Papás y Mamás

Yo sí quiero otro bebé pero por favor no me preguntes

Evita un tema tan personal que podría tener una respuesta dolorosa

Hace unas semanas vi en las redes sociales un post sobre la respuesta que la periodista Emily Bingham hacía a sus allegados, pues estaba aburrida por las preguntas que le hacían de cuándo era que iba a encargar a sus hijos. Ella respondió con una foto de un ultrasonido y palabras más palabras menos, hizo que sus amigos y familiares pensaran un poco más allá. Es que no podemos andar preguntando cada rato sobre algo tan personal. No tenemos idea si la persona prefiere no tener hijos o quedarse con uno solo, no sabemos cuál es su condición de salud y tampoco sabemos si está luchando (sin decirlo) con tratamientos de fertilidad.


Los que me conocen saben que he luchado por mi salud en los últimos años e insisten en preguntar o comentar que ya es hora de darle un hermanito a mi preciosa hija. Yo lo sé, lo he deseado con todo mi corazón, pero es que no puedo. Y prefiero no pensar mucho al respecto, porque estoy ocupada en terminar de recuperarme.


Desde muy joven tenía la ilusión de tener por lo menos dos hijos. A los 24 años tuve los primeros síntomas de una enfermedad que afectó a mi madre y que la había incapacitado por muchos meses cuando yo era niña. La Artritis Reumatoide estaba presente en mi vida también y un médico al que no le presté mucha atención en ese momento me dijo: “Lo mejor es que no tengas hijos”. Contra todo pronóstico tuve a mi pequeña, quien vino al mundo con la mayor ilusión, pero mi salud se complicó y cuidar a mi nena, organizar la casa, cocinar, hacer actividades sencillas y hasta ejercitarme ha sido un reto grandísimo. Ni siquiera he podido trabajar en una empresa en forma regular como antes. Entonces pienso que muy pocos se alcanzan a imaginar cómo es vivir con un dolor agudo y constante en todo el cuerpo, pero aún así te preguntan si quieres otro hijo.


Solo quiero dejar por aquí mi opinión. Estas son las palabras de alguien que siente y que sabe lo difícil que es lidiar con ciertos comentarios que resultan impertinentes. Te aconsejo que si quieres preguntarle a alguien un asunto tan personal como lo es sobre su elección de tener hijos o no, cuántos, cómo y cuándo hacerlo, entonces hazlo de manera discreta. De una forma suave y no en tono de burla o que sea desobligante. Pero creo que la mejor opción es esperar a que la persona te diga o te comente algo al respecto, que el tema fluya. Esperar a que se de la situación sin presionar, ni insistir. Si no puedes hacerlo, mejor calla, porque puedes perturbar o molestar a tus seres queridos.


RELACIONADOS:Embarazo