null: nullpx
Coronavirus

Inmigrante es liberada de centro de detención , sin recursos ni refugio, por riesgo de Covid-19

Karla López había huido de El Salvador por temor a perder la vida.
27 May 2020 – 03:17 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Karla López de 32 años, fue una de las inmigrantes liberadas del Centro de Procesamiento Mesa Verde de ICE en Bakersfield la primera semana de mayo. Su liberación pudo haber sido consecuencia de una demanda colectiva incoada por los abogados de una coalición de organizaciones de derechos civiles contra ICE, por temor a que las detenidas se contagiaran con el nuevo Coronavirus, pero no hay manera de saberlo ya que ICE “no comenta sobre litigios en curso”.

En noviembre de 2018 Karla había tomado la difícil decisión de abandonar El Salvador, su país natal, para buscar refugio en Estados Unidos. Ella sabía que el trayecto no iba a ser fácil ni sin riesgos, pero la pareja con quien había mantenido una relación violenta y abusiva la había amenazado de muerte, por lo que su partida se impuso como un acto de supervivencia.

Karla se unió a una de las caravanas de inmigrantes en busca de refugio que llegaron a Estados Unidos a final de 2018. Después de caminar durante varios días llegó a la frontera sur, donde fue inicialmente detenida en un recinto conocido como ‘la hielera’, para ser luego enviada a un centro de detención en Arizona durante 20 días, y finalmente ser trasladada a Mesa Verde.

En una entrevista con Madi Bolaños de Valley Public Radio, la estación de radio pública para el centro de California, Karla relató cómo, durante todo ese tiempo, nadie le explicó cuál era su situación ni que iba a pasar con ella. Sin representación legal alguna, Karla solicitó tanto su libertad bajo fianza como el asilo. Ambas solicitudes fueron negadas. Eventualmente Karla consiguió representación legal a través de una organización religiosa. Ambas negativas se encuentra en proceso de apelación.

Una vez liberada, Karla se vio en las calles sin recursos y sin un lugar a donde ir. Pero afortunadamente, durante su detención conoció a Lilian Márquez, otra detenida con quien había entablado amistad cuando Márquez había sufrido una histerectomía de emergencia. Karla se había encargado de ayudar a Márquez durante su convalecencia. Márquez había sido liberada el día anterior ,y pudo ofrecer refugio a Karla en un pequeño apartamento en Stockton.

Según explica Madi Bolaños, “Después de un año y cuatro meses de detención, López aún espera una decisión de la corte del Noveno Circuito donde su caso de apelación será considerado para un argumento oral. Hasta entonces, estará en cuarentena en la casa de Márquez, donde se hacen compañía y atienden a un pequeño huerto para pasar el tiempo”.


¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Publicidad