Planeta

El avión solar sobrevuela la Estatua de la Libertad tras terminar de cruzar EEUU

Cruzar el Atlántico será ahora su nuevo desafío en su ruta para dar la vuelta al mundo sin usar combustibles.
11 Jun 2016 – 11:03 AM EDT

NUEVA YORK. - El avión Solar Impulse 2 terminó de cruzar EEUU de costa a costa, sobrevolando la Estatua de la Libertad, en Nueva York. El siguiente desafío será cruzar el Atlántico para seguir con su intento de dar la vuelta al mundo utilizando solo la energía del sol.

Inicialmente el vuelo debía llegar el martes al aeropuerto John F. Kennedy, pero las lluvias retrasaron su arribo hasta la noche del viernes al sábado. El Solar Impulse 2 comenzó su vuelta al globo en marzo de 2015 en Abu Dhabi, en Emiratos Árabes, y tras un largo parón en Hawái, terminó de cruzar el Pacífico el pasado abril. El 21 de ese mes el avión solar aterrizó en California y desde entonces ha recorrido el territorio estadounidense con paradas en Arizona, Ohio o Pensilvania. Hasta este sábado, el Solar Impulse 2 ha recorrido 18,530 millas y sus dos pilotos acumulan 390 horas de vuelo.

A través de su cuenta en la red social Twitter, André Borschberg, uno de los piloto del avión que no utiliza carburantes, comenzó a dar a cuenta de los “flashes” que detectaba, según se acercaba a la Ciudad.

Cientos de personas le daban la bienvenida e intentaban capturar en una imagen su presencia en este momento histórico, pues el Solar Impulse 2 es el primero que recorre el mundo dependiendo sólo tecnologías limpias.

A los distintos mensajes de Borschberg respondieron cientos, incluido el alcalde de la Ciudad de Nueva York, Bill de Blasio.

Sin embargo, ningún escrito caló tan profundo en el espíritu del inventor suizo como la expresión contundente de la Estatua de la Libertad, que lo revistió de fuerzas con su simbolismo. “Este vuelo sobre la Estatua de la Libertad simboliza los valores de Estados Unidos; la libertad de los pioneros, la libertad para explorar, la libertad de inventar”.



Casi una hora más tarde, a las 4:05 de la madrugada y ya en tierra firme en el aeropuerto JFK, Borschberg lució inspirado, energizado tras ese encuentro con la dama de Ellis Island. Como en ocasiones anteriores, brindó con el champán de una de las marcas privadas que auspicia el proyecto.


RETOS EN SU HORIZONTE

Como todo proyecto experimental, el Solar Impulse 2 tiene aún espacio para crecer, pues ha completado todos sus vuelos utilizando energía solar y tecnologías limpias, lo que elimina el daño al ambiente. Sin embargo, llegar a la Ciudad de Nueva York desde Pensilvania le tomó más de cinco horas, algo que las aerolíneas comerciales logran en 20 minutos hoy, aunque su uso de combustible conlleve la contaminación y degeneración del planeta.

Conscientes de que aún falta, Borschberg y Piccard, persisten su gira en ruta a Europa y el norte de África antes de retornar con sus conclusiones a su punto de partida, Abu Dahbi.

Vea también:


Más contenido de tu interés