null: nullpx
Atentado terrorista

Arrestan a estudiante acusado de planificar un tiroteo masivo en un centro comercial de Texas

Matin Azizi-Yarand, de 17 años, planeaba ejecutar el ataque a mediados de mayo en el centro comercial Stonebriar Centre de Frisco, Texas, de acuerdo con documentos judiciales y ya había gastado cerca de 1,500 dólares comprando armas y equipo. El joven permanece detenido y se le fijó una fianza de 3 millones de dólares.
3 May 2018 – 01:28 PM EDT
Reacciona
Comparte
Matin Azizi-Yarand, un estudiante de preparatoria de 17 años, planeaba realizar un tiroteo a mediados de mayo en el centro comercial Stonebriar Centre de Frisco, Texas. Crédito: Fiscalía del Condado Collin

Autoridades de Texas informaron este miércoles que tienen bajo custodia a Matin Azizi-Yarand, un estudiante de secundaria de 17 años a quien acusan de planear un tiroteo masivo en el centro comercial Stonebriar Centre de la ciudad de Frisco, ubicada al norte de Dallas.

El adolescente enfrenta cargos por solicitar la comisión de un asesinato castigable con pena de muerte y por realizar una amenaza terrorista, informó en un comunicado el fiscal de distrito del condado Collin. De ser hallado culpable podría ser sentenciado a vida en prisión por el primer delito y a 10 años adicionales por el segundo. El chico permanece detenido y se le fijo una fianza de 3 millones de dólares.


El ataque que pensaba realizar Azizi-Yarand a mediados de mayo fue inspirado por el grupo terrorista ISIS, de acuerdo con los investigadores del caso. El chico habría solicitado ayuda a otros individuos para llevar a cabo el tiroteo y, al momento de su arresto, había gastado más de 1,400 dólares en la compra de armas y equipo táctico.

Se conoció además que había escrito un manifiesto titulado “un mensaje para Estados Unidos”, en el que explicaba las razones de su ataque.

De acuerdo con información consignada en el documento de la acusación contra Azizi-Yarand, las autoridades empezaron a investigar este caso en diciembre de 2017 cuando el chico entabló una comunicación con un agente encubierto del FBI a través de una aplicación de mensajes de texto. En los mensajes que envió, el joven expresó su deseo de cometer el ataque y dijo haber estado leyendo guías de ISIS para llevar a cabo operaciones y para hacer bombas.

Cargando Video...
Revelan detalles sobre el tiroteo que presuntamente planeaba realizar un estudiante de preparatoria en Texas


El acusado presuntamente estuvo revisando también una guía sobre cómo hacer bombas con cilindros de gas escrita por uno de los atacantes en el tiroteo de la preparatoria Columbine en 1999.

En los documentos judiciales se lee que, en una de sus primeras conversaciones con el agente encubierto, Azizi-Yarand dijo que “esto (el ataque) no se trata del número de personas que puedes matar, sino de la cantidad de dinero que haces que los países gasten en seguridad por un simple ataque… aunque tener muchas víctimas llamará su atención”.

“Quiero que Estados Unidos esté en la misma situación que está Europa, que los obliga a tener muchos soldados desplegados en las calles, algo que les cueste mucho financieramente”, habría dicho.

En diferentes charlas con el agente encubierto, Azizi-Yarand presuntamente expresó su deseo de viajar a Pakistán y luego cruzar la frontera hacía Afganistán para unirse a ISIS y sus intenciones de hacer un tiroteo en un templo hindú, argumentando que la respuesta de la policía en el área era muy lenta y que solo esperaba poder conseguir el arma apropiada para llevar a cabo su plan.

Antes de elegir a finales de marzo que su blanco para el ataque sería el centro comercial Stonebriar, el sospechoso habría considerado hacerlo en una escuela porque son “lugares perfectos, tienen mucha gente y esquinas cerradas… hasta un ciego podría darle a 10 personas fácilmente. Sólo hay que disparar hacia donde escuches los gritos”, habría dicho al agente del FBI.

Azizi-Yarand supuestamente estuvo analizando el diseño de la edificación del centro comercial, el número de guardias de seguridad en el lugar y las rutinas de los clientes. Incluso habría planeado prender fuego a algunas tiendas.

Otro de los detalles que se dieron a conocer tras la investigación fue que este chico habría dicho que le gustaría “someter a un policía, rociarlo con gasolina y prenderle fuego mientras grababa el hecho”.

El arresto del sospechoso se logró gracias al trabajo conjunto de los miembros de la unidad especializada en terrorismo del FBI del norte de Texas junto con oficiales de los departamentos de policía de las ciudades de Frisco y Plano.

“No tenemos conocimiento de ninguna amenaza adicional asociada con este arresto”, dijo en un comunicado Eric K. Jackson, agente especial a cargo del FBI en Dallas.

Por su parte el jefe de la policía de Frisco, John W. Bruce, dijo que a pesar de que “los hechos de este caso son alarmantes”, este es un ejemplo del poder de la cooperación y la importancia de que todo el mundo esté vigilante.

“Tristemente, escuchamos mucho sobre terrorismo en los medios y se ha vuelto una preocupación en nuestras vidas”, dijo Gregory W. Rushin, jefe de la policía de Plano. “Este caso es un ejemplo del alcance que están teniendo los grupos terroristas a través de redes sociales y otros medios para radicalizar a otros, pero a la vez para demostrar la importancia del trabajo conjunto de las agencias del orden”, agregó.

Vea También:


Loading
Cargando galería
Cargando Video...
ISIS reivindica reivindica el doble atentado en Irán
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés