que necesita que atiendan el proyecto “Puerto Rico Oversight, Management, and Economic Stability Act” (por sus siglas Promesa) antes del 1 de julio.

En esa fecha, se vencen los próximos pagos de notas del Estado Libre Asociado, incluyendo bonos de obligación general.

En la mañana, García Padilla se reunió con el senador demócrata del estado de Michigan, Gary Peters y luego con la senadora senior del estado de Washington, Patty Murray.

Posteriormente, el primer mandatario visitó las oficinas del senador por el estado de Ohio, Sherrod Brown, y de la senadora del estado de California, Dianne Feinstein. Más entrada la tarde, García Padilla sostuvo encuentros individuales con los también senadores demócratas Edward Markey, de Massachusetts; Tim Kaine, de Virginia; y Martin Heinrich, de Nuevo México.

García Padilla finalizó su jornada con Chris Murphy, senador demócrata del estado de Connecticut y Maria Cantwell, senadora junior del estado de Washington.

En cada una de las reuniones, el primer ejecutivo expresó la necesidad para que el gobierno de Puerto Rico obtenga “las herramientas legales que le permitan atender el problema de liquidez del gobierno para dar paso a la recuperación económica del país”, según las declaraciones escritas difundidas.

García Padilla ha destacado que, “aunque imperfecto, Promesa le permitiría al país una reestructuración ordenada de la deuda así como un proceso de negociación con sus acreedores”.

Igualmente, el mandatario ha hecho hincapié en que la crisis que enfrenta Puerto Rico se agravará si el Senado federal no toma acción inmediata al respecto.

El gobernador manifestó a los senadores que, aunque su administración ha puesto en marcha numerosas medidas extraordinarias para tratar de atender los profundos problemas fiscales que enfrenta, estas no han sido suficientes y el futuro de la isla está en manos del gobierno federal.

A la caza de votos en contra

Por su parte, el candidato a comisionado residente en Washington por el Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer, estٞá en la capital federal gestionando votos en contra de la legislación.

Ferrer aseguró que Promesa es una afrenta al derecho básico de los puertorriqueños a gobernarse.

Mediante una carta que envió a la totalidad de los senadores federales, Ferrer solicitó que votaran en contra de cerrar el debate y permitieran un proceso abierto de debate.

“La forma en que está redactada esta medida no sólo debe ser alarmante para los puertorriqueños, sino que además para todos los que creen en los principios democráticos del gobierno de los Estados Unidos”, indicó Ferrer en una misiva.

Sostuvo que “esta es una medida que puede y debe ser mejorada por medio de un proceso de debate y de enmiendas, y no debe trabajarse a la prisa para cumplir con un ‘deadline’ que le haría un flaco servicio a la gente de Puerto Rico”.

El exlegislador resaltó que no existe evidencia que demuestre las consecuencias que vaticinan los proponentes de Promesa de incurrirse en un impago este próximo 1 de julio.

“Deberíamos estar trabajando juntos por una medida que sea de beneficio, y que verdaderamente traiga un alivio real, y oportunidad de desarrollo económico para Puerto Rico”, dijo Ferrer al sostener que “el país tiene mucho en juego en este debate”.


Más contenido de tu interés