null: nullpx

Kardashian en Cuba: ¿Desde cuándo los tontos no deben divertirse?

A Cuba le importan un bledo las Kardashian. Son sólo unas más de las celebridades que tienen a la isla como destino turístico. Pero bastaron unas fotos para que los trolls de redes sociales hicieran una carnicería salvaje. ¿Será que solo se admiten fotos de los viajeros “progres”, los que conocen la historia, los intelectuales y los “enterados”?
Opinión
Periodista y director-fundador de ThinkTank New Media, una compañía de estrategia y desarrollo de contenidos en distintas plataformas. Autor de 2 libros y devoto de la gastronomía, los viajes, la yoga, la música, el cine, el whisky, el mezcal y las buenas conversaciones.
2016-05-06T14:02:20-04:00
Comparte
Las hermanas Kardashian en Cuba Crédito: Instagram

Comencemos por aquí: las Kardashian no necesitan defensores.

Para empezar a los cubanos les da lo mismo. Como escribe Emily Smith en cnn.com, donde ahora todo el mundo está parando como destino turístico (desde el presidente Barack Obama hasta los Rolling Stones y Gisele Bundchen, pasando por Vin Diesel, Tilda Swinton y Karl Lagerfeld), Kim, Kourtney y Khloe, los duck faces en selfies, Kanye West, los hijos, un crew de camarógrafos, los habanos en la boca y todo el entourage kardashiano fue insuficiente para que aparecieran los cubanos y se arremolinaran para tomarse fotos con el clan. No, virtualmente nadie apareció.

A Cuba le importan un bledo las Kardashian. Son sólo unas más de las celebridades que ya tienen a la isla como destino turístico.


“¿No será que el pueblo cubano ya ha sufrido suficiente? Fidel, Raúl Castro, ¿y ahora las Kardashian?”, arremetió Ileana Ros-Lehtinen, congresista de Florida de ascendencia cubana.

Si a los cubanos les da lo mismo una foto de nalguita parada de Kim Kardashian con el mar de fondo, ¿por qué el resto del mundo arremete en contra?

“La cultura de las celebridades en su peor expresión”, relata la misma congresista, de acuerdo con Los Angeles Times.

Joder. Dejemos que estas chicas se diviertan.

Que si se fuman un habano o se retratan en muros pintados con leyendas del régimen comunista… que tire la primera piedra el turista que no ha hecho precisamente eso en la isla. ¿O sólo se admiten fotos de los viajeros “progres”, los que conocen la historia, los intelectuales, los “enterados”? Francamente, puede viajar quien compre boleto y pague su hotel. Y cada quién puede hacerse las fotos que le venga en gana. Se llama libertad.

Es curioso, porque la atención al clan Kardashian la ponen los propios medios estadounidenses, quienes están siempre pendientes de cualquier movimiento de Kim, Kourtney, Khloe, Kanye y, por supuesto, Kendell Jenner, quien no participó en el viaje.

Si todo este grupo vive de las redes sociales, ¿es esperable que pasen por La Habana de manera discreta, sin incurrir en todos los posibles clichés, que necesariamente deben incluir pasearse en un auto vintage colorido por el malecón habanero, con sombreros caribeños y puros generosos en la boca?


Evidentemente no. Pero la gente reacciona siempre. En ese paradójico ritual de te sigo todos los pasos en twitter y en instagram, pero te golpeo cada vez que puedo, los ejércitos de haters le propinaron una golpiza virtual a las norteamericanas de ascendencia armenia, bajo una vez unánime: “Es que no pueden ser más tontas”.

Para quien tenga una dosis importante de paciencia y morbo, pueden pasearse por los más de 9,700 comentarios que le hacen los usuarios a Khloe en su foto de instagram:


Una se pregunta varias cosas. ¿Si son tan tontas, para qué seguirles cada paso que dan? ¿Los tontos no pueden tomarse fotos con estatuas de Fidel de fondo? ¿Si Cuba se abrió tras tantos años de cerrazón a los visitantes estadounidenses, sólo se admiten paseantes con cierto nivel de IQ?

¿Y qué, entonces, los tontos no pueden salir de vacaciones ni divertirse? Nos hemos vuelto tan intolerantes como insoportables.

También ve:


Comparte

Más contenido de tu interés