null: nullpx
Violencia

El problema de violencia que muestra este vídeo de una agresión escolar en Los Ángeles

Familiares de los estudiantes de Dymally High School denuncian la violencia que sufre ese centro educativo donde unos estudiantes grabaron a uno de sus amigos agrediendo con dureza a un joven hispano al que le estaban pidiendo dinero.
14 May 2016 – 9:06 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Una violenta golpiza grabada en vídeo y protagonizada por estudiantes de la escuela secundaria Dymally High School, en Sur Los Ángeles, ha sacado a la luz un problema de inseguridad que algunos padres del centro han denunciado sin éxito a las autoridades educativas, según aseguraron a Univision Los Ángeles.

La agresión que muestran las imágenes -que han sido alteradas para proteger la identidad de los menores- tuvo lugar el pasado 10 de mayo en el complejo escolar ubicado entre las calles 88 y San Pedro, uno de los sectores de la ciudad más impactados por la violencia de pandillas y habitada en su mayoría por hispanos y afroamericanos.

La víctima, un alumno latino de 16 años, fue rodeada por unos compañeros que le pedían dinero. Uno de ellos, el más agresivo, le asesta por sorpresa un derechazo en la mandíbula que lo tira al suelo. El atacante agrede al hispano varias veces antes de que se pueda levantar, luego trata de asestarle un puñetazo con acrobacia, pero el latino se defiende y evita el golpe, aunque después vuelve a recibir otro impacto y cae derribado.

El mismo día del incidente el video fue publicado en Facebook. En apenas tres días, había sido reproducido más de medio millón de veces y 10,000 usuarios lo compartieron. La grabación fue retirada el viernes de la cuenta del estudiante que la puso en esa red social. En los comentarios que Univision Los Ángeles pudo revisar se celebraba la acción del agresor sobre el hispano, quien logró regresar a casa a salvo, aunque magullado.

Madre exige justicia

María Medina, madre del joven agredido, contó a Univision que al exigir una respuesta de las autoridades escolares, sólo le indicaron que dos estudiantes (el que golpeó y el que grabó) habían sido suspendidos y serían enviados a otra escuela.

“Mi hijo no me dijo nada de que lo habían golpeado, me enteré porque mis vecinos vieron el video en Facebook, y luego mi hijo me dijo que no reportara porque supondría buscar más problemas”, mencionó.

“Hablé con la directora de la escuela y me dijo que los padres del que golpeó a mi hijo sólo me querían decir ‘I'm sorry’ (lo siento), pero yo estoy indignada, porque lo mismo le pueden hacer a otros estudiantes”, recalcó la mamá.

El estudiante agresor y sus amigos, según le dijeron a la señora Medina en la escuela, ya han protagonizado otros ataques físicos y que cuando los reportan sólo se reíen y lo celebran.

La indignada madre cuestionó la seguridad en el plantel al señalar que las cámaras de seguridad no funcionan y que los oficiales encargados de vigilar brillan por su ausencia.

Al día siguiente de la agresión la mamá de la víctima presentó una denuncia ante la Policía Escolar.

“Me dijeron que iban a ser arrestados y que les presentarían cargos, que iban a ir a la corte”, mencionó.

El ataque que sufrió su hijo, agregó, lo ha afectado emocionalmente, ya que en estos días lo ha notado ausente y por cualquier cosa se prende cuando solía ser muy calmado.

Sin respuesta de las autoridades escolares

Univision Los Ángeles trató de comunicarse vía telefónica y por correo electrónico en varias ocasiones con la directora de la escuela Simone Charles, quien evitó pronunciarse sobre los hechos y remitió al Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), al igual que la Policía Escolar.

"Estamos revisando este asunto, pero todas las cuestiones de los estudiantes son confidenciales", dijo escuetamente el vocero de LAUSD, Daryl Strickland, en un comunicado. LAUSD estaba en comunicación con la policía sobre este incidente.

Indignados y preocupados

Dionisio Roque, un padre de familia consultado, comentó que al ver el video que le mostró una de sus hijas, que estudia en la misma Dymally High School, sintió coraje y preocupación.

“Es una canallada lo que hacen al muchacho”, dijo molesto el padre de familia. “Es necesario que esta escuela sea investigada, porque mis hijas me dicen que todos los días hay peleas y la dirección no hace nada, que hasta los guardias de seguridad se ponen a fumar con estos estudiantes en los rincones de la escuela”.

Por su parte, Lucy Tovar, cuyos sobrinos van a ese centro, dijo que al ver las imágenes lloró porque conoce al estudiante golpeado, a quien calificó como un niño muy bueno y tranquilo.

“También me sentí muy triste por todos los comentarios que ponían los amigos del chamaco que subió el video a Facebook”, mencionó sobre los mensajes que enaltecían al agresor.

Lea también:


Más contenido de tu interés