Demandas

Familia de hispano que la Policía baleó al confundirlo con un pandillero recibe $14.35 millones

Frank Mendoza recibió un tiro en la cabeza cuando intentaba salir de su casa durante una incursión policial en la que perseguían a un pandillero que se metió al patio de su casa. Un agente del Sheriff de Los Ángeles lo confundió con el sospechoso, a pesar de que el delincuente que seguían era más delgado, joven y tenía varios tatuajes en el cuerpo.
28 Ago 2018 – 4:52 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Familiares de un hispano que accidentalmente murió baleado frente a su casa –en un cuestionado operativo para arrestar a un pandillero por parte del Sheriff del condado de Los Ángeles– recibieron una compensación de 14.35 millones de dólares, según confirmó su abogado.

Frank Mendoza, de 54 años, falleció luego de que un agente del Sheriff le disparó en dos ocasiones –uno de los tiros le dio en la cabeza y el otro en la pierna– cuando este salía de su casa en la ciudad de Pico Rivera la tarde del 1 de agosto de 2014. Los oficiales aseguraron que confundieron a Mendoza con el delincuente que seguían, aunque aquel era más delgado, joven y tenía varios tatuajes en el cuerpo.

El fugitivo, Cedric Ramírez, de 24 años e identificado como un "conocido" integrante de la pandilla Pico Nuevo, una de las más grandes de esa localidad, huía por los patios traseros del barrio y finalmente se resguardó en el interior del hogar de los Mendoza. Tenía un arma. Algunos familiares fueron evacuados por los oficiales, pero cuando Frank intentó salir por la puerta principal lo balearon fatalmente.

Mendoza era entrenador de un equipo juvenil de fútbol americano y estaba a punto de retirarse de su trabajo en una panadería. Dejó una viuda y cinco huérfanos, quienes en 2015 demandaron al condado de Los Ángeles y al Sheriff alegando ser víctimas de una incursión policial negligente.

"Puedo entender que (los agentes del Sheriff) están aquí para servir y proteger. Es solo que ese día simplemente no salió bien (el operativo)", dijo Frank Mendoza Jr en una conferencia de prensa en la cual se anunció dicho acuerdo extrajudicial, uno de los más altos alcanzados en esta metrópoli.

Según el Sheriff, el pandillero que buscaban conducía un auto robado y tenía en su poder un rifle de asalto y un revólver. Este accionó su arma contra uno de los agentes cuando estaba en el patio trasero de los Mendoza y se metió a la vivienda por la ventana de una habitación. Durante el tiroteo, algunos alguaciles salieron de la propiedad y sacaron a tres familiares, dejando a otros dentro.

La querella alega que los agentes dejaron a la familia "vulnerable" cuando salieron, lo cual permitió que el fugitivo entrara a la residencia. "Como resultado, (Mendoza y sus familiares), temiendo por sus vidas, no tuvieron más remedio que intentar escapar de su casa sin ayuda", cita la demanda.

Esto permitió que el pandillero tomara como rehén a la esposa de Mendoza, Lorraine, quien es discapacitada, durante más de ocho horas, reclama dicha acción legal.

De acuerdo con un reporte de la Fiscalía angelina, a la 1:33 am del día siguiente, tras numerosas negociaciones telefónicas en las que el pandillero amenazó con matar a la mujer y de escuchar disparos, un equipo especial del Sheriff ingresó a la vivienda y en la sala abatió al sospechoso, cuando este le apuntaba con un revólver cargado a uno de los agentes. Lorraine fue rescatada sana y salva.

"El incidente ocurrió muy rápido"

"Esta es la peor pesadilla de cualquier persona, en la que supuestamente están siendo protegidos por las agencias del orden. En cambio, las agencias del orden terminan quitándoles la vida", expresó Garo Mardirossian, abogado de la familia, en la conferencia que se realizó este lunes.

"Los cinco hijos estaban en contacto constante y frecuentaban a su mamá y su papá. Esta tragedia los ha afectado mucho", agregó el litigante.

Si bien la compensación monetaria para esta familia aún debe ser aprobada por la Junta de Supervisores del condado, Mardirossian aseguró que ya han pagado 10 millones de dólares.

Anselmo González, el agente del Sheriff que le disparó a Mendoza, dijo a los investigadores que c onfundió a Mendoza con el pandillero, aunque no se parecían físicamente. El oficial aseguró que vio la silueta de un hombre saliendo de la casa y dirigirse hacia otros alguaciles, por eso le disparó.

La Fiscalía angelina concluyó que el agente González se sintió amenazado, por eso consideró que sus acciones fueron legales. La institución mencionó que este no tenía la descripción del sospechoso, solo que vestía una camiseta sin mangas y pantalones cortos. También señalan que había luz del día, pero el interior de la casa estaba oscuro. "El incidente ocurrió muy rápido", asegura la procuraduría.

A través de un comunicado enviado este lunes, el Sheriff insistió en que sus oficiales "se vieron obligados a tomar una decisión en una fracción de segundo cuando un sospechoso armado disparó varias veces, poniendo vidas inocentes en peligro y tomando como rehenes a una familia en su hogar".

Parte del acuerdo judicial es que la institución brinde más entrenamiento sobre incidentes en los que un fugitivo se resguarda en una casa en la que están varias personas. "Siempre estamos tratando de mejorar la forma en que manejamos las situaciones de vida y muerte en una fracción de segundo, en un esfuerzo por evitar que ocurran tragedias similares", enfatizó el Sheriff.


En fotos: Estos son los fugitivos más buscados de Los Ángeles

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés