null: nullpx

Se extiende polémica ante visita de directivos de ICE y DHS en Carolina del Norte

Duras palabras de los máximos funcionarios de inmigración hacia alguaciles del estado y el gobernador Cooper
26 Nov 2019 – 12:30 PM EST

CAROLINA DEL NORTE, Raleigh.-Tras la visita de los principales directivos de ICE y DHS en Carolina del Norte, las políticas de " santuario” , la no cooperación con agencias de inmigración por parte de alguaciles del estado, así como el veto de la HB370 por parte del gobernador Cooper, se volvieron foco de controversia y ataque en una reunión sostenida ayer en Raleigh.

El secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, y el director interino de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos, Matthew Albence, se reunieron el 25 de noviembre con representantes republicanos, liderados por el Senador Thom Tillis, para escuchar argumentos de familias que han sido víctimas de delincuentes indocumentados y para solicitar a alguaciles de Carolina del Norte que cooperen de una vez por todas con ICE y el DHS.

Sin embargo, un grupo de activistas y líderes de organizaciones pro-inmigrantes en Carolina del Norte, recibieron a los funcionarios con otro argumento, el de no criminalizar a las comunidades de inmigrantes por el solo hecho de no tener documentos legales para trabajar y permanecer en los Estados Unidos.

La controversia estriba en el hecho de que algunos alguaciles de Carolina del Norte, entre los que se encuentran, Gerald Baker, del condado de Wake; Clarence Birkhead, del condado de Durham, Garry McFadden del condado de Mecklenburg, y varios otros elegidos hace un año, se niegan a cooperar con ICE o con el DHS en mantener más tiempo del estipulado por la ley a los detenidos, quienes en algunas ocasiones han sido liberados a pesar de tener cargos graves en su contra.

El argumento de los alguaciles es que ellos no mantendrán en sus centros de detención a personas indocumentadas para que luego sean tomadas en custodia por las agencias de inmigración con fines de deportación, ya que en el proceso, hay personas que son remitidas por delitos menores como infracciones de tránsito, que tienen familias en casa esperándolos.

Dichos alguaciles además, durante su campaña electoral se comprometieron con la comunidad inmigrante hispana a mantener una relación de respeto y apertura, con el objetivo que estas comunidades vuelvan a confiar en sus autoridades y denuncien delitos que ponen en peligro a los residentes.

Presuntamente, las comunidades indocumentadas no revelan información o denuncian delitos por miedo a ser deportados, por lo que los alguaciles han visto un incremento en la delincuencia y se les complica matener el orden en las calles.

Aunada a esta situación, el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, vetó una propuesta de ley empujada por representantes republicanos que obligaría a los alguaciles de todos los condados a honrar las detenciones de ICE. Ante esta decisión del más alto líder en Carolina del Norte, las agencias federales de inmigración vieron el escenario de deportaciones mucho más complicado, así que salieron a las calles, a las casas, negocios y trabajos a detener a los presuntos delincuentes.

Algunos alguaciles por su parte, retiraron el programa federal 287 (g) que permite a las fuerzas del orden público locales verificar el estado migratorio de las personas arrestadas.

Esta situación a llevado a los republicanos a echar mano de varias estrategias, entre ellas, una nueva propuesta de ley presentada en octubre llamada “Aplicación de la Ley de Detención de Inmigrantes” que daría incentivos a las agencias del orden que colaboren con Inmigración.

La propuesta busca que los alguaciles mantengan en custodia a las personas en que ICE y el DHS hayan emitido una orden de detención. A cambio, reembolsaría ciertos gastos relacionados con la detención, apoyo tecnológico y costos de litigios en las cárceles.

De la mesa redonda sostenida el lunes, no se revelaron detalles específicos ni pasos a seguir dado que la reunión se llevó a cabo a puerta cerrada, pero ahora más que nunca, la vista está puesta en inmigración en el estado. Tal es el caso que a la par de esta reunión, cientos de manifestantes en Graham se pronunciaron para exigir la cancelación del contrato que ICE tiene con el alguacil del condado de Alamance, Terry Johnson. Como resultado de la manifestación 9 personas fueron arrestadas al llevar a cabo un ritual judío en la calle.






RELACIONADOS:Univision 40 RaleighNorth CarolinaCasaDeportacionesEstados Unidos

Más contenido de tu interés