null: nullpx
Coronavirus

Luego de obtener amparo contra deportación, ICE lo mantiene detenido y se contagió de Coronavirus

Christian Orellana un salvadoreño de 22 años que sufre de esquizofrenia y ha vivido en Los Ángeles desde los dos años de edad, permanece encerrado en el centro de detención privado Mesa Verde en Bakersfield, donde fue contagiado con el Coronavirus.
13 Ago 2020 – 04:59 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Mesa Verde ha estado bajo una orden de restricción temporal como consecuencia de un brote de Coronavirus muy fuerte, que tuvo lugar en el verano. Crédito: David McNew/Getty Images

Más de un mes después de obtener un amparo contra su orden de deportación de parte de un juez de inmigración, Christian Orellana un salvadoreño de 22 años quien ha vivido en Los Ángeles desde los dos años de edad, permanece encerrado en el centro de detención privado Mesa Verde en Bakersfield, donde fue contagiado con el Coronavirus.

El 25 de junio pasado, la jueza Ila C. Deiss de la corte de inmigración de San Francisco otorgó a Orellana, quien sufre de esquizofrenia, una "retención de deportación" para Orellana, luego de que este demostró que probablemente sufriría persecución o tortura debido a su enfermedad mental si regresara a El Salvador.


Pero el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EEUU, o ICE por sus siglas en inglés, apeló la decisión de Deiss, alegando que Orellana no había probado suficientemente que correría peligro de regresar a El Salvador, y mantuvo a Orellana detenido en el Centro de Procesamiento de Inmigración y Control de Aduanas de Mesa Verde en Bakersfield, donde contrajo el Coronavirus en julio y, sufriendo de Covid-19.

A pesar de que ICE ha liberado a varios detenidos, bajo el régimen de libertad condicional humanitaria durante la pandemia de Coronavirus, le han negado este beneficio a Orellana, Pero el lunes, los funcionarios de ICE denegaron una solicitud para dejar salir a Orellana en libertad condicional humanitaria mientras su caso de inmigración está pendiente, dijo Tovar.

En una entrevista con el servicio de información pública KQED, la abogada de Orellana, Ambar Tovar, de la United Farm Workers Foundation, dijo que la agencia se ha negado a liberar a Orellana debido a sus antecedentes penales. Orellana cumplió cuatro meses en una prisión estatal por amenazar a un transeúnte en Los Ángeles. Tovar alega que el delito se debió a su enfermedad mental no tratada.

Tovar dijo que Orellana presenta fuertes síntomas de COVID-19 por su contagio con Coronavirus, y que durante una conversación reciente le dijo que no podía respirar y que temía por su vida. Tovar llamó al 911 para que le prestarán asistencia médica de emergencia, pero los custodios de Mesa Verde impidieron que los paramédicos asistieran a Orellana.

Un portavoz del GEO Group, la compañía propietaria y administradora de Mesa Verde dijo que les parecía “espantoso que los profesionales legales exhiban un uso tan inapropiado del personal de los servicios de emergencia”, añadiendo que tomaban “la salud y la seguridad de las personas bajo nuestro cuidado con la mayor seriedad y continuaremos trabajando con el gobierno federal y los funcionarios de salud locales para garantizar su salud y seguridad".


Reacciona
Comparte
Publicidad