null: nullpx
Cirugía

Advertencia sobre el alto costo de las cirugías plásticas baratas en República Dominicana

De acuerdo con el reporte emitido por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en EEUU, en Nueva York está la mayoría de las víctimas infectadas con la poderosa bacteria "Mycobacterium abscessus".
14 Jul 2016 – 01:10 PM EDT

TEANECK, Nueva Jersey. - Alicia Ureña, residente en Manhattan, es la prueba viviente de lo que documenta el recién publicado informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) sobre el brote de contagio con la poderosa bacteria mycobacterium abscessus entre residentes en Estados Unidos que se sometieron a cirugías plásticas en la República Dominicana.

Hace casi tres años que Ureña, madre de dos niñas, se sometió una liposución en la República Dominicana, donde el informe del CDC advierte que las cirugías plásticas y ese tipo de procedimientos estéticos tiene un costo 88% menor que en los Estados Unidos.

Desde esa operación, Ureña no volvió a ser la misma. Contagiada con la bacteria resistente a antibióticos, la mujer tiene que permanecer recibiendo medicamento por vena, “24 horas al día, todo el tiempo”, contó mientras mostraba el portal que tuvieron que abrirle en un brazo para recibir esa ayuda médica.

Ese tratamiento no es el único. A diario también tiene que ingerir nueve medicamentos. “Ha sido un caos. He tenido que dejar mi trabajo”, reveló en entrevista con Víctor Javier Solano de Univision Nueva York.

La “mycobacterium abscessus”, que de acuerdo con el reporte de los CDC afectó a otras 21 personas en seis estados norteamericanos entre el 2013 y el 2014, produce desde infecciones severas en la piel hasta pulmonares. Combatiéndolas es que Ureña se pasa los días “de appointment en appointment (de una cita médica a otra)”, dijo.



A la mujer, los resultados del informe de los CDC, que advierten sobre el peligro de estas cirugías en la República Dominicana, no le sorprenden, pues ya los conoce de primera mano. De su proceso, “mil veces me arrepiento, de verdad que sí”, espetó.

Como si el daño físico no fuera suficiente, Ureña también sufre la dejadez con la cual las autoridades en el país caribeño atendieron su caso. “La justicia dominicana no… No hicieron nada, a pesar de que yo reporté mi caso”, sentenció, de manera que otras personas puedan tener una idea de a qué pudieran exponerse.


Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.