null: nullpx
Crisis económica

Alejandro García Padilla asegura nuevo presupuesto "es un presupuesto balanceado"

El primer mandatario aseguró que el próximo año fiscal comienza el 1 de julio y hay que darle a la Asamblea Legislativa el tiempo suficiente. "No es un presupuesto deficitario, es un presupuesto balanceado”, afirmó.
23 May 2016 – 5:36 PM EDT

SAN JUAN, Puerto Rico.- El gobernador Alejandro García Padilla sometió hoy el presupuesto para próximo año fiscal, que sobrepasa los nueve mil millones de dólares.

En un mensaje transmitido por televisión, radio e internet, el mandatario declaró que ahora “dependemos exclusivamente del dinero que recaude Departamento de Hacienda. Cero préstamos”.

“Nos encontramos en un escenario de incertidumbres”, reconoció García Padilla.

A su vez, advirtió que "el próximo año fiscal comienza el 1 de julio y hay que darle a la Asamblea Legislativa el tiempo suficiente. No es un presupuesto deficitario, es un presupuesto balanceado”.

El gasto ordinario del proximo presupuesto será de 9,100 millones de dólares, 700 millones menos que el presupuesto original aprobado el año pasado.

El gobernante también informó que habrá 209 millones para el pago de intereses con los acreedores.

Además, indicó que el próximo presupuesto no reduce fondos a la salud, educación, seguridad pública, agricultura, bienestar social, ni disminuye las fórmulas de la Universidad de Puerto Rico (UPR), la judicatura y los municipios.



También, en el presupuesto se establecen 40 millones adicionales para las elecciones de noviembre, 25 millones más para el Centro Médico de Río Piedras y “por primera vez en diez años, reservamos 91 millones para atener el flujo de ejectivo en Hacienda”.

García Padilla, junto con repasar primero algunos de los logros de su administración, admitió que en un “presupuesto responsabe hay que establecer prioridades. Esto cobra relevante importancia en medio de la crisis”.

“Tiene que ver con salud, empleo, seguridad, con la forma en que salimos de la crisis. Con la madurez del país para salir de sus problemas”, opinó.

A su vez, recordó que “nos dejaron la liberta de pago, pero no nos dejaron los fondos. Necesitamos atender las necesidades básicas de nuestra gente sin faltar a nuestra responsabilidad, la prioridad son nuestras familias.Yo escogo por nuestra gente”.

Igualmente, reiteró que “no hay suficiente dinero para pagar préstamos y también los servicios. Aumentar la deuda pública para cubrir gastos fue un soberano acto de irresponsabilidad. Primero están los servicios esenciales (policía y cuidados médicos, ejemplificó)”.

Asimismo, consignó que en el mundo los países destinan el siete por ciento a pagar sus deudas, mientras que la isla necesitaría desembolsar el 36 por ciento.

“Hemos hecho claro que no vamos a pagar más de lo que es justo”, afirmó el gobernador.

García Padilla también destacó el hecho de que en su gobierno no se despidieron empleados públicos, ante lo cual exhortó al próximo gobernador “a hacer lo mismo”.

A su vez, pidió “desprendimiento patriótico” a la Asamblea Legislativa, ante la cual fue sometido el presupuesto por parte del Ejecutivo.


El tamaño del presupuesto ha sido un motivo de controversia

El último presupuesto con cargo a Fondo General del entonces gobernador Aníbal Acevedo Vilá en el año fiscal 200-09 fue de $10,890 millones. El próximo gobernador, Luis Fortuño, lo redujo en el 2009-2010 a $10,170 millones, y así subsecuentemente lo redujo hasta llegar a los $9,083 millones en el 2012-2013, que fue su último presupuesto.

Sin embargo, el gobernador García Padilla lo aumentó en el 2013-14 a $9,770, en el 2014-15 se mantuvo cerca, con $9,565 millones y en el 2015-16 aumentó nuevamente a $9,800 millones, aunque para entonces ya se sabía que el gobierno había probado presupuestos deficitarios en todos esos años y no se contaba con ingresos para pagar la deuda.

De hecho, apenas un mes después de que entrase en vigor el año pasado el mayor presupuesto ($9,800) millones) bajo la gobernación de García Padilla, el propio Gobernador le dijo al país que no tenía dinero para pagar el monto de la deuda y declaró al gobierno en estado de emergencia fiscal.

Lea también:


Más contenido de tu interés