Papás y Mamás

Un plan de actividades para la visita de los abuelitos

Tips para organizar actividades divertidas para toda la familia y para todas las edades

Compartir en familia es algo único y especial y estamos felices porque vamos a tener a los abuelitos de visita por unas semanas en casa. Queremos disfrutar al máximo con ellos, celebrar el cumpleaños de la nieta, conocer lugares interesantes, comer delicioso y aprovechar el tiempo junto a ellos.

Estar cerca de los abuelos, es una experiencia valiosa y especial para los niños. Las actividades y los paseos dejarán seguro una huella maravillosa en sus mentes y corazones, porque ellos no hacen más que consentir a sus nietos. Su amor, su ternura y sus sonrisas son incomparables. Los abuelos son una bendición y junto a ellos se construyen grandes recuerdos.

En nuestro caso, lo primero que estamos haciendo es hacer una lista de lo que deseamos hacer. También estamos mirando con tiempo los lugares donde podemos ir. De esta manera nos preparamos para la visita, organizamos lo posible y creamos un plan de actividades para disfrutar al máximo.

Entre las actividades que hemos considerado están:


  • Ir al centro de la ciudad, caminar y comernos un helado.
  • Visitar el parque y llevar comida para los patos.
  • Programar la ida a un museo, al zoológico o al acuario.
  • Ir a la iglesia juntos.
  • Ver por lo menos dos películas ya que nos encanta el cine en casa. Las palomitas no pueden faltar.
  • Ir al lago y disfrutar del sol y la playa.
  • Preparar su comida favorita y enseñarle la receta a la peque de la casa.
  • Organizar un paseo más grande e ir a visitar juntos a otros familiares.

Hay que tener en cuenta que:


  • No todo lo que parezca interesante para los niños, lo será para los abuelos. Hay que tratar de que haya un equilibrio.
  • Si hacemos caminatas o vamos a parques o sitios públicos, hay que asegurarse de que hayan mesas y sillas donde puedan sentarse y reposar.
  • Tratar de no estar demasiado tiempo de pie o caminando porque hay que tener en cuenta la edad y condición física de los abuelos y el cansancio de los niños.
  • Tener a la mano rompecabezas, juegos de mesa y actividades aptas para todas las edades.
  • Si hacemos paseos en los que haya que estar mucho tiempo en el carro, llevar música, comida y hacer las paradas necesarias para que toda la familia esté cómoda.
  • Aunque los chicos estén un poco grandes, tal vez es necesario llevar un coche liviano por si se cansan. Si es el caso, es posible que haya que alquilar una silla de ruedas o carrito para los más grandes cuando las caminatas son extensas.

¿También estás haciendo un plan para la visita de los abuelos? Cuéntanos qué otras actividades estás organizando.