null: nullpx
Política de Salud

Recetas electrónicas para prevenir el fraude y adquisición de opioides

La medida entra en vigor a días de que Safehouse, una organización que promueve la inyección supervisada recibiera la opinión del juez federal del distrito Gerald A. McHugh.
28 Oct 2019 – 4:53 PM EDT

FILADELFIA-Los médicos en Pennsylvania deberán recetar opioides electrónicamente, a partir del 24 de octubre, en respuesta a la epidemia de opioides en Estados Unidos y la susceptibilidad al fraude de las recetas escritas a mano.

Pennsylvania se une a un número creciente de estados, incluido Nueva Jersey, que requieren recetas digitales para el despacho de opioides y todas las sustancias controladas de la Lista II-V en un intento por combatir la crisis de las drogas.

La Agencia de Control de Drogas y las autoridades estatales han luchado durante mucho tiempo para evitar que las recetas fraudulentas se surtan en las farmacias. Pero existía poca regulación para evitar el uso de pastillas recetadas robadas o manipuladas para surtir recetas de drogas adictivas.

El mayor desafío en Filadelfia es el uso de drogas por vía intravenosa. La crisis de opioides en Filadelfia ha incrementado, principalmente en áreas donde la comunidad hispana tiene mucha presencia. El 3 de octubre Safehouse, una organización sin fines de lucro, cuya propuesta de abrir el primer sitio de inyección supervisada en la nación para usuarios de opioides en Filadelfia, ha generado todo tipo de reacciones; recibió el dictamen del juez federal del distrito Gerald A. McHugh.

Según la opinión vertida en 56 páginas, la propuesta no viola la ley federal pese a la oposición del fiscal federal William McSwain. “ Es simplemente el primer paso en la batalla legal sobre los sitios de inyección” expresó el McSwain. Además, dijo que seguía confiando en que su posición estaba respaldada por la ley.

El Departamento de Justicia, que había demandado a Safehouse en febrero, prometió después del fallo que continuaría tratando de impedir que otras ciudades abrieran sitios de inyección, que según sus abogados son ilegales.

Safehouse ha estado en negociaciones para abrir el sitio en Kensington, un barrio conocido como el centro de la crisis de opioides de Filadelfia.

Distintas historias, un mismo problema: los rostros de la epidemia de opioides en EEUU

Loading
Cargando galería

La organización había considerado más de dos docenas de ubicaciones en Filadelfia, pero encontró una propiedad en la calle Hilton. El grupo dijo que el objetivo era abrir más instalaciones en toda la ciudad donde las personas puedan usar heroína, metanfetamina y otras drogas ilegales bajo supervisión médica, con personal que pueda intervenir en caso de sobredosis.

Más fondos para combatir la crisis de salud pública. El 6 de septiembre se anunció la asignación de otros $ 75 millones en ayuda federal para combatir la crisis de adicción a los opioides, dinero que, según la administración del gobernador Tom Wolf, ayudará con el tratamiento, la prevención y la educación.

De acuerdo con un artículo de Prensa Asociada, $ 56 de los $75 millones irán al Departamento de Programas de Drogas y Alcohol. El dinero también ayudará a extender los programas diseñados para ayudar a las personas en tratamiento de adicciones a encontrar una vivienda estable y atraer a profesionales de tratamiento al ayudarles a pagar sus préstamos educativos.

El Departamento de Salud del estado recibió $ 8.4 millones, una subvención que se espera que se repita cada uno de los próximos dos años, mientras que Filadelfia recibió $ 5.9 millones y el Condado de Allegheny recibió $ 5.2 millones.

Más contenido de tu interés