null: nullpx
Control de Armas

Rifles de guerra hechos en casa: el armamento 'fantasma' en poder de pandilleros en EEUU

"Los criminales están haciendo sus propias armas porque no las pueden comprar legalmente", dijo un agente de la ATF, dependencia que ha realizado más decomisos de armas de fuego de manufactura artesanal y cuyas piezas se adquieren en Internet.
1 Ago 2018 – 6:00 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Detectives de Hollywood y agentes federales iniciaron en enero un operativo relacionado con la venta ilegal de rifles de asalto. Al concluir las compras encubiertas cinco meses después, obtuvieron más de 50 armas de fuego, incluyendo rifles AR-15 y pistolas calibre 9 milímetros. Nada espectacular comparado con otros decomisos; sin embargo, recolectaron un arsenal que fue ensamblado manualmente en la casa de un traficante usando partes que compró en Internet.

Este es el último caso en California relacionado con la emergente industria de la fabricación de armas caseras, también conocidas como armamento 'fantasma', porque permiten a los compradores eludir la revisión de antecedentes penales y quedar fuera de los registros. Según las autoridades, estas son "imposibles de rastrear" porque no tienen los números de serie tradicionales, borrando la huella tanto de quienes las elaboran, como de quienes terminan jalando sus gatillos.

Por eso, advierte la Agencia federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), es cada vez más común que los criminales las tengan en su poder. Por ejemplo, el armamento incautado en Hollywood lo tenían 10 sospechosos ligados a una pandilla del Este de Los Ángeles.

El líder de esa organización es Enrique Saucedo Jr, quien coordinaba el transporte, distribución y venta de armas de fuego de manufactura casera en Hollywood y el Valle de San Fernando. Él fue condenado en octubre pasado a casi un año de prisión por un caso de asalto con arma de fuego.

"Una tendencia entre las pandillas"

"La ATF ha visto un incremento en la cantidad de armas elaboradas en casa que han sido confiscadas", dijo Bill McMullan, agente especial en Los Ángeles, al anunciar el mes pasado el golpe a dicha banda dedicada a la venta ilegal de rifles y pistolas de manufactura artesanal.

"Esta es una tendencia entre las pandillas del sur de California, lo cual significa que los criminales están haciendo sus propias armas porque no las pueden comprar legalmente", explicó el funcionario.

Este tipo de armamento ha estado en la mira de las agencias del orden desde 2013, cuando John Zawahri elaboró su propio rifle AR-15, el más usado en las masacres en este país, para asesinar a su padre y hermano y luego incendiar su casa. Después se dirigió al College de Santa Mónica, donde mató a tres personas antes de que la Policía lo abatiera a tiros. Una orden judicial le había prohibido poseer armas de fuego debido a sus problemas de salud mental.

En noviembre pasado otro rifle de guerra ensamblado caseramente fue asegurado en una escena del crimen. Lo usó Kevin Neal para asesinar a cinco personas y herir a 10 más (incluidos niños) en una persecución que terminó en una escuela de la comunidad rural Rancho Tehama, en el norte de California. Tras disparar indiscriminadamente, el atacante fue baleado fatalmente por agentes del orden.

A pesar de su papel en esas masacres, su venta en Internet no está en debate, sino la distribución de los planos que permitirían diseñar armas de plástico y no registradas a través de impresoras 3D. Alegando que la publicación de dicho material podría causar un daño irreparable a los estadounidenses, un juez federal emitió el martes una orden de restricción temporal.

Un negocio que florece en Internet

Cualquier persona puede comprar legalmente en Internet o en exhibiciones de armas de fuego un receptor inferior parcialmente construido, componente base de las armas 'fantasma'. Esta pieza metálica también conocida como receptor del 80% o blank no tiene un número de serie porque no es considerado un arma y evade las regulaciones federales.

Según la ley federal, solo hasta que dicho receptor inacabado tiene perforaciones y maquinados específicos se le puede catalogar como un arma de fuego.

El resto de las piezas necesarias para crear una pistola o rifle también se consiguen en Internet. No es necesario tener una licencia federal para vender los receptores inferiores. Incluso las personas con restricciones para poseer armas o con problemas mentales pueden comprarlos. Mientras que una persona con un permiso federal no tiene límite respecto a la cantidad de armas 'fantasma' en su poder.

Los detractores de estos dispositivos alegan que la expansión de los vendedores en Internet y tutoriales en YouTube le han dado un impulso a este mercado. "Verán lo simple que es", promete Kyle Martin, presidente de Ghost America LLC, en un video que detalla los pasos para ensamblar un AR-15.

El eslogan de su empresa GhostGuns.com es "Unserialized, Unregistered" (sin número de serie, no registrados), promoviendo así la venta de armas cortas, receptores inacabados y otros artículos. La empresa ha estado bajo el escrutinio de los grupos que abogan por un mayor control de armas.

Como un restaurante de comida rápida

Blake Chow, comandante de la División Oeste de la Policía de Los Ángeles (LAPD), indicó que esta industria mantiene en vilo a las autoridades locales, porque los criminales le están sacando provecho.

"Es como tener un restaurante de comida rápida: ordenas lo que quieres, alguien lo elabora, lo traen a Hollywood, le pagan y se van. Llegan a las manos de las pandillas más violentas de Los Ángeles", alertó. "Es muy fácil ordenarlas en internet, es casi ridículo", agregó.

"Obviamente si pasa en Los Ángeles probablemente ocurre en otras partes del país", añadió el oficial.

A la Policía angelina le preocupa en particular el creciente decomiso de pistolas caseras 9 milímetros. "Es el tipo de armas recuperadas que se usan en la mayoría de los crímenes en Los Ángeles", señaló el comandante Chow.

Debido a que este armamento no tiene números de serie, la ATF no puede rastrearlos. Estos dígitos son clave en las investigaciones policiacas, permitiendo conocer su historia y dueños registrados.

El año pasado, cerca de 250 armas 'fantasma' fueron incautadas, varias de las cuales fueron adquiridas en compras encubiertas, por agentes de ATF en Sacramento, en el norte de California. La agencia también ha realizado decomisos y operativos en Arizona, Maryland, Nueva York y Texas, aunque no tiene estadísticas precisas sobre este tipo de confiscaciones.

Rifles para importar

Un agente encubierto se le acercó a Alex Gálvez, de 36 años, para ofrecerle un negocio jugoso. Le pidió cinco rifles semiautomáticos a cambio de 7,500 dólares. Había una condición: que no los rastrearan las autoridades federales. El fabricante aceptó, compró las piezas por Internet y ensambló los cinco rifles en un establecimiento de Los Ángeles.

De acuerdo con documentos judiciales, Gálvez cumplió al pie de la letra con el encargo a pesar de que su falso cliente le confesó que era un criminal que enviaría el pequeño arsenal fuera del país. De hecho, cuando se las entregó le dijo que estaba dispuesto a seguir trabajando con este y le prometió que a cambio de 130,000 dólares podría entregarle 100 rifles más.

Gálvez, quien ante un tribunal afirmó que no era un traficante de armas sino alguien que buscaba ganar un "dinero extra", se declaró culpable en noviembre de fabricación y venta de armas de fuego ilegales y ahora enfrenta una condena de hasta 10 años en una prisión federal.

Como este hombre, los fabricantes pueden comprar piezas para elaborar un rifle AR-15 por unos 700 dólares y venderlos hasta por 2,000 dólares.

Legislaciones en California

En respuesta a la masacre de San Bernardino de 2015, la legislatura de California aprobó en 2016 el proyecto de ley AB 1673, que pedía extender la definición de "arma de fuego" a las de fabricación casera para registrarlas bajo un número de serie. Pero el gobernador Jerry Brown vetó dicha iniciativa argumentando que su lenguaje era vago y podría tener consecuencias imprevistas.

"Hay una ley estatal que prohíbe la venta de estos recibidores inferiores (el componente base del arma) para reducir su venta, pero nuestra preocupación es que estados vecinos no tienen leyes similares", dijo Ben Meda, detective de la Unidad de Pandillas y Narcóticos del LAPD.

"Se venden sin revisiones en exhibiciones o en Internet y (las piezas) se entregan en tu casa", agregó.

La oficina de la ATF en Los Ángeles indicó que ha incrementado su colaboración con las policías locales para investigar y desmantelar a las bandas de traficantes.

"Así como los criminales encuentran caminos para evadir las leyes, la ATF encuentra vías innovadoras para identificarlos y combatirlos", enfatizó el agente especial Bill McMullan.

Mira también:


Este es el arsenal decomisado en Oxnard al cártel de 'El Mencho'

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés