null: nullpx
Sexualidad

Coquetear a la antigüita (o cómo atraer a alguien sin usar una app)

Ahora es más común el coqueteo on line, pero hay valientes que se atreven a hacerlo en persona.
29 Jul 2016 – 1:22 PM EDT

Por ahí de los años 80, el cantante brasileño Roberto Carlos cantaba a todo pulmón que era de esos amantes a la antigua que suelen todavía mandar flores…

Pero en los tiempos que corren, ese tipo de seductores casi ya no existen, y sus arreglos florales han sido sustituidos por la versión digital. Ahora, los dispositivos electrónicos parecen ser el gran recurso a la hora de hacer prácticamente todo en la vida, incluyendo, por supuesto, coquetear.

Y luego ahí están Facebook, Twitter, Snapchat, Whatsapp, Tinder, OKCupid, Seduction Tips, Tagged… la lista es interminable de los sitios online y las apps con las que con solo un botón, coqueteas con alguien. Pero ¿de veras es tan rica y efectiva la seducción si se hace vía virtual? Veamos…


¿Emoji con ojitos de corazón o contacto visual?

La ciencia demuestra que si se coquetea en persona, los resultados son mejores. Un mensaje o video publicado en el muro, un emoji o un like no pueden sustituir lo que experimenta un ser humano si le coquetean en persona, le sostienen la mirada, le guiñan un ojo o se le acercan para tocarlo sutilmente o decirle algo al oído.

Un estudio hecho por la psicóloga Clarie Conway en la universidad escocesa de Aberdeen, demostró que para coquetear y seducir no hay mejores armas que la sonrisa, la mirada y el lenguaje corporal.

Y coincide el investigador holandés Ischa van Straaten: “Si escuchas que le gustas a alguien de tu círculo inmediato, probablemente la verás de una manera totalmente diferente (como una potencial pareja). Y lo mismo pasa con el contacto visual. Si alguien te mira, te despierta la curiosidad. Y la mayoría de la gente también se siente halagada cuando alguien les muestra interés”.

En el estudio de Aberdeen también se demostró que a la hora de buscar con quien coquetear, lo haremos con alguien que nos mire a los ojos, y que sentiremos mayor atracción por un rostro sonriente. La sonrisa significa que te gusta lo que ves… Y esto no se logra tanto de pantalla a pantalla. Más claro no puede ser, a pesar de lo increíble que es que siquiera estemos tocando este tema.


Dale ‘like’… a salir

Es cierto que las apps de ligue sirven para conocer gente, y que son muy socorridas entre la gente joven, y que funcionan, pero ¿por qué no hacerlo “a la antigüita” (o sea, como se acostumbraba hace como cinco años), es decir, en una fiesta, un bar o en la calle?

Al final, cualquier espacio se puede convertir en la locación ideal para coquetear, pero hay lugares en los que es más factible que puedas flirtear a gusto sin sentirte un bicho raro (vamos, que si lo hicieras durante un funeral o esperando al ginecólogo quizá no tendrías tanto éxito o se te quedarían viendo con cara de pocos amigos)…

Leonel Castellanos, autor del libro ‘El efecto Leopi’ coach de seducción, programador neuro-lingüista, conferencista y considerado el Hitch mexicano, sugiere estos lugares para conocer gente:

  • Gimnasios
  • Lugares donde se impartan cursos
  • Museos
  • Durante los reencuentros escolares (la reunión con tus amigos de highschool, por ejemplo)
  • Mercados de pulgas o bazares de antigüedades
  • En la calle (con el pretexto de que sacaste a pasear a tu perro)
  • Algún club de lectura
  • En una fiesta… organizada por ti (sí, hay que vencer la timidez)

Todos estos lugares tienen en común que albergan a mucha gente y que congregan a personas que podrían tener intereses parecidos a los tuyos. Eso, a la hora de coquetear, puede ser de gran ayuda para iniciar el contacto visual, o para abrir conversación.

Seducción on line vs en persona

El psicoanalista y psicólogo clínico Todd Essig escribió para la revista Forbes un artículo en el que habla los pros y contras de coquetear en línea o de manera presencial. Encontró dos datos muy interesantes:

El flirteo en linea puede ser como cuando cierras los ojos y estás esperando un beso que nunca llega. En contraste, las primeras citas en vivo son encuentros humanos con los ojos abiertos, muy carnales y que pueden llegar a ser desordenados, pues casi siempre ocurren de manera espontánea.

Para Essig la seducción online permite que las fantasías fluyan libremente. Los deseos están protegidos porque no se puede ver, tocar, oler e interactuar totalmente con el otro. Claro que se corre el riesgo de idealizar a la persona, y cuando se la conoce es muy frecuente que ocurra una desilusión.

Los encuentros en vivo, por el contrario, son peligrosos, por calificarlos de alguna manera, porque se experimenta a la persona en su totalidad física y obviamente, no hay peligro de idealizar. Entonces, la cuestión es: arriesgarse o no. Cada quien decide qué es lo que busca o qué quiere permitirse, ¿no?


Además ve:

Más contenido de tu interés