Masacre en Orlando

Médicos y activistas de NYC presionan a la FDA para que permita donar sangre a los gays

En el Día Mundial del Donante de Sangre, líderes gays pidieron la derogación de la norma que les impide salvar vidas.
15 Jun 2016 – 8:46 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- La mayor frustración de la comunidad gay, en el Día Mundial del Donante de Sangre, es no poder salvar vidas.

La masacre en Orlando, Florida atizó la campaña que desde hace varios años lidera la organización Gay Men's Health Crisis (GMHC), en contra de la política de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), que impide donar sangre a los gays y bisexuales sexualmente activos.

Anthony Hayes, vicepresidente de asuntos y políticas de GMHC, enfatizó que la tragedia ocurrida en la discoteca Pulse reveló la “frustración permanente” de la comunidad gay, que está imposibilitada para ayudar a salvar vidas debido a una “norma discriminatoria y anticuada”.

La FDA implementó en 1983, durante la cúspide de la crisis del sida, una restricción para donar sangre a hombres homosexuales y bisexuales, debido a que las pruebas de diagnóstico para el VIH no eran confiables. Sin embargo, Hayes dijo que los avances médicos en la actualidad son más precisos que los de hace 30 años.

“La tecnología y la ciencia no es algo que el gobierno federal pueda ignorar”, sostuvo Hayes el martes, en una rueda de prensa, frente a la Alcaldía de la Ciudad de Nueva York. “Los años ochenta era una época de oscurantismo respecto al sida. En el 2016 no podemos continuar tolerando un veto impulsado por la histeria, la ignorancia y el miedo”.

Luego de que miembros del Congreso presionaron a la FDA en 2014 para que modificara su política de donación de sangre, la agencia reformó la norma el año pasado, pero los activistas reclaman que sigue siendo excluyente. Se permite la donación de sangre a los hombres homosexuales y bisexuales sólo si han mantenido 12 meses de celibato.

“Es ridículo”, dijo Hayes. “Es como si fuera una broma”.

El activista pidió a los funcionarios de la Ciudad de Nueva York que apoyen la campaña de GMHC.

“La Gran Manzana es líder en la defensa de los derechos de comunidad LGBT. Necesitamos el respaldo en este momento decisivo”, dijo Hayes.

La página web de la agencia explica que la política también incluye a hombres y mujeres heterosexuales que han mantenido relaciones sexuales con personas con un diagnóstico de VIH positivo o con sexoservidores.


¿LIMITACIONES?

El médico Howard A. Grossman, con 20 años de práctica y director ejecutivo de la Academia Americana de Medicina del VIH en Washington, DC., explicó que hace 30 años, las clínicas públicas sólo contaban con pruebas simples para detectar los anticuerpos contra el VIH, que el sistema inmunológico genera entre tres a seis meses después de la infección inicial. Eso incrementaba la posibilidad de contagio del virus de donante a receptor.

Sin embargo, las nuevas pruebas de diagnóstico pueden detectar la presencia del virus en la sangre dentro de la primera semana de exposición.

“En las últimas décadas la ciencia revolucionó el campo de estudio y tratamiento del VIH y modernizó las técnicas para el análisis de la sangre de donantes”, comentó Grossman. “Las limitaciones tecnológicas ya no son una justificación para las antiguas normas de la FDA”.

El doctor Gilles Herrada, quien trabajó como biólogo investigador para las Universidades de Columbia y Harvard, comentó que la política de donación de sangre de la FDA se contradice con su aprobación del procedimiento Intercept Blood System en 2014.

“Por un lado mantiene normas anticuadas y por el otro da el visto bueno a la tecnología médica”, indicó.

Herrada explicó que el Intercept Blood System es un dispositivo desechable que reduce el riesgo de transmisión de virus, bacterias y parásitos de donante a receptor.

Pero la FDA asegura que eliminar la prohibición podría cuadruplicar el número de casos -1.47 millones hasta diciembre de 2015- de transmisión del VIH a través de transfusiones de sangre.

A raíz de la masacre en Orlando, el congresista demócrata Mike Quigley, vicepresidente del Caucus de Igualdad para la comunidad LGBT de la Cámara Baja, anunció que enviaría una petición al director de la FDA, Robert Califf, para que revoque la política.

Lea también:


Más contenido de tu interés