null: nullpx
Edith González

La muerte de Edith González como no te la han contado: la reconstrucción de un final tranquilo

La siguiente descripción es una interpretación narrativa de los últimos momentos de Edith González realizada tras estudiar los testimonios del hermano de la actriz, Víctor Manuel, en varios programas de televisión, las declaraciones de amigas en relación con lo ocurrido al final de su vida y las palabras de la propia artista.

Los únicos testigos directos de la muerte de Edith González y de lo que allí pasó son Lorenzo Lazo (viudo), Víctor Manuel (hermano) y su hija Okume, así como Constanza, la única hija de la actriz, según lo que contó la familia.
23 Jun 2019 – 9:22 AM EDT

Unos acordes de guitarra sonaban junto a la cama de Edith González. Constanza, su hija, su querida ‘Cons’, cantaba al ritmo de las notas, su voz se entrecruzaba con la de su prima Okume. Las dos jóvenes, que son como hermanas, llenaban así el silencio protocolario que cae sobre los hospitales al ponerse el sol. La actriz descansaba, tranquila, aún respiraba. Aquella madrugada del jueves 13 de junio no se querían separar de ella. Edith les había dado mucho, una lección de vida. Les había abierto los ojos al mundo. En esas horas del largo adiós, las dos chicas le hablaban a su manera a la actriz que se apagaba con apenas 54 años.

Lorenzo Lazo se mantenía estoico viendo la escena, elegante. El sufrimiento iba por dentro. Era la segunda vez que veía cómo el cáncer acababa por llevarse a su esposa. La primera vez, en 2009, esa enfermedad consumió la vida de Concha de la Mora, madre de su hija Lorenza. Diez años después, le tocaba a Edith y eso que todos creían que la protagonista de ‘Corazón salvaje’ la había librado. Incluso ella.

Con esta foto con su hija, Edith González 'se despidió' en Instagram

Loading
Cargando galería

Apenas un mes antes, ese cuerpo que ahora yacía inmóvil, desprendiéndose poco a poco de los últimos gramos de vitalidad que en otro tiempo hipnotizaba, apenas padecía de unos dolores de espalda. Edith convivió con esas molestias durante su última obra de teatro (‘Entre mujeres’) y las grabaciones de ‘Este es mi estilo’, el concurso de televisión del que fue jurado y que concluyó el 11 de mayo.

Hasta qué punto pensó Edith que no era nada, que fue lidiando con aquello con unas aspirinas. Ella también sufría una obstrucción intestinal y estos síntomas hicieron que decidiera hacerse un chequeo al terminar con sus compromisos profesionales. Así fue que llegó al hospital, con una sonrisa y confiada de que todo estaba bien. Pocos meses antes se había hecho una revisión del cáncer y confirmaron que estaba en remisión. Ya no volvió a salir con vida.

Por qué te enamoraste de Edith González: 10 papeles que rompieron esquemas en las telenovelas (y el teatro)

Loading
Cargando galería

Las pruebas clínicas determinaron que existía un problema con los ganglios y el sistema inmune relacionado con el cáncer de ovario que le diagnosticaron en 2016. Los órganos estaban bien, no era un nuevo tumor, no había metástasis. Edith comenzó tratamientos con la esperanza de superar esa etapa igual que salió adelante tres años antes. Pero esta vez, el desenlace sería diferente. Su cuerpo se deterioró rápidamente, tanto que el 7 de junio sabía que le quedaba poco y empezó a llamar a sus seres queridos. Su madre, Ofelia, de 87 años, iba a verla al hospital, pero Víctor Manuel, el único hermano de Edith, y el resto de la familia, decidieron que era mejor no exponerla en exceso a un momento de tanta angustia. La mujer estaba devastada.

Por aquella estancia pasaron algunas amigas y su círculo más cercano. Edith, siempre muy celosa de su intimidad, se encargó de que su último momento fuera privado.

Fotos: así fue el emotivo homenaje a Edith González de su familia y amigos

Loading
Cargando galería

Cuando los doctores le confirmaron que ya no había nada que hacer, que la ciencia era incapaz de salvarla, la actriz de melodrama sonrió. Movió su mano con un gesto de despedida y pidió a los médicos que no hicieran nada por alargarle la vida innecesariamente. Dio las gracias a su cuerpo sin llanto, sin clamar al cielo ni al infierno. Lo hizo con la calma ante la admiración de su hermano y de los que con ella estaban.

Víctor Manuel y su hija Okume, Lorenzo y Constanza fueron los únicos que esa noche del 12 al 13 de junio se quedaron con ella. Antes de quedarse dormida hubo tiempo para la despedida. Edith los miró a los cuatro, habló con ellos y se dijeron las cosas importantes, tuvieron tiempo incluso para bromas. Edith pidió un tiempo a solas con Constanza. Solo ellas dos saben lo que se contaron.

Edith murió mientras dormía a las 10:47 de la mañana, del jueves 13 de junio. Más de veinte días después de ingresar en el hospital. Venció al sufrimiento, al mismo que tanto batalló. “Siempre lo intentó”, dejó grabado ella en su epitafio no escrito.

Las poderosas frases de Edith González para enfrentar al cáncer

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Edith GonzálezMuertesTelenovelas

Más contenido de tu interés