null: nullpx
VIH y SIDA

Estudio confirma que el intercambio de jeringas ahorró millones en costos relacionados con el VIH en Filadelfia

Los investigadores dijeron que el estudio muestra que pequeñas inversiones en medidas de reducción de daños pueden generar grandes ahorros en los costos del tratamiento.
1 Nov 2019 – 4:57 PM EDT

Los esfuerzos de prevención del VIH a menudo se centran en cambiar el comportamiento individual. Por ejemplo, usar condones, no compartir agujas entre otras prácticas de prevención ampliamente aconsejadas. Pero el comportamiento de las personas también depende de factores ambientales, como la disponibilidad de anticonceptivos o agujas limpias.

Esos factores son a menudo el resultado del cambio de política pública en las ciudades. Es por eso por lo que, un nuevo estudio tiene como objetivo medir el impacto de los programas de intercambio de jeringas en la incidencia del diagnóstico de VIH en Filadelfia y Baltimore.

El informe, publicado en el Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes, utiliza un modelo predictivo para analizar el impacto que los programas de intercambio de jeringas sancionadores, ilegales en ambas ciudades hasta principios de la década de 1990, tuvieron en la epidemia del VIH.

El Punto de Prevención comenzó a operar ilegalmente en el vecindario Kensington de Filadelfia en 1991. Poco después, el entonces alcalde Ed Rendell firmó una orden ejecutiva declarando que el VIH / SIDA era una emergencia de salud pública en Filadelfia y autorizó el intercambio de jeringas para atenderlo.

En el 1992 el proyecto Punto de Prevención abrió legalmente.

Utilizando datos sobre el VIH desde 1984 hasta 2015, los investigadores utilizaron una técnica de modelado para predecir cuántos casos de VIH se habrían diagnosticado durante el período de 10 años después de la apertura del Punto de prevención si el programa de intercambio de jeringas no hubiera comenzado. Descubrieron que entre 1993 y 2002, se evitaron 10.592 casos de VIH debido al acceso a jeringas limpias.

Luego, los investigadores multiplicaron ese número por el costo promedio del tratamiento del VIH durante la vida de un solo paciente: alrededor de $ 230,000. Eso es $ 2.4 mil millones en 10 años, o aproximadamente $ 240 millones anuales.


Mónica Ruiz, profesora asociada de la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington y autora principal del estudio, dijo que incluso después de tener en cuenta los costos de programación estimados, el retorno de la inversión fue de $ 182.5 millones al año en Filadelfia.

" Eso es un buen trato", dijo Ruiz. “ La belleza del intercambio de jeringas y los servicios de acceso a jeringas y la reducción de daños es que es muy rentable. La implementación de estos programas no cuesta mucho dinero ", añadió en entrevista con WHYY.

Los investigadores dijeron que el estudio muestra que pequeñas inversiones en medidas de reducción de daños pueden generar grandes ahorros en los costos del tratamiento, lo que puede liberar más fondos para otros servicios para ayudar a las personas que se inyectan drogas, como la prevención de sobredosis y la vivienda.

Se han utilizado modelos predictivos similares para pronosticar el retorno de la inversión de un sitio de inyección supervisado propuesto. La lógica es simple: la prevención de sobredosis e infecciones relacionadas con el uso de drogas inyectables reduce los costos de ambulancia, las costosas visitas a la sala de emergencias y las estadías prolongadas en el hospital. Debido a que muchas personas que usan drogas tienen seguro público, este ahorro se transfiere al contribuyente.

Un estudio de 2017 dirigido por Sharon Larson del Instituto Lankenau de Investigación Médica estimó que un hipotético sitio de inyección supervisada en Kensington podría ahorrar más de $ 1.5 millones al año en costos asociados con infecciones de piel y tejidos blandos como resultado del uso de drogas inyectables.

Además de los ahorros derivados de los costos de atención médica asociados con la hepatitis C, el VIH y las infecciones de tejidos relacionadas con la inyección, los sitios de inyección supervisados reducirían los costos relacionados con las sobredosis.

Estos son los países de Latinoamérica que han registrado más casos de contagios de VIH (fotos)

Loading
Cargando galería

El estudio de Larson de 2017 encontró que un sitio de inyección supervisada en Kensington podría evitar entre 24 y 76 muertes al año, lo que resultaría en un ahorro de $ 12 millones a $ 75 millones cada año.


Más contenido de tu interés