null: nullpx
Elecciones en EEUU 2020

Gobierno de Biden demanda a Georgia por su ley que restringe el voto

El fiscal general Merrick Garland aseguró tras anunciar el desafío legal que la ley del estado sureño restringe el voto basada en el color de la piel de los electores.
25 Jun 2021 – 12:05 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El Departamento de Justicia presentó una demanda este viernes contra el estado de Georgia por sus nuevas leyes electorales que, según el gobierno federal, discriminan a la población negra de ese estado del sur del país.

El desafío legal apunta contra la llamada Ley sobre la Integridad de las Elecciones en Georgia, aprobada por la legislatura estatal de mayoría republicana y firmada por el gobernador, también republicano, Brian Kemp el pasado mes de marzo.

El fiscal general Merrick Garland dijo que Georgia tuvo una participación masiva en los comicios del 2020 por encima del promedio nacional y que la ley que están desafiando legalmente desde Washington DC busca evitar que esa votación a gran escala, especialmente de minorías, vuelva a ocurrir.

Garland insistió que la ley de Georgia restringe el voto basado en el color de la piel del elector.

"Nuestra queja alega que los recientes cambios a las leyes electorales de Georgia fueron adoptados con el propósito de negar o restringir el derecho al voto de los georgianos en función de su raza o color de piel, en violación de la Sección 2 de la Ley de Derecho al Voto", dijo Garland al hacer la presentación de la demanda.

La ley impone límites al uso de papeletas para votar por correo, castiga a gente que ayuda a votantes que hacen fila en los centros de votación con agua y comida y aumenta considerablemente el poder de la legislatura estatal sobre el proceso electoral.

"Esta demanda es el primero de muchos pasos que estamos tomando para asegurar que todos los votantes elegibles pueden depositar un voto, que todos los votos legales y que cada votante tenga acceso a información precisa", dijo Garland desde la sede del Departamento de Justicia en Washington DC.

Los demócratas y grupos de derechos electorales se quejaron de que la ley privará desproporcionadamente del derecho al voto a minorías.

Esta ley en Georgia es parte de una ola de proyectos de ley electorales respaldados por el Partido Republicano en estados de todo el país después de que el expresidente Donald Trump sostuvo con afirmaciones falsas que su derrota electoral de 2020 fue provocada por un fraude.

Trump perdió las elecciones de noviembre por casi un 5%, el mayor porcentaje en 12 años, frente al actual presidente Joe Biden, quien obtuvo 306 apoyos en el Colegio Electoral frente a 232 del exmandatario. El Departamento de Seguridad Nacional, aún bajo su mando, las calificó de "las más seguras de la historia" y decenas de tribunales, entre ellos la Corte Suprema, rechazaron sus acusaciones por falta de pruebas.


Los esfuerzos de los republicanos para cambiar las leyes de votación en Georgia se producen después de que la participación sin precedentes condujera a victorias demócratas en las elecciones presidenciales y dos reelecciones del Senado de Estados Unidos en el estado que alguna vez fue confiablemente rojo.

Los puntos más importantes

Entre los aspectos más destacados, esta ley requiere una identificación con foto para poder votar en ausencia por correo, luego de que más de 1.3 millones de votantes de Georgia usaran esa opción durante la pandemia de covid-19.

También reduce el periodo de tiempo que tienen las personas para solicitar una boleta de voto ausente y limitaría dónde se pueden colocar las urnas y cuándo se puede acceder a ellas.

Uno de los mayores cambios le dará a la legislatura controlada por el Partido Republicano más control sobre la administración de las elecciones, un cambio que ha generado preocupación entre los grupos de derechos de voto de que podría llevar a una mayor influencia partidista.

La ley reemplaza al secretario de Estado como presidente de la junta electoral estatal con un nuevo designado de la legislatura, luego de que el secretario de Estado republicano, Brad Raffensperger, rechazara los intentos de Trump de anular los resultados electorales de Georgia.


También permite que la junta destituya y reemplace a los funcionarios electorales del condado que se considere que tienen un desempeño inferior. Ambas provisiones introducen consideraciones políticas partidistas en el manejo del proceso, según los críticos de la nueva legislación.

Esa disposición se considera ampliamente como algo que puede usarse para apuntar al condado de Fulton, un bastión demócrata que incluye la mayor parte de Atlanta, uno de los principales objetivos de los republicanos después de que largas filas de votantes participaran en las elecciones primarias y la general del pasado 3 de noviembre.

El representante republicano Barry Fleming, quien ha sido una fuerza impulsora en la elaboración de la ley dijo en marzo tras su aprobación que la disposición solo sería una “solución temporal, por así decirlo, que termina y el control se devuelve a los lugareños después de que se resuelven los problemas".

El proyecto de ley también reduce el plazo en el que se llevan a cabo las elecciones de segunda vuelta, incluida la cantidad de votaciones anticipadas para las dos vueltas. Y prohíbe que los grupos externos entreguen comida o agua a las personas que hacen fila para votar.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés