null: nullpx
Muertes

"Algún día estaré con él", dice padre de Anthony Ávalos tras sepultarlo entre 'superhéroes'

Este viernes se realizó la ceremonia fúnebre del pequeño de 10 años que murió el mes pasado en Los Ángeles. Para sus familiares, Anthony fue un "héroe" que protegió y salvó a sus hermanos del maltrato de su madre y el novio de esta, quienes ahora enfrentan cargos criminales por la muerte del menor.
20 Jul 2018 – 5:21 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Batman, Superman, Capitán América y otros superhéroes desfilaron en las camisetas y disfraces que llevaban los familiares y amigos de la familia Ávalos en una iglesia del norte de Los Ángeles. Así le dieron el último adiós a Anthony Ávalos, de 10 años, quien falleció hace casi un mes en un hospital presuntamente por los malos tratos y golpizas que le propinaron su propia madre y el novio de esta.

El ataúd del pequeño era azul, uno de sus colores favoritos por el disfraz de Spider Man. Decenas de personas vistieron camisetas con imágenes de personajes de ficción con poderes extraordinarios por pedido de los familiares del menor, quienes planearon un funeral temático porque –según ellos– el niño dio la vida por sus hermanos, como un héroe de carne y hueso, prefiriendo ser él la víctima del abuso.

Como si se tratara de uno de los suyos, policías y bomberos también acompañaron el cortejo fúnebre de Anthony, desde la iglesia San Junípero Serra y hasta un cementerio en Lancaster este viernes. El sueño del pequeño era ser un bombero, la profesión que veía más parecida a lo que hace Spider Man.

"Él era un héroe", expresó entre lágrimas el padre del menor, Víctor Ávalos, quien viajó desde el estado de Colima, en el suroeste mexicano, para estar en el entierro. "Quiero que mi hijo descanse, es un dolor que no puedo explicar. Algún día estaré con él", agregó antes del servicio religioso.

Esta familia no ha quitado el dedo del renglón, exigiendo que investiguen a los trabajadores sociales que aparentemente no detectaron a tiempo el maltrato que sufrió este niño. En múltiples ocasiones llegaron a su casa en Lancaster, en el norte del condado de Los Ángeles, respondiendo a denuncias de abuso, pero jamás encontraron o hicieron nada.

"Espero que haya gente que tome este trabajo con seriedad", reclamó Víctor Ávalos.

De acuerdo con un reporte de la Fiscalía angelina, el menor fue torturado de manera continua durante cinco días por su madre, Heather Maxine Barrón, y por el novio de esta, Kareem Ernesto Leiva. Lo azotaron contra muebles, le pegaron con un cinturón, le arrojaron salsa picante en el rostro y lo obligaron a arrodillarse sobre arroz. Los investigadores analizan como un posible factor el hecho de que Anthony dijo que le gustaban los niños.

"Protegía a sus hermanos"

La tía del menor, María Barrón, dijo a Univision Noticias que Anthony voluntariamente eligió ser agredido física y psicológicamente para que sus hermanos menores no pasaran por lo mismo. "Era un niño increíble. Él siempre ha sido un héroe porque siendo el mayor protegía a sus hermanos menores. Se ponía enfrente cuando había peligro, cuando la mamá les pegaba, de todo el abuso", afirmó.

María, quien vistió una playera blanca con una foto de Anthony con un traje blanco y con la frase "Siempre en nuestros corazones", recordó que ella organizó en su casa en California City una fiesta temática de superhéroes cuando su sobrino cumplió 7 años.

"Le gustaba Spider Man y Batman. No sabía a quién elegir", contó entre sollozos.

En una ventana de la camioneta de Barrón estaba el dibujo de la silueta de Batman junto a la frase "Te amamos Anthony". En la parte trasera se leía "Justicia para Anthony". En los vidrios de otros automóviles se exigía lo mismo.

Para el abogado de la familia, Brian Claypool, los empleados del condado que él considera que de alguna manera permitieron el asesinato del niño también deben ser llevados ante la justicia. "Esto nunca debió pasar. Anthony debería estar vivo", reclamó. "Tenían una enorme alerta roja y debieron protegerlo".

"La gran ironía es que él absorbió mucho del abuso para proteger a los hermanos", agregó el litigante.

"Buen trabajo, amigo"

El mejor amigo de Anthony, Jonathan Peitc, de también 10 años, acudió al funeral con una playera de la Liga de la Justicia y unas gafas oscuras. Lo recordó como un niño alegre con el que jugaba fútbol y a "las atrapadas" (tag). "Le gustaban los colores rojo y azul porque le gustaba Spider Man", detalló.

"Era un buen niño, hizo cosas buenas", dijo y contó que se sintió "triste, sorprendido e indignado" cuando se enteró sobre el violento fallecimiento de su compañero de escuela.

"Era mi amigo desde el primer grado y ahora está muerto", expresó con tono serio y relató que Anthony jamás le confesó sobre los abusos que sufría en casa, aunque dijo que "a veces estaba triste".

Cuando un reportero le preguntó cuál sería su último mensaje para Anthony, este expresó: "Buen trabajo, amigo". Después leyó una oración impresa en la parte trasera de una tarjeta con la imagen de la Virgen de Guadalupe: "Siempre te amaremos, te veremos sobre la brillante arena…".

El padre de Jonathan, Jeff, aseguró que jamás vio una señal de que algo andaba mal en la casa de Anthony. "Me sorprendió porque lo veíamos sonriente y feliz en todas las fotos", mencionó.

Este hombre cuestionó por qué a otro niño le han arrebatado la vida a golpes en el Valle del Antílope, donde hace cinco años murió de una manera similar Gabrielito Fernández, de 8 años. Por ese asesinato, el padrastro fue sentenciado a pena de muerte y la madre, a cadena perpetua.

"Es casi exactamente lo mismo. ¿Qué pasó? Dicen que hicieron esto y aquello, y miren lo que pasó", reclamó Jeff.

Lágrimas debajo de las máscaras

Un hombre que portaba un disfraz de Tortuga Ninja y otro con el de Batman estuvieron en el servicio religioso de Anthony. Algunos llevaron máscaras, capas y escudos de superhéroes. Un par de asistentes a la misa salieron llorando de la iglesia y, cuando se desahogaron, regresaron al templo.

"¡Mi bebé! ¡Mi bebé!", repetía entre sollozos la tía del menor, María Barrón. "Nunca va a regresar. Pasamos tanto tiempo juntos, estuve en sus primeros pasos, le enseñé a leer. Siempre lo llevaré en mi corazón. Siempre será mi héroe", expresó esta mujer.

Poco antes de las 11:00 am salió de la parroquia el ataúd azul con los restos de Anthony. Su padre y cinco familiares lo llevaron hasta una carroza fúnebre. Unas personas se acercaron a tocar y besar el féretro; otros lloraron y se abrazaron. "Descansa en paz, hijo".

Entre capas, 'superhéroes' y camiones de bomberos: así despidieron al pequeño Anthony Ávalos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés